viernes, 6 de diciembre de 2013

Siria evacua los restos de su patrimonio cultural


La guerra no solo destruye el futuro de los sirios, sino también su pasado. El Ministerio de Exteriores del país denunció ante la ONU y el Consejo de Seguridad los ataques de grupos extremistas contra el patrimonio cultural e histórico nacional. 

Damasco es la ciudad continuamente habitada más antigua del mundo y está en la lista de la Unesco del patrimonio de la humanidad. Allí, como en toda Siria, se hallan numerosos lugares con un gran valor arqueológico que hoy se ven destrozados. "El daño al patrimonio ha sido enorme. 

Algunos sitios han sido escenario de varios enfrentamientos provocando mucho daño. Otros han resultado afectados por las excavaciones de los grupos armados para hacer túneles", comenta el director general de Antigüedades y Museos de Siria, Mammon Abd Al Karim. En medio de las áridas praderas aún se ven los campos agrícolas que motivaron en sus albores los primeros asentamientos humanos. Y lo que fue causa, derivó en amenaza. 

Pero ya no es la expansión de los terrenos agrícolas lo que afecta la conservación de estas reliquias, sino la guerra. "La guerra es el enemigo de la cultura. Muchos museos tras ser atacados y destruidos han sido víctimas de saqueos. Por ejemplo, han robado una estatua de bronce dorada que data de la época de los arameos", insiste Al Karim. Centros culturales, museos y bibliotecas tampoco se han librado. 

El 70% de estos recintos en Siria ha quedado afectado. "Nuestro enemigo parece que es también enemigo de la cultura y la civilización. Y Siria es el país de las civilizaciones", insiste Bassam Dayob, director de los centros culturales y bibliotecas de Siria. Libros, reliquias, obras de arte e, incluso, piezas arqueológicas —lo poco que aún se puede rescatar— han sido trasladados a lugares seguros para su conservación. Fuente: actualidad.rt.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario