viernes, 23 de mayo de 2014

2050: cómo nos afectará el cambio climático


Las transformaciones ya han comenzado. Nuestro planeta está involucrado en un constante cambio, demasiado rápido para controlar, que afectará a todos los países de una forma u otra. Según explica el catedrático de Física de la Tierra de laUniversidad de Castilla-La Mancha (UCLM), Manuel de Castro, hoy en día los cambios no pueden observarse con tanta facilidad, pero serán muy evidentes en 2050.

Las consecuencias del calentamiento global

Para el experto de la UCLM muchos países no estarán económicamente aptos para hacer frente a los cambios y prevenir los impactos más graves, y los que puedan hacerlo deberán pagar un alto precio. En el caso de España, un estudio liderado por Íñigo Losada, director de Investigación del Instituto de Hidráulica Ambiental de Cantabria, revela que para 2050 el nivel del mar será tan alto en algunas provincias que éstas deberán invertir entre un 0,5% y 3% de su PIB para hacer frente a ello; y este porcentaje alcanzará el 10% para fines de siglo.
De Castro asegura que las temperaturas continuarán incrementándose, y para 2050 la media será de 1 o 2 grados más que hoy en día, cifra que dependerá de las emisiones de gases invernadero. Desde 1780 la temperatura media ha subido 0,8 grados; el límite máximo fijado para no sufrir consecuencias catastróficas es de 2 grados y ya se estima esa cifra para 2050.
En cuanto al Ártico, Carlos Duarte del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA) asegura que la zona se convertirá en agua líquida en verano, con rutas de navegación y transporte e infraestructuras asociadas. Además, muchas especies que viven allí gracias al hielo (osos polares, focas, morsas) estarán en peligro crítico de extinción o ya no existirán más, mientras que otras se extenderán una vez que el hielo se licúe, como será el caso del bacalao, las gambas o las praderas submarinas.
Recientemente la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) publicó una investigación donde revela que en unas décadas la Amazonia podría sufrir una deforestación acelerada a causa de las sequías y los incendios. Asimismo, ambos fenómenos aumentarán significativamente en regiones como Centroamérica, Europa Central y la cuenca del Mediterráneo.
En cuanto a las temperaturas, los días de frío extremo serán entre un 20% y un 70% menos de los que existen actualmente y los días cálidos aumentarán entre un 30% y un 250%, especialmente en las latitudes altas. Los inviernos serán más leves, aunque seguirá habiendo días fríos, pero su frecuencia será notoriamente menor.

Las predicciones para las grandes zonas del planeta en 2050

Los expertos de la NASA han compilado las principales predicciones para los años que vienen, en las principales regiones del mundo.
En el caso de Europa, el riesgo de inundaciones catastróficas será mucho más alto en el interior y la erosión de las costas empeorará con las tormentas y la subida del nivel del mar. Además, se extinguirán diversas especies animales y vegetales y la productividad de las cosechas será menor en el sur.
Para América Latina se espera un cambio radical en la selva tropical, que evolucionará hacia una sabana, con un alto riesgo de extinción de animales y vegetación, y una disponibilidad mucho menor de agua dulce para el consumo, la agricultura y la generación de energía. Entretanto en América del Norte disminuirá la presencia de nieve en las montañas y aumentarán las precipitaciones en las zonas agrícolas, además de la intensidad y frecuencia de las olas de calor.
A finales de esta década, en África entre 75 y 220 millones tendrán un acceso aún menor al agua dulce ypadecerán una reducción de las cosechas hasta en un 50% (dependiendo de las condiciones climáticas), limitando el acceso a los alimentos. En el caso de Asia, el agua dulce se reducirá drásticamente y muchas de las áreas costeras estarán en riesgo a causa de las inundaciones, mientras que en otras zonas habrá muchas sequías intensas.

Fuente: El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario