lunes, 3 de febrero de 2014

Los nacidos entre los años 60-70 no podrán vivir de su jubilación


La crisis está dejando 'muy tocados' a millones de españoles que ven como su paciencia que empieza a acabar. Las empresas están contratando sí, pero con sueldos más bajos que los que estaban antes de la crisis y de cara a un futuro no muy próspero, muchos de ellos no podrán llegar a disfrutar de una jubilación como la que pueden tener ahora sus padres.Una investigación británica ha sido capaz de afirmar que aqullas personas nacidas en los año 60 y 70 no podrán vivir de sus ahorros y tendrán unas expectativas de futuro peores que las de sus padres y tendrán que recurrir a las herencias. La desigualdad en los sueldos que hay entre aquellos que recibían los padres con la misma edad que tienen ahora sus hijos es tan desproporcional que, incluyendo la bajada de sueldos, la jubilación además de ser ser cerca a los 70 años, no servirá para que puedan vivir de forma holgada. El estudio, realizado por el Instituto de Estudios Fiscales (IFS) inglés, recuerda que la tendencia instaurada tras la Segunda Guerra Mundial por la cual cada generación esperaba vivir mejor que la precedente puede haberse revertido. Los nacidos en los años 60 y 70 necesitarán apoyarse en la herencia familiar si quieren disfrutar de una jubilación más relajada que la de sus padres. El cambio se ha producido durante la última década, ya que aquellos un poco más mayores no se han visto perjudicados en el mismo grado que estas generaciones. Recurrir a las herencias siempre ha sido un factor positivo en la economía familiar pero en muchos casos no ha servido. La reforma de las pensiones, el estancamiento de los sueldos y la subida de precio de los hogares han sido tres factores determinantes para que estas generaciones ahora deban acogerse a una herencia que podría servir para ayudar a sus hijos. Andrew Hood, uno de los investigadores que han participado en el estudio, señala que “desde la Segunda Guerra Mundial, sucesivas generaciones han disfrutado de mayores ingresos y estándares de vida más altos que los de sus padres”. Algo que parece haber terminado para siempre, ya que “las generaciones más jóvenes probablemente tendrán que recurrir al dinero heredado para vivir mejor que sus padres en el retiro”. 

El futuro dependerá del patrimonio

El estudio avala que los padres de aquellos que tengan entre 43 y 53 años que tengan un patrimonio holgado beneficiará en la jubilación de sus hijos. Los investigadores de este estudio no han podido asegurar que las generaciones venideras tengan un futuro tan incierto como los nacidos en los 60 y 70 pero dan por hecho que sufrirán como ellos. A los 30 años, indica el estudio, los ingresos medios de alguien nacido durante los años setenta era un 20% superior a los de alguien nacido durante los 60, un 52% superior a alguien nacido durante los 50 y un 77% superior a los de alguien nacido durante los 40. Aquellas personas que esperan recibir una herencia suelen juntarse en una relación con otras personas que también creen que recibirán una significativa cantidad de dinero. El estudio certifica que aquellas familias que tengan un patrimonio amplio será suficietne para cubrir las necesidades de sus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario