sábado, 16 de marzo de 2013

El gueto de Varsovia

El Gueto de Varsovia (Getto warszawskie, en polaco; Warschauer Ghetto, en alemán) fue el gueto judío más grande de Europa establecido por la Alemania Nazi en Polonia durante el Holocausto, en la Segunda Guerra Mundial. Durante los tres años de su existencia, el hambre, las enfermedades y las deportaciones a campos de concentración y de exterminio redujeron su población de un total estimado en 400.000 a 50.000 habitantes. En este gueto se desarrolló el levantamiento del Gueto de Varsovia, una de las primeras revueltas masivas contra la ocupación nazi en Europa.

Los primeros planes para aislar la población judía de Varsovia habían surgido inmediatamente después de la ocupación alemana de Polonia en 1939. Sin embargo, la administración alemana del Gobierno General no estaba completamente organizada al momento, y existían conflictos de intereses entre los tres principales actores: la administración civil, el ejército y las SS. En estas circunstancias, el Consejo Judío, o Judenrat, liderado por Adam Czerniaków, consiguió atrasar el establecimiento del gueto por un año, sobre todo apelando a los militares a considerar a los judíos como un recurso laboral importante.

El gueto fue finalmente establecido por el Gobernador General alemán para Polonia, Hans Frank, el 16 de octubre de 1940. En ese entonces, la población del gueto rondaba las 380.000 personas, cerca del 30% del total de habitantes de Varsovia. En cambio, su tamaño ocupaba apenas el 2,4% del territorio. Durante el año y medio siguiente judíos de la ciudad y localidades aledañas menores fueron trasladados forzosamente hacia el gueto. Las enfermedades (sobre todo, fiebre tifoidea) y el hambre reinantes, contribuyeron, sin embargo, a mantener el número de habitantes estable. Cabe considerar que las raciones alimenticias para judíos eran oficialmente limitadas a apenas 184 calorías por día, mientras que a los polacos les correspondían 1800 y a los alemanes 2400.

Los nazis cerrarían el acceso del gueto de Varsovia al exterior el 16 de noviembre de 1940, cercándolo primero con alambres de púa y luego construyendo un muro de tres metros de altura y 18 kilómetros de largo.

Vida social y cultural del gueto

Para el funcionamiento y el orden del gueto, en unos casos, y el sostenimiento y la ayuda mutua de las personas que allí vivían, en otros, existieron organizaciones e instituciones funcionando en el gueto.

El Judenrat y movimientos juveniles, entre otros, intentaron paliar las inhumanas condiciones de vida. Los mayores problemas eran el sobrepoblamiento en los hogares, el hambre, la inactividad en unos y las malas condiciones de trabajo en otros. Judíos capturados por soldados alemanes eran llevados para la deportación, abril de 1943.

En respuesta a esto, el Judenrat tomó la responsabilidad de llevar el promedio de alojamiento a siete personas por dormitorio. Otras organizaciones como CENTOS (financiada por el Comité Conjunto Judío-Estadounidense de Distribución, American-Jewish Joint Distribution Committee) organizaron cantinas donde se daban platos de sopa gratuitamente y otras soluciones para redistribución de los bienes y los alimentos disponibles a los desposeídos. Durante 1941 las cantinas de sopa llegaron a alimentar a dos tercios de la población del gueto.

Por un corto periodo, el Judenrat tuvo también permiso para organizar cuatro escuelas primarias, de los grados primero a tercero, para los niños del gueto. Junto a esto existía un extenso sistema clandestino organizado por las organizaciones juveniles que cubría todos los grados. A menudo, este último sistema se encubría como cantinas de sopa.

El Judenrat era además responsable de los hospitales y orfanatos que funcionaban en el gueto. Uno de los orfanatos, dirigido por el pedagogo Janusz Korczak, se llamaba la "República de los Niños". Estos centros de salud fueron clausurados en 1942 y sus responsables deportados a Treblinka.

La vida cultural incluía una prensa diaria (en ocasiones clandestina) en tres lenguas: (yídish, polaco y hebreo). La actividad religiosa incluyó por un tiempo celebraciones judías permitidas abiertas mientras que, en otras ocasiones, se realizaron reuniones en domicilios particulares con los rabinos. Además, existía una iglesia para los judíos convertidos al catolicismo.

Así mismo, se llegaron a dar conciertos de música clásica en el gueto. Marcel Reich-Ranicki cuenta que no había dificultad en encontrar excelentes violinistas y músicos de instrumentos de cuerda en general; más difícil, según él, era la búsqueda de músicos de instrumentos de viento. En general, éstos no tenían experiencia en orquestas sinfónicas, ya que eran músicos de jazz y de pequeños grupos. Sin embargo, se esforzaron para este fin y se lograron buenos resultados. También hubo obras de teatro y exposiciones de arte. En muchos casos los artistas eran figuras prominentes de la vida cultural polaca de entonces.

Uno de los más notables esfuerzos de preservación cultural fue liderado por el historiador Emanuel Ringelblum y su grupo Oyneg Shabbos, que recolectó documentos de personas de todas las edades y posiciones para crear una historia social de la vida en el gueto. En total, se estima que obtuvieron cerca de 50.000 documentos históricos, incluyendo ensayos sobre varios aspectos de la vida en el gueto, diarios, memorias, colecciones de arte, publicaciones de la prensa ilegal, diseños, trabajo escolar, pósters, entradas de teatro, recetas, etc. Estos documentos fueron escondidos de los alemanes en tres lugares separados, y dos de ellos han sido recuperados, siendo la fuente primaria de investigación sobre el gueto de Varsovia. Actualmente se piensa que el tercer rollo de documentos podría estar enterrado bajo el edificio actual de la embajada de China. [editar] Últimos tiempos del gueto Placa recordatoria del muro que marcaba los límites del gueto de Varsovia. Esquina de la zona donde se encontraba el gueto de Varsovia que todavía se conserva sin restaurar.

El 20 de enero de 1942, los líderes nacionalsocialistas decidieron en la Conferencia de Wannsee exterminar a los judíos de Europa. La primera fase de lo que llamaron la Solución Final fue la Operación Reinhard, para el exterminio de los judíos en Polonia. Para esto se comenzó la construcción del campo de exterminio de Treblinka en mayo de 1942, concluyéndose la obra en julio, coincidiendo con el inicio de la liquidación del gueto varsoviano.

El 22 de julio comenzó la Große Umsiedlungsaktion ("Gran acción de realojamiento"). El Judenrat fue informado entonces de que todos los judíos, exceptuando los que trabajaban en fábricas alemanas, el personal de hospitales judío, los miembros del Judenrat y sus familias y los miembros de la fuerza policial judía y sus familias, serían "deportados al Este".

La policía judía debía conducir diariamente a 6.000 judíos al punto de encuentro Umschlagplatz junto a las vías férreas de la Transfertelle. En caso de incumplimiento, los alemanes fusilarían a cientos de rehenes, entre ellos la esposa de Adam Czerniaków. Después de intentar, fallidamente, convencer a los nazis de desistir de sus planes, el líder del Consejo Judío se suicidaría, dejando una nota que rezaba "Ya no puedo soportar más. Mi acción mostrará a todos lo que es menester hacer.". Los suicidios se volverían un suceso común ante las penosas condiciones de vida; el del suegro de Marcel Reich-Ranicki (crítico literario judeoalemán) sería otro en esa larga lista. El mismo día del suicidio de Czerniaków, el 23 de julio, la resistencia clandestina judía se reúne y decide no sublevarse, al creer que los judíos estaban siendo enviados a campos de trabajo forzoso y no de exterminio.

En los cincuenta y dos días siguientes (hasta el 21 de septiembre), 263.002 personas fueron trasladadas a Treblinka y, en menor grado, a Majdanek. Durante el fin del mes de julio, la policía judía del gueto fue la encargada de llevar a cabo las deportaciones de un total de 64.606 judíos a los campos de exterminio. Desde agosto en adelante, los alemanes y sus aliados tomarían un papel más directo en las deportaciones, y en agosto trasladaron a 142.223 personas y en septiembre a 56.173.

La fase final de la primera deportación masiva sucedió entre el 6 y el 11 de septiembre de 1942. Entre estas fechas, 35.886 judíos fueron deportados, 2.648 ejecutados en el lugar y 60 se suicidaron. Luego de esta primera etapa, aproximadamente 55.000 personas permanecieron en el gueto, ya fuese trabajando en las industrias alemanas o viviendo escondidas.

Durante el próximo semestre, la resistencia judía clandestina se agrupó en dos organizaciones mayores. La ŻOB (Żydowska Organizacja Bojowa, Organización Judía de Lucha) era liderada por Mordechai Anielewicz y tenía entre sus miembros entre 220 y 500 personas; la otra era la ŻZW (Żydowski Związek Walki, "Unión Judía de Lucha"), que contaba con un número similar de miembros. Los miembros de estos grupos creían que era necesario resistir agresivamente la opresión. Su armamento consistía mayoritariamente en pistolas de mano, explosivos caseros y cócteles molotov; la ŻZW estaba mejor armada como resultado de mayores contactos clandestinos con el exterior del gueto.

El levantamiento y la destrucción definitiva

El 9 de enero de 1943, el comandante de las SS Himmler visita el gueto y ordena la reanudación de las deportaciones. El día de comienzo de la segunda expulsión masiva de judíos, nueve días después, ocurre la primera instancia de resistencia armada. Los judíos insurrectos logran cierto éxito: la expulsión se detiene después de cuatro días, y las dos organizaciones principales de lucha pasan a controlar el gueto, construyendo numerosas barricadas y actuando en contra de los judíos colaboracionistas. Durante los tres meses siguientes se preparan para lo que sería la lucha final.

La batalla final sería el 19 de abril. Ese día, los alemanes, comandados por Ferdinand von Sammern-Frankenegg, llegaron con 2.054 soldados para sofocar la rebelión, confiados de que los judíos, al verlos en tal número, se sentirían incapaces y desistirían. Mientras los nazis avanzaban por el desierto gueto, los partisanos judíos, escondidos en ventanas de casas y techos de edificios, esperaban armados con pistolas, fusiles y explosivos. Llegado el momento, atacaron a las tropas que, en un nivel inferior, estaban expuestas desde numerosos flancos. El ataque judío fue sumamente exitoso y forzó a los nazis a replegarse sin siquiera poder arrestar a civiles, ya que estos estaban debidamente escondidos en búnkeres subterráneos construidos para la ocasión.

Este suceso provocó la ira de Himmler, quien sustituyó a von Sammern-Frankenegg por Jürgen Stroop, que tenía experiencia en el combate no formal de los partisanos. En los días que siguieron , Stroop, siguiendo las indicaciones de su superior de usar todos los medios necesarios, ordenó la quema de todos los edificios del gueto para obligar a los rebeldes a salir de sus escondites. El área se llenó de llamas y humo negro, a lo que aún los judíos resistieron yendo a los búnkeres, que pronto se mostrarían ineficientes por las malas condiciones para la conservación de la comida y el agua, además del aire viciado por el humo. Muchos judíos murieron gaseados por los nazis en los búnkeres, mientras que otros prefirieron suicidarse saltando de edificios en llamas.

La resistencia mayor fue sometida el 23 de abril y el levantamiento en general el 16 de mayo. En esta última fecha, los alemanes volaron la sinagoga Tlomacki (que estaba fuera del gueto) como signo del fin de la existencia del gueto de Varsovia.

Según los datos que Stroop aportaría en su informe, tras el levantamiento 56.065 judíos fueron capturados durante los días de enfrentamiento y 631 búnkeres destruidos. Stroop estimó que entre 5.000 y 6.000 judíos murieron en combate, 7.000 fueron fusilados y otros 7.000 fueron deportados a Treblinka, donde murieron. Los judíos capturados no deportados a Treblinka fueron enviados a los campos de trabajo forzoso de Poniatowa, Trawniki y Majdanek.

Estimaciones posteriores puntualizan que 300 soldados alemanes también fallecieron, pese a que Stroop sólo señala 16 en su informe. Fuente: wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario