viernes, 15 de noviembre de 2013

Comercio islámico de esclavos


La historia del comercio árabe de esclavos está relacionada con la práctica de la esclavitud en el mundo árabe, principalmente en Asia Occidental, África del Norte, África Oriental y algunos lugares de Europa (como la península ibérica, el sur de Italia durante el período de dominación musulmana y el Imperio Otomano). El comercio árabe de esclavos se concentraba en los mercados esclavistas de Oriente Medio y el norte de África. Los esclavos con los que se comerciaba no estaban limitados a ningún tipo de color, etnia o religión, y entre ellos se incluía árabes y bereberes, especialmente en los primeros tiempos de la esclavitud musulmana.

Posteriormente, durante los siglos VIII y IX, en la época del califato islámico, la mayoría de los esclavos musulmanes eran obtenidos principalmente a partir de los pueblos eslavos (de donde derivaría la palabra esclavo en varios idiomas) de Europa Oriental, (llamados Saqaliba por los musulmanes), persas, turcos, pueblos de las montañas del Caúcaso, como los georgianos, armenios y circasianos; así como pueblos de Asia Central, Escandinavia, bereberes del norte de África y diversos otros pueblos de origen variado, así como pueblos negros de origen africano.

A partir del siglo XVIII los esclavos del mundo musulmán llegaron mayoritariamente del sur del Sahara, y especialmente de África Oriental, hasta que la esclavitud fue oficialmente abolida a finales del siglo XIX. No obstante, la esclavitud todavía sobrevive actualmente en el mundo musulmán de forma mucho más limitada o camuflada bajo prácticas abusivas o clandestinas en los países árabes del Golfo Pérsico, donde llegan mujeres y niños de los antiguos estados soviéticos, Europa Oriental, el Lejano Oriente, África, el sur de Asia y otras partes de Oriente Medio.

Consecuencias del comercio árabe de esclavos

Los historiadores estiman que entre 11 y 18 millones de africanos negros fueron esclavizados por los mercaderes árabes y llevados hasta el Mar Rojo, el Océano Índico y el desierto del Sahara en el período comprendido entre 650 – 1900, comparado con los 9.400.000 a 14 millones de africanos que fueron llevados a América entre los siglos XV -XIX.

Desde la España musulmana, los árabes realizaban periódicas incursiones o aceifas para saquear y arrasar los reinos ibéricos cristianos de la península, consiguiendo botín y esclavos. Por ejemplo, en una incursión realizada contra la ciudad de Lisboa en el año 1189, Yaqub al-Mansur, califa de los Almohades, se apoderó de 3.000 cautivos entre mujeres y niños, mientras que su gobernador en Córdoba, en un ataque posterior contra la ciudad de Silves en 1191, se apoderó de otros 3.000 esclavos cristianos.

Los árabes también esclavizaron a un número sustancial de europeos. Según Rober Davies entre 1 millón y 1.250.000 europeos fueron capturados por los corsarios berberiscos, vasallos del Imperio Otomano y vendidos como esclavos entre los siglos XVI y XIX.13 14 Estos esclavos eran capturado principalmente de las poblaciones costeras de Italia, España, Portugal, Francia y en menor medida de lugares más lejanos como Inglaterra, los Países Bajos, Irlanda y excepcionalmente en lugares tan apartados como Islandia y Norteamérica. El impacto de los ataques berberiscos y otomanos fue devastador. Francia, Inglaterra y España perdieron miles de barcos, y muchas poblaciones costeras fueron casi abandonadas por sus habitantes. Las incursiones de los piratas otomanos desanimaron el asentamiento en la costa hasta el siglo XIX.

La guerras de los turcos otomanos en Europa, así como los ataques de los mongoles y tártaros en Europa también llevaron a muchos esclavos europeos al mundo musulmán.

El comercio “árabe” u “oriental” de esclavos, en algunas ocasiones también es conocido como comercio “islámico”, pero la esclavitud en el mundo árabe no tenía un imperativo religioso, según el profesor Patrick Manning. Sin embargo, según la doctrina islámica, si una población no musulmana se niega a adoptar el Islam y también se niega a pagar la yizia, el impuesto de protección, entonces se la considera en guerra con la Ummah, la comunidad musulmana y por lo tanto, según la sharia o ley islámica es lícito tomar esclavos de esa población no musulmana.. El uso del término “comercio islámico” o “mundo islámico” ha sido discutido por algunos musulmanes, pues considera el África subsahariana fuera del Islam y reduce las fronteras del mundo musulmán.20 Los difusores del Islam en África a menudo adoptaban una actitud cautelosa en el proselitismo, debido a que reducía la reserva potencial de esclavos.

Desde un punto de vista occidental, el comercio árabe de esclavos seguía dos rutas principales durante la Edad Media: -Las rutas terrestres a través de los desiertos del Maghreb, Mashriq y el Sahara (Ruta Occidental).22 -Las rutas marítimas hacia África Oriental a través del Mar Rojo y el Océano Índico (Ruta Oriental).

El comercio árabe de esclavos es anterior a la aparición del Islam y duró más de un milenio. Como se ha mencionado, todavía continúa hoy, mucho más reducido y bajo otras formas mucho más limitadas, en algunos lugares. Los comerciantes árabes trajeron africanos a través del Océano Índico desde los territorios actuales de Kenia, Tanzania, Sudán, Eritrea, Etiopía y otros lugares de África Oriental hasta los actuales Irak, Irán, Kuwait, Turquía y otros lugares deOriente Medio y el sur de Asia, (principalmente Pakistán y la India). Al contrario que el comercio trasatlántico de esclavos al Nuevo Mundo, los árabes llevaron esclavos africanos al mundo musulmán, que en su momento de mayor auge se extendía desde Al-Ándalus, en la península ibérica, en el oeste hasta la India y el oeste de China por el este.

Fuentes e historiografía sobre el comercio de esclavos

Un tema reciente de controversia

La historia del comercio de esclavos ha dado lugar a numerosos debates entre los historiadores. Por una parte, los especialistas no consiguen consensuar un número aproximado de los africanos que fueron transportados a la fuerza lejos de sus hogares; es una cuestión difícil de resolver debido a la carencia de estadísticas fiables; no existe un censo sistemático de África en la Edad Media. El material de archivo del comercio de esclavos trasatlántico entre los siglos XVI y XVIII puede parecer una fuente útil, pero los libros de registro a menudo fueron falsificados. Los historiadores tienen que utilizar documentos narrativos imprecisos para hacer estimaciones aproximadas con cautela: Luis Felipe de Alencastro, afirma que entre los siglos VIII y XIX 8 millones de esclavos fueron capturados en África y llevados a través de las Rutas Occidental y Oriental hasta el mundo árabe. Olivier Pétré-Grenouilleau ha realizado una estimación de 17 millones de africanos esclavizados en el mismo período en la misma zona, sobre la base de la obra de Ralph Austen.30 Paul Bairochsugiere una estimación de 25 millones de africanos sometidos al comercio árabe de esclavos, frente a 11 millones de esclavos que llegaron a América a través del comercio trasatlántico realizado por europeos y americanos.31 Owen 'Alik Shahadah, autor de “Holocausto Africano” (un audio documental) establece una cifra de 10 millones para el comercio árabe de esclavos, afirmando que este comercio sólo prosperó en el siglo XVIII, y que anteriormente este comercio era un negocio menos frecuente, y que las cifras superiores han sido utilizadas para reducir la importancia del comercio de esclavos trasatlántico hacia América.32

Otro obstáculo para elaborar la historia del comercio árabe de esclavos son las limitaciones de las fuentes existentes. Existen documentos de culturas no africanas, escritos por árabes, pero que sólo ofrecen una perspectiva incompleta y a menudo condescendiente sobre el fenómeno. Durante algunos años se han realizado importantes esfuerzos para realizar investigaciones historiográficas sobre África. Gracias a los nuevos métodos y perspectiva los historiadores pueden utilizar la contribución de ciencias como la arqueología, numismática, antropología, lingüística y demografía para compensar las inexactitudes de los registros escritos.

Los Dhows eran utilizados para transportar esclavos africanos a la India. El comercio de esclavos africanos por parte de los propios africanos había sido una práctica endémica de África durante miles de años antes de que europeos o árabes llegaran al continente. En África, los esclavos propiedad de africanos a menudo eran capturado mediante incursiones o como resultado de las guerras y con frecuencia eran explotados en trabajos manuales por parte de sus captores. Los esclavos a menudo eran intercambiados entre las naciones africanas a cambio de bienes o servicios.

El comercio árabe de esclavos de África Oriental es uno de los más antiguos, remontándose al siglo VIII e incluso quizás siglos anteriores. Los esclavos varones a menudo eran convertidos en eunucos y utilizados como servidores, soldados o trabajadores por sus amos, mientras que las esclavas de todo tipo eran compradas y vendidas en los países árabes y oriental como concubinas y sirvientas. Los comerciantes árabes, africanos y orientales participaban en la captura y transporte de esclavos a través del desierto del Sahara y el Océano Índico hasta Oriente Medio, Persia y la India.

El siglo XX Desde aproximadamente el siglo VII hasta la década de 1960, el comercio árabe de esclavos continuó bajo una forma u otra. El sultán de Marruecos Ismael ibn Sharif “El Sanguinario” (1672-1727) tenía una guardia personal de 150.000 esclavos negros, llamada la Guardia Negra, con la que mantenía la sumisión de su reino. Relatos y referencias históricos mencionan con frecuencia la presencia de esclavos entre las propiedades de la nobleza de Arabia, Yemen y otros países árabes hasta la década de 1920. En 1953, los jeques de Catar que acudieron a la coronación de la reina Isabel II del Reino Unido tenían esclavos entre sus servidores, y seguían teniéndolos en una nueva visita 1958.

Hacia la década de 1950 la población de esclavos de Arabia Saudí se estimaba en unas 450.000 personas –aproximadamente el 20 % de la población. Se estima que hasta 200.000 mujeres y niños negros de Sudán fueron esclavizados durante la Segunda Guerra Civil Sudanesa. La esclavitud en Mauritania fue oficialmente abolida por leyes sucesivas en 1905, 1961 y 1981 pero no fue criminalizada hasta agosto de 2007. Se estima que hasta 600.000 mauritanos negros (un 20 % de la población del país) se encuentran actualmente trabajando en situación de esclavitud debido a deudas que no pueden afrontar.

El comercio árabe de esclavos en el Océano Índico, el Mar Rojo y el Mar Mediterráneo es muy anterior a la llegada significativa de los europeos al continente africano. Los descendientes de los esclavos africanos llevados a Oriente Medio por el comercio de esclavos todavía viven allí en la actualidad y son conscientes de sus orígenes africanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario