lunes, 29 de abril de 2013

La dictadura de los mercados. Fascismo económico

Inmediatamente después del fin de la II Guerra Mundial se juzgaron a las cabezas visibles del regimen nazi, pero sus métodos y mecanismos de financiación y las prácticas económicas nunca fueron cuestionadas. El fascismo económico nunca ha sido vencido ni cuestionado.
En este programa hablamos de los intentos de tomar el poder por parte de las familias de millonarios industriales y banqueros desde hace 2 siglos. Esas mismas familias que poseen y controlan las corporaciones y multinacionales más poderosas del planeta. Hoy no les hace falta usar a los militares para ganar el Poder, hoy dominan el mundo y nos esclavizan utilizando los mercados y controlando a los políticos para tranquilizar a la población. Pero hace 70 años la historia era muy diferente, en los años 30 las mismas corporaciones que hoy mandan, financiaron y apoyaron a todo aquel personaje que prometiese la creación de una nueva sociedad totalitaria ideal. Hitler, Mussolini, Franco, Sir Oswald Ernald Mosley… Todos ellos fueron financiados y alzados al poder por las mismas familias/corporaciones que hoy dominan la vida económica.
Lo que poca gente sabe es que en EE.UU también intentaron dar un Golpe de Estado en los años 30 para deponer al presidente Franklin D. Roosevelt. ¿Por qué querían ese golpe de estado? Porque consideraban que la mejor forma de gobernar era a través de esta ideología. El hombre elegido para liderar el golpe fue el General Smedley Butler del cuerpo de los marines. Fue elegido por su reputación entre los soldados veteranos (VA) de la I Guerra Mundial y por haber servido fielmente a los intereses de EE.UU. Aunque como él diría más tarde, esos intereses se dio cuenta eran los intereses de las corporaciones industriales dirigidas por las familias más ricas de EE.UU.
 “Pasé 33 años y cuatro meses de servicio militar activo y durante ese período pasé la mayor parte de mi tiempo siendo el hombre músculo de las grandes empresas, para Wall Street y los banqueros. En resumen, era un mafioso, un gángster del capitalismo.
El problema fue que Butler, harto de servir de perro de pelea de las corporaciones, se negó a llevar a cabo el Golpe. En su libro “War is a racket” (La guerra es un expolio) describe su forma de pensar y sentir después de décadas de servicio en los Marines. En sus propias palabras:
Creo en la defensa adecuada en nuestras costas y nada más. Si una nación viene aquí a pelear, entonces lucharemos. El problema de Estados Unidos es que cuando el dólar gana apenas el 6 por ciento aquí,  se pone inquieto y se va al extranjero para obtener el 100%. Entonces la bandera sigue al dólar y los soldados siguen a la bandera.
Yo no iría a la guerra una vez más como lo he hecho para proteger una mala inversión de los banqueros. Sólo hay dos cosas por las que debemos luchar. Una de ellos es la defensa de nuestros hogares y la otra es la Declaración de Derechos. La Guerra por cualquier otra razón no es más que un expolio

racket

Ya sabemos lo que significa para la sociedad el Fascismo pero -¿Sabemos lo que significa economía fascista? Tenemos la respuesta en palabras de Mussolini:
“El fascismo debería más bien ser llamado corporativismo, ya que es la fusión del Estado y del poder corporativo “.
Y mi pregunta es la siguiente:
- Si hoy día mandan los mercados (corporaciones y multinacionales), si estamos privatizando el Estado para que se una a estas corporaciones y lo dirijan, y los gobernantes y partidos políticos sólo siguen los dictados de un “líder”…
¿En qué tipo de sistema vivimos hoy? Fuente: El Vórtice

No hay comentarios:

Publicar un comentario