viernes, 2 de agosto de 2013

Reparto de la riqueza en el mundo

Dos centenares de multimillonarios acumulan la misma riqueza que la mitad de la humanidad. Las 225 personas más ricas del mundo acaparan la misma riqueza que la mitad de la humanidad. Nada nuevo. Los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Como ejemplos de la desigualdad imperante bajo este sistema neoliberal y sus efectos, veamos unos datos extraídos del Informe sobre Desarrollo Humano de las Naciones Unidas (PNUD 1998):

1.- Se estima que las 225 personas más ricas del mundo tienen una riqueza combinada superior a un billón de dólares, igual al ingreso anual del 47% más pobre de la población mundial (2500 millones de personas)

2.- Las tres personas más ricas tienen activos que superan el Producto Interior Bruto de los 48 países más pobres. Las quince personas más ricas tienen activos que superan el PIB total del África al sur del Sáhara. La riqueza de las treinta y dos personas más ricas superan el PIB de China, el país más poblado del mundo.

3.- Sólo con el 4% de la riqueza combinada de las 225 personas más ricas del mundo se podría tener acceso universal a la enseñanza pública, atención básica de salud, atención de salud reproductiva para todas las mujeres, alimentación suficiente para todos y agua limpia y saneamiento para todos. 4.- Los países industrializados tienen 147 de las 225 personas más ricas del mundo y los países en desarrollo 78. África tiene sólo dos, ambas en Sudáfrica.

5.- 1600 millones de personas se hallan en peores condiciones que hace 15 años.

6.- 1442 millones de personas (el 25% de la población total) viven por debajo del umbral de la pobreza.

7.- 3000 millones de personas (la mitad de la población mundial) sobreviven con menos de dos dólares al día. De ellas, 1300 millones de personas tienen menos de un dólar al día para vivir (extrema pobreza). 110 millones en América, 970 millones en Asia y 200 millones en África.

8.- 1000 millones son analfabetos, de los cuales 600 millones son mujeres.

9.- 1000 millones de personas viven sin agua potable.

10.- 800 millones de personas sufren desnutrición crónica.

11.- 500 millones de mujeres en el mundo viven en la pobreza extrema.

12.- 200 millones de niños, menores de cinco años, están desnutridos. Once millones de niños mueren al año por desnutrición.

13.- 89 países están en peor situación económica que hace 10 años.

Los datos hablan por sí solos. Especialmente llamativo es el tercer punto.

Solamente el 4% de la fortuna de las 225 personas más ricas del mundo (unos 44000 millones de dólares) serviría para garantizar durante un año el acceso universal a la enseñanza, la atención básica de salud y la salud reproductiva de todas las mujeres, alimentación suficiente para todos y agua limpia y saneamiento para todos. Pero frente a la acumulación de la riqueza por parte de unos pocos, la degradación de las condiciones de vida de gran parte del planeta aumenta.

Según el Fondo Internacional Agrícola de la ONU (FIDA), “el número de pobres en las zonas rurales del mundo podría aumentar en los próximos 15 años, con lo que superaría los 2000 millones”. Además de subrayar los datos aportados más arriba, el FIDA aumenta a 1500 millones el número de habitantes sin acceso a agua corriente, destacando además que 130 millones de niños no van a la escuela, lo que les condena al analfabetismo de por vida. Señala también el informe hecho público por este organismo que en todo el mundo hay 350 millones de campesinos sin tierra.

Como ya hemos visto, no ya el reparto de la riqueza, sino una pequeña cantidad de las fortunas atesoradas por las 225 personas más ricas del mundo, bastaría para mitigar la miseria en la que se halla anclada gran parte de la humanidad. Teniendo en cuenta esto, una economía planificada, al servicio de la mayoría de la población, ¿no aumentaría sobremanera las condiciones de vida en todo el planeta?.

Todos los días vemos la situación atroz que atraviesan los países del llamado Tercer Mundo. En estos países una minoría, la burguesía nacional, dispone de fabulosas ventajas y vive en medio de un lujo insultante. Por otro lado, la gran mayoría vive víctima de todo tipo de necesidades, que les condenan a unas condiciones de existencia humillantes .

La concentración de la riqueza cada día aumenta más en manos de unos pocos que viven en islas de prosperidad rodeados de un mar de miseria para la mayoría. En los países capitalistas avanzados la situación también es de decadencia. La OCDE tiene 40 millones de parados; se trata de paro orgánico, estructural. En estos países el ataque a los niveles de vida, salariales y sociales de los trabajadores no tienen precedente en los últimos 30 años.

Tomando como base un informe de UNICEF, se señala que, “como mínimo, son necesarias 800.000 toneladas de alimentos para solucionar el problema de hambruna que está sufriendo el este de África [...] de no darse un envío urgente (esto podría suponer) la muerte de seis millones de personas por inanición”. Todo un despropósito si tenemos en cuenta que en los países del “primer mundo” se destruyen toneladas de alimentos debido a los excedentes de producción marcados por los organismos financieros. Y volvemos a ahondar en el dato trágico: “en todo el planeta hay 800 millones de personas que están muriendo de hambre” (Ibid)

Estos datos, publicados hace 10 meses, siguen estando plenamente vigentes: sólo el hambre mata a treinta millones de personas al año, catorce millones de ellas niños y niñas. En el mundo del consumismo occidental, cada segundo muere una persona por hambre. Setenta mil personas al día son los muertos cotidianos del funcionamiento de la economía mundial, según datos de la FAO. De ellos, 35000 son niños que mueren por causas directamente relacionadas con el hambre y la pobreza.[...] más de 18 millones de personas mueren anualmente por enfermedades transmisibles curables.

El 70% de la pobreza la padecen mujeres, aunque aportan las dos terceras partes del trabajo en el mundo y apenas ingresan el 10% de los sueldos. Entre el 15% y el 50% de las mujeres han sufrido abuso físico de su ‘compañero’ íntimo. Y una referencia a los países ricos: En los Estados miembros de la OCDE existen doscientos millones de pobres, treinta y cinco millones de parados y ocho millones de personas sufriendo desnutrición. Fuente: onokutayama.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario