jueves, 8 de mayo de 2014

Violencia en Nigeria contra la población civil


La letal explosión de un vehículo bomba esta noche en un barrio de la capital de Nigeria, Abuja, muestra un terrible desprecio por la vida humana y subraya la urgencia de poner fin a la campaña de violencia contra la población civil que han emprendido los grupos armados islamistas en Nigeria, ha dicho Amnistía Internacional.

Ningún grupo ha reivindicado la autoría de este último atentado en el barrio de Nyanya de Abuja, en el que murieron 19 personas y resultaron heridas más de 60. El atentado se produce menos de tres semanas después de que el grupo armado Boko Haram matara a más de 70 personas en un atentado similar en la misma zona.
“Además de demostrar un cruel desprecio por la vida humana, los atentados contra la población civil, como el de la última noche en Nyanya, son ilegítimos y deben terminar de inmediato”, ha dicho Susanna Flood, directora de Medios de Comunicación de Amnistía Internacional.
“Boko Haram y otros grupos armados deben renunciar a su contraproducente e ilegítima campaña de violencia contra la población civil. Las autoridades de Nigeria, por su parte, deben hacer más para proteger a los civiles y poner a los autores de todos estos atentados en manos de la justicia, pero es fundamental que lo hagan sin cometer más violaciones de derechos humanos.”
Más de 1.500 personas perdieron la vida en los tres primeros meses de 2014 en los combates entre las fuerzas de seguridad nigerianas y los grupos armados islamistas, radicados sobre todo en el noreste del país, pero que ocasionalmente cometen atentados en la capital y otros lugares. El de la pasada noche se produce días antes del 7 de mayo, fecha en que se iniciará el Foro Económico Mundial sobre África en Abuja.



Escolares secuestradas

Este último atentado se produce también cuando muchos nigerianos exigen la liberación de más de 200 escolares secuestradas en un asalto nocturno perpetrado el 15 de abril por un grupo armado en Chibok, en el noreste de Nigeria. Aún se desconoce la autoría de la operación, pero grupos islamistas, incluido Boko Haram –nombre cuya traducción es un llamamiento a prohibir la educación “occidental”– han llevado a cabo secuestros similares a menor escala.
El miércoles, cientos de personas –incluidas madres de las escolares secuestradas– marcharon hasta el Parlamento, en Abuja, para entregar una carta en la que se exigía una actuación más enérgica de las autoridades de Nigeria para conseguir la liberación de las niñas.
“Amnistía Internacional se solidariza con los nigerianos que piden la liberación inmediata e incondicional de las escolares de Chibok y el fin de los secuestros de civiles por grupos armados”, ha dicho Susanna Flood.
“Los grupos armados que llevan a cabo tales secuestros deben saber que estos actos son graves violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, y Amnistía Internacional seguirá instando a las autoridades de Nigeria a que garanticen que los responsables comparecen ante la justicia en juicios justos”. Fuente: amnistiainternacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario