domingo, 11 de agosto de 2013

Alemania tras la Primera Guerra Mundial



Una vez finalizada la primera guerra mundial en 1918 y habiendo abdicado el Kaiser Guillermo II, Alemania queda a merced de los vencedores. Si bien su infraestructura no sufrió daños debido a que el país no fue invadido, el Tratado de Versalles la condenó a una situación económica desgarradora.[1] La obligación de pagar constantemente a Francia cuando no eran capaces de producir lo suficiente como para subsistir y al mismo tiempo pagar estas deudas, los llevó a una inflación enorme. De hecho en 1923 el cambio del marco Alemán era de 4200 millones por dólar.[2] Aun peor, los salarios estaban congelados y como les fue imposible pagar a Francia, ésta no encontró mejor idea que la de invadir la cuenca carbonífera del Ruhr para pagarse lo que se le debía.
Frente a este desastre económico la situación política se hace igual o peor, el descontento y la pobreza hacen que existan intentos de golpe de estado por la extrema izquierda y la extrema derecha. Es fácil suponer que el pueblo Alemán quisiese abrazar cualquier modelo o idea política que le presentaran con la esperanza de salir del caos en el que se encontraban.
Afortunadamente los Alemanes lograron cierta recuperación económica entre 1924 y 1929. Esto es debido a varios hechos: 1.La devaluación de la moneda que ayudó a que capitales extranjeros, especialmente americanos se invirtieran en Alemania.[3] 2. La aparición del Plan Dawes (1924), en que Francia acepta la reducción de la deuda por parte de Alemania, lo que sin duda alivia la carga económica que tiene. 3.Tratado de Rapallo con la URSS (1922), en que la Union Soviética se compromete a fabricar armamento para Alemania (en contra del Tratado de Versalles), y Alemania abastece de productos industriales a la Union Soviética, lo que permite que rompa el aislamiento en el cual esta inmersa después de la primera guerra. 4. Tratado de Locarno (1925): La intención de este tratado por parte de Alemania es romper con el aislamiento internacional y ademas pasa a ser parte de la liga de las naciones, lo que se traduce en una mayor amistad y colaboración entre los países europeos.[4]
Durante este periodo Alemania logra tener un respiro en su situación económica. Las cosas se calman volviendo en parte la confianza del pueblo produciéndose una cierta estabilidad política y social junto con una sensación de paz en la población.
Parecía que las cosas al fin iban por buen camino, Estados Unidos en ese momento gozaba de un gran poder económico e invertía importantes sumas de dinero por toda Europa, especialmente en Alemania, que la ayudaba a su vez a recuperarse. Sin embargo, el 24 de octubre de 1929, se produjo el desplome de la bolsa en Estados Unidos.[5] Esta crisis conocida como “la crisis del 29” llevo a que muchos bancos y ahorros de las personas se perdieran rápidamente. Estados Unidos frente a esta crisis interna se vio obligado a retirar sus inversiones de Europa llevando a estos países, y especialmente a Alemania a una nueva crisis económica y social casi peor que la de la posguerra. La colectividad de los países europeos se rompe y se aíslan de los demás: están mas preocupados de ellos mismos que de las relaciones internacionales.
Las consecuencias de la crisis en Alemania deja por el suelo su economía, lo que produce un descontento general y se exigen soluciones por parte del pueblo. Los partidos comunistas comienzan a surgir, lo que produce que también lo haga el partido fascista para contrarrestar a los comunistas; se dan las condiciones en Alemania que permiten el ascenso al poder del partido Nazi.
Aparece Hitler como un líder cada vez mas fuerte porque promete puestos de trabajo y devolver el honor perdido del pueblo alemán. Las ideas nacionalistas de Hitler, fueron las que atrajeron al pueblo de tal manera, que lo hizo muy popular y ademas proyectaba un futuro muy prometedor. Fue muy fácil entonces para Hitler llegar al poder."Hitler se había quitado la careta democrática y había llegado a la dictadura de un único partido: el suyo"[6]. Hitler logra eliminar a toda la oposición política dejando libre a la suya para gobernar, o sea, se produce una estabilidad política “a la fuerza”. Con el gobierno autoritario Nazi, Hitler establece un total intervencionismo sobre la economía y se opta por un modelo autárquico o de autoabastecimiento para salir de la crisis, el cual se sustenta principalmente en la industria bélica que produjo el 35% de la renta de toda Alemania, ademas se reducir enormemente la cesantía.[7] 
[ 1 ]. Texto 8: La crisis de las democracias parlamentarias en el periodo de entreguerras. Pg.7 http://bachiller.sabuco.com/historia/Crisis%20de%20las%20democracias%20entreguerras.pdf
[ 2 ]. Idem.
[ 3 ]. Texto 8: La crisis de las democracias parlamentarias en el periodo de entreguerras. Pg 8http://bachiller.sabuco.com/historia/Crisis%20de%20las%20democracias%20entreguerras.pdf
[ 4 ]. Texto8: La crisis de las democracias parlamentarias en el periodo de entreguerras. Pg 11http://bachiller.sabuco.com/historia/Crisis%20de%20las%20democracias%20entreguerras.pdf
[ 5 ]. Texto 9: La crisis economica de 1929: causas, desarrollo y consecuencias. Pg.4 http://bachiller.sabuco.com/historia/La%20crisis%20de%201929.pdf

[ 6 ]. Texto 10: Los Fascismos Pg. 17 http://bachiller.sabuco.com/historia/Los%20fascismos.pdf
[ 7 ]. Texto 9: La crisis económica de 1929: causas, desarrollo y consecuencias. Pg. 12 http://bachiller.sabuco.com/historia/La%20crisis%20de%201929.pdf

3 comentarios:

  1. faltan datos importantes de como fue su gobierno, como el echo e que fue electo dramáticamente y la forma en que realmente realzo la economía de Alemania.
    creo que falta información de verdad ya que aquí solo se limita a decir lo que esta escrito en otro lugar y muy básica.

    ResponderEliminar