domingo, 29 de junio de 2014

El olor de la tortura


El hedor de la carne en descomposición procedente de aquella celda diminuta y abarrotada le cortó la respiración. Era el olor de la tortura.

En cuanto puso el pie en el interior de la pequeña habitación de aquel centro de detención policial de la capital de Nigeria, Abuja, el Dr. Duarte Vieira, médico forense, se quedó helado. Nunca había visto nada tan espantoso... y eso que había visto de todo. Lee más


No hay comentarios:

Publicar un comentario