lunes, 26 de mayo de 2014

La ultraderecha y otros datos de las elecciones a la Comisión Europea 2014


Los dos partidos mayoritarios de la Eurocámara, el Partido Popular Europeo (PPE) y los socialdemócratas (S&D) van a encontrarse conun frente euroescéptico y radical muy significativo durante la próxima legislatura. Los datos provisionales basados en sondeos a pie de urna apuntan a un importante avance de estas formaciones en varios países europeos.
El Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen se perfila como el gran vencedor en estas europeas, ya que uno de cada cuatro franceses ha optado por este partido de extrema derecha que propone, entre otras medidas, el fin de la libre circulación. El apoyo logrado le permitiría pasar de los tres escaños actuales a 23, por lo que todo apunta a que Marine Le Pen será la figura sobre la que gire toda la órbita antieuropea y radical de derechas.
La victoria de esta política contrasta con el duro golpe que se lleva el partido socialista del presidente francés, François Hollande, que queda relegado a la tercera posición con sólo un 14% de los votos.
Francia es uno de los países que atrae más atención en estos comicios europeos, pero no el único. El avance de los euroescépticos también es contundente en Reino Unido, dondeel Ukip de Nigel Farage podría convertirse en la primera fuerza. Este partido podría pasar de los 13 representantes actuales a 24.
Los sondeos también adelantan importantes cambios en Alemania: la CDU de Merkel seguiría siendo el partido con más peso (aportaría unos 37 diputados a la bancada 'popular' europea) pero la pérdida de apoyo ha sido aprovechada por su rival socialista, Martin Schulz, y por nuevas fuerzas de corte euroescéptico inéditas hasta ahora en la Eurocámara. Alternativa por Alemania (Alternative für Deutschland) podría obtener seis o siete escaños y, más preocupante aún, el partido filonazi del NPD obtendría un representante.
La cuenta sigue y en más países puede hablarse de avance del antieuropeísmo. En Austria el FPÖ doblaría su tamaño (de dos a cuatro eurodiputados) y en Dinamarca el partido más votado habría sido el Partido Popular Danés, con tres asientos. Por su parte, en Grecia, el partido nazi de Amanecer Dorado podría sumar otro escaño a la parte más radical del europarlamento, mientras que la izquierda de Syriza ha sido el grupo más votado. En Hungría, elJobbik conquistaría el 15% de las papeletas. En Italia, el Movimiento Cinco estrellas italiano se ha convertido en el segundo partido más votado del país, dando más fuerza al avance eurófobo.
Respecto al Parlamento Europeo en general, los sondeos conceden 212 escaños al Partido Popular Europeo frente a 185 de los socialistas. Detrás quedarían los liberales, ALDE (71 eurodiputados), Los Verdes (55) e Izquierda Unitaria (45).
Finalmente, la baja participación -del 43,11%- confirma además el desencanto ciudadano y la dificultad de los líderes europeos para movilizar a sus electores justo cuando Europa más lo necesitaba. De ahí que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, ha realizado un llamamiento a las fuerzas proeuropeas a "unirse" frente al avance eurófobo.

Francia: bastión de los radicales

Francia ha sido la gran sorpresa de esta jornada electoral. ElFrente Nacional de Marine Le Pen, un partido de extrema derecha que pide restablecer las fronteras y poner fin a la libre circulación en Europa, ha sido el grupo más votado, con un 25% de las papeletas, que le procuraría al menos 23 escaños. Respecto a los socialistas del presidente François Hollande, se situarían en el tercer puesto de las formaciones más votadas con un 14% de los votos. Como segundo partido más votado aparece la UMP. La formación conservadora habría obtenido entre el 20% y el 22% de los sufragios. Tras conocer su victoria, Le Pen ha declarado: "Francia no desea ser dirigida desde fuera ni someterse a leyes que no ha votado ni obedecer a unos comisarios que no se han sometido a la soberanía universal". A continuación, ha exigido al presidente Hollande que disuelva la Asamblea Nacional y convoque elecciones.

Alemania: respaldo a la 'gran coalición'

La CDU de Angela Merkel ha sido de nuevo el partido más respaldado en Alemania, con un 36% de los votos, según los primeros sondeos. No obstante su predominio no ha sido tan aplastante como en las elecciones de 2009, cuando sacó casi 20 puntos a los socialistas. En esta ocasión, el SPD -cuyo líder, Martin Schulz, es candidato a presidir la Comisión Europea- ha reducido a menos de 10 puntos esa desventaja (27,5% de las papeletas), robándole a los democristianos al menos cinco asientos. En un país donde la participación en las dos últimas ediciones (2004 y 2009) se situó en el 43%, la atención se ha volcado también en el resultado conseguido por Alternative für Deutschland (Alternativa por Alemania), un partido euroescéptico que, según los sondeos, podría entrar en el hemiciclo con el 6,5% de los votos y siete escaños. Paralelamente, el partido filonazi NPD habría logrado un escaño.

Reino Unido: aún más euroescéptico

Los electores británicos mostraron el jueves su descontento con la Unión Europea con una participación de apenas el 33%. Y en los resultados ha quedado también reflejado este malestar: el Partido de la Independencia británico (Ukip) ha sido quien se ha alzado con el mejor resultado con un 29% de los votos. Su líder, Nigel Farage, es un viejo conocido en las instituciones europeas por su discurso antieuropeo y contrario a la inmigración. Respecto a laboristas y conservadores, ambos se disputaban el segundo puesto con un 25%, mientras que el resultado de los liberal-demócratas del viceprimer ministro Nick Clegg confirmaba su pinchazo ante los votantes británicos con su pírrica defensa del europeísmo.

Grecia y la consolidación de Syriza

La respuesta a la Troika ha quedado reflejada en Grecia mejor que en ningún otro país rescatado. La izquierda radical de Syriza, comandada por el carismático Alexis Tsipras, se ha convertido en el grupo más votado, con casi un 30% de las papeletas, según los primeros sondeos. A continuación, rozando el 27%, aparecen los conservadores de Nueva Democracia. La gran decepción será el resultado de la coalición de izquierdas que se integrará en la familia socialista y que podría pasar de ocho a un solo asiento. En un país donde el voto es obligatorio (la participación en 2009 fue de sólo el 52%) se espera además la entrada de tres o cuatro partidos nuevos, entre ellos el radical Amanecer Dorado, que en principio sería la tercera fuerza más respaldada este domingo en las urnas.

Italia: Grillo, la alternativa

Italia ha sido otro ejemplo del surgimiento de fuerzas alternativas con una dudosa proyección europea. ElMovimiento Cinco Estrellas, de Beppe Grillo, se ha alzado como segunda fuerza política más votada con casi el 28% de las papeletas. Por delante, como vencedor, se ha situado el Partido Democrático (PD) de Matteo Renzi, con un 33%. Forza Italia, el partido del ex primer ministro Berlusconi se queda como tercera fuerza con el 18% de los votos.

Austria: el empuje de la hija de Haider

La hija de Jörg Haider, Ulrike, ha llevado al partido de extrema derecha austriaco FPÖ a un triunfo histórico con el 20% de los votos. Un ascenso de siete puntos para un partido que ha hecho una agresiva campaña contra la inmigración. Queda así como segunda fuerza más votada después del conservador ÖVP y por delante de socialdemócratas (19%).

Portugal invierte los papeles

Gran parte de la tarta electoral se repartirá entre la Alianza Popular y el Partido Socialista, los dos partidos que han gobernado durante la crisis portuguesa. Pero, en esta ocasión, han cambiado los roles: los socialistas han ganado, según el sondeo a pie de urna de la Radio Televisión Pública lusa. Así, los socialistas habrían conseguido casi el 33% de los votos, unos siete puntos más que en las anteriores europeas, mientras que la Alianza Portugal obtiene entre el 25% y el 29%. En tercera posición se sitúa el Partido Comunista de Portugal con casi el 15%, dos puntos más, mientras que el Partido de la Tierra podría llegar hasta el 9%, y el Bloque de Izquierda obtendría entre el 5% y el 7%. .

Hungría: gran éxito de la derecha

El gobernante partido conservador nacionalista Fidesz -del primer ministro Viktor Orban- habría ganado con más de la mitad de los votos, mientras que el extremista partido Jobbik se situaría en el segundo puesto con el 15%. Los grandes perdedores de las elecciones fueron los opositores socialistas, con apenas un 11% por ciento.
Dinamarca: victoria ultranacionalista

En Dinamarca el partido en el Gobierno -los socialistas deHelle Thorning Schmidt- han perdido la predominancia en la Eurocámara en favor del ultranacionalista y xenófobo Partido Popular Danés (23,1%). El Partido Socialdemócrata de Thorning-Schmidt fue segundo, con el 20,5 %; seguido por el Partido Liberal, con el 17,2 %; y el Partido Socialista Popular, con el 11,9 %.

Holanda da la espalda a Wilders

La mejor noticia para los europeístas ha llegado desde Holanda, donde el grupo de extrema derecha Partido por la Libertad (PVV), de Geert Wilders, ha perdido uno de los cinco escaños que ocupaba en la Eurocámara y restará fuerzas a la coalición euroescéptica que podría formar con el Frente Nacional (FN) francés, entre otros partidos. Los datos finales confirman los sondeos a pie de urna que se publicaron en la noche del jueves, después de que un 37% de los electores holandeses acudieran a las urnas. Wilders ha admitido sentir "decepción" por la falta de apoyo para llevar a cabo su misión de sacar a Holanda de la Unión Europea y levantar de nuevo controles fronterizos que impidan la llegada de trabajadores del Este de Europa, los dos principales ejes de su campaña.Algunos miembros del partido creen que esta derrota se debe a la aproximación tan contundente que Wilders ha hecho hacia la extrema derecha de Le Pen.

Luxemburgo repite el mismo resultado

El partido democristiano de Jean-Claude Juncker ha sido el claro vencedor en Luxemburgo, donde ha obtenido el 37,6% de los votos, que le permitirán contar con tres de los seis asientos que corresponden a este país altamente proeuropeo. El resto de asientos se repartirán entre los socialistas del actual primer ministro, los liberales del Partido Democrático y los Verdes. Luxemburgo, bastión tradicional de la familia popular europea, es uno de los pocos países que repite exactamente el mismo reparto de escaños que en las pasadas elecciones. .

Bélgica: una complicada contribución

La división de Bélgica en tres comunidades lingüisticas diferentes, donde cada una cuenta con sus partidos políticos propios, hace especialmente complicada su contribución a la Eurocámara. En la comunidad francófona el Partido Socialista del primer ministro, Elio Di Rupo, repite como fuerza más votada, pero pierde apoyo y obtendrá dos eurodiputados. En la región de Flandes los nacionalistas del N-VA consiguen el 18% de los votos, que les procurará dos escaños, los mismos que el CD&V de Herman Van Rompuy. Los socialdemócratas de la región germana aportarán el escaño correspondiente a esta parte del país.

Irlanda no olvida a Adams

Pese a su reciente detención en Belfast, Gerry Adams ha conseguido para el Sinn Fein sus dos primeros representantes en la República de Irlanda. En todo caso, el primer ministro irlandés, Enda Keny, ha sacado partido de la recuperación económica y ha logrado para el conservador Fine Gael los cuatro eurodiputados a los que aspiraba.

Polonia respalda a Plataforma Ciudadana

El partido gubernamental de centroderecha y proeuropeo Plataforma Ciudadana ha ganado con el 32,8% de los votos, a muy escasa distancia del partido principal de la oposición: los conservadores-nacionalistas de Ley y Justicia, que recibieron el 31,8%.


No hay comentarios:

Publicar un comentario