viernes, 26 de abril de 2013

Dimitar Peshev, Ministro de Justicia búlgaro que salvó a 48.000 judíos de morir en Auschwitz


 

Lo realizó Dimitir Peshev nacido en Kyustendil, Bulgaria (1894-1973). Ministro de justicia en Bulgaria (1936), componente del Gabinete de Georgi Kiosseivanov. Vicepresidente del Parlamento en 1939-1943. Se tituló de abogado para luego ocupar el cargo de Juez. Se trasladó a Sofia, donde instaló su estudio de abogado; su existencia transcurriría inserta en los salones de la corte de Boris III. Posteriormente transcurren años en el anonimato, hasta que en 1968 Peshev decide escribir sus memorias, desconocida su proeza de haber obstaculizado la deportación de los judíos en Bulgaria, siendo que esto se vinculaba especialmente al partido comunista y no a él, pero el reconocimiento llegó tarde, pero arribó. Fueron ellos, los judíos acogidos en Israel, en Bulgaria, como los establecidos en los Estados Unidos, que demostraron su agradecimiento a este legendario hombre, desde puntos remotos. A Bulgaria, se le debe el extraordinario mérito de haber sido el único país donde los judíos se salvaron, como también en Dinamarca.
Dimitar Peshev, pasará por una presencia controversial para algunos, sin embargo para la mayor parte, continuará siendo admirado con la gratitud válida de un héroe. Es así que la historia de este ministro de justicia restará siempre en la memoria de todos especialmente por el desafío de oponerse a las leyes de deportaciones del no regreso. Fue un político democrático, que se había desligado del régimen autoritario, pues no compartía sus ideas. Realmente se había desilusionado del sistema. Acaso podría haber sido aquel encuentro casual con ese amigo hebreo de infancia, que lo seña. Aquel amigo que le pidió ser salvado, quizás fuera esto lo que lo impulsaría a proteger muchas más vidas la de tantos compatriotas búlgaros-hebreos. Estuvo, aquella conversación dura que sostuvo con Petur Gabrosky, que en ese periodo era ministro del interno, que lo encauzó a estallarse en una decisión sin límites.
Cuando los trenes estaban advertidos a partir (7 de marzo 1943), se dio la contraorden definitiva de detener las maquinarias; se paró la marcha a vapor con destino a aquella fatídica deportación a Auschwitz, los vagones quedaron silenciosamente vacíos, pero luego inmediatamente afluyó el regocijo que se esperaba que fue la exclamación apoteósica  ¡Libertad!  ¡Vida! algo sin precio con una mención extraordinaria a Dimitar Peshev. Él, con sus ministros en un secreto austero habían hecho posible la situación increíble de revocar la autorización de la deportaciones que involucraban en torno a 48.000 hebreos búlgaros. Este Ministro de justicia Búlgaro de nombre Phesev ha quedado en la historia por su valentía. A la lucha para salvar a los judíos se les adhirió la iglesia ortodoxa búlgara, además de los intelectuales de esa época. No olvidando que el Rey Boris III y su antecesor como era su padre fueron favorables a los judíos en Bulgaria.
A la entrada del Ejercito Rojo a Bulgaria, en 1944 Dimitir fue retirado de su cargo. Acusado de ser antisemita como igualmente antisoviético. Un gobierno prosoviético en 1945 lo condena, es encarcelado, sin embargo más tarde es puesto en libertad, transcurriendo varios años de su existencia en la oscuridad hasta que en 1989, finalmente sus méritos fueron reconocidos. Vale señalar que fue un vecino de casa Joseph Nissim Yasharoff, judío, que lo salvará de esa condena, al cual él a su vez lo había salvado, anteriormente. Muere en Sofia en 1973, quedarán sus recuerdos intactos en su casa de Kyustendil que será declarada Museo Nacional.
Nombrado ciudadano honorario de Israel, allí en ese suelo noble, lugar en que simbólicamente plantará un árbol. Otro reconocimiento vendrá de las lejanas tierras del hielo eterno, en el incontaminado continente antártico, bautizando el Risco, de la montaña Tangra, en la isla Livingston, South Shetland Islands, con su nombre Peshev Ridge.

No hay comentarios:

Publicar un comentario