viernes, 30 de mayo de 2014

Doctor Carl Clauberg, médico de las SS


Doctor Carl Clauberg nacido en 1898 en Wuppertal, sirvió a su país en la Primera Guerra Mundial como soldado de infantería aunque más tarde estudió medicina (especialidad de ginecología) y llego a convertirse en el jefe de los médicos del Hospital Clínico Universitario de ginecología de Kiel.
En 1933 es afiliado a la NSDAP donde se convierte en un fanático de esa ideología. Además este mismo año es nombrado catedrático en la especialidad de ginecología en la Uinversidad de Königsberg lo que le permite convertirse en médico de las SS.
En 1942 le pide a Heinrich Himmler (debido a su cercanía al ser el médico de las SS) que le permitiese experimentar en el campo de la esterilización a gran escala con personas. Himmler accedió y en abril de 1943 le otrogaron a Carl Clauberg el bloque 10 del campo de concentración de Auschwitz para sus experimentos. Sus experimentos se basaban en encontrar una forma barata y eficiente de esterilización en las mujeres. Para ello Clauberg optó por mujeres casadas de 20 a 40 años que ya hubiesen sido madres. Su método se basaba primero en la inyección de una sustancia opaca para poder determinar mediante rayos X si no existía obstrucción anterior o alteración en el aparato reproductor femenino. A continuación Carl Clauberg utilizaba sustancia llamadas formalina a veces mezclada con novocaína repartida en tres inyecciones. El objetivo era crear una especie de tapón en las trompas de Falopio para que, de esa forma, fuese imposible la reproducción.
Ante el avance del ejército rojo, Clauberg optó por huir al campo de concentración de Ravensbrück donde poder continuar con sus experimentos de forma segura. Algunas fuentes indican que Clauberg realizó experimentos de esterilización en más de 700 mujeres por lo que fue juzgado en 1948 en la Unión Soviética y condenado a un cuarto de siglo de prisión.
El destino quiso concederle una segunda oportunidad y, en 1955, se le concedío la amnistía lo que produjo el retorno de Clauberg a la República Federal Alemana. Clauberg nunca mostró arrepentimiento de sus actos ya que se mostraba orgulloso de los resultados científicos obtenidos. En 1955 fue nuevamente detenido pero falleció en 1957 justo antes de ser procesado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario