viernes, 15 de febrero de 2013

Diáspora

Diáspora (griego: διασπορά [diasporá], 'dispersión')? es la dispersión de grupos étnicos o religiosos que han abandonado su lugar de procedencia originaria y que se encuentran repartidos por el mundo, viviendo entre personas que no son de su condición. Usualmente se ha empleado el término para referirse al exilio judío fuera de la Tierra de Israel y la posterior dispersión de este pueblo en todo el mundo, extendiéndose su acepción hasta finales del siglo XIX. Cabe aclarar que la tribu o casa de Judá está conformada también por la tribu de Benjamín; las diez tribus restantes son las que forman la casa de Israel, dividiéndose en dos casas: la casa de Judá, que en la actualidad se conoce como pueblo judío; y la casa de Israel, comprendiendo las diez tribus restantes, que son las que aún están dispersas y desterradas de entre las naciones y no lograron conservar sus raíces hebreas. Del hebreo גלות, galut ('exilio') o תפוצות, tefutsot ('diásporas'). El primer exilio o diáspora judía ocurrió en el año 586 a. C., cuando el rey de los babilonios, Nabucodonosor II, conquistó el Reino de Judá, destruyendo el primer templo y trasladando a los líderes judíos a Babilonia. Setenta años más tarde, el rey persa Ciro II el Grande permitió a los judíos retornar a la Tierra de Israel tras haber conquistado a los babilonios. Sin embargo, algunos se quedaron, dando origen con el tiempo a la comunidad judía de Bagdad, la cual siguió existiendo hasta el siglo XX, terminando con la emigración de la misma al Estado de Israel. El segundo exilio se produjo en el año 70 d. C. cuando el general romano Tito, futuro emperador, derrotó una revuelta judía y destruyó el segundo templo. Un mayor número de judíos fue expulsado después de que fuera aplastada la rebelión de Bar Kojba en el año 135 d. C. Desde entonces los judíos se dispersaron por todo el Imperio romano y posteriormente por el mundo, encontrándose en casi todos los países. Sin embargo, siempre hubo judíos que nunca salieron de lo que ellos llaman la «Tierra Prometida». La dispersión de judíos por todo el mundo los convirtió en una minoría cultural en numerosos países, lo cual provocó en muchos casos un rechazo por parte de la sociedad circundante, manifestándose en persecuciones, expulsiones y demás. Durante la segunda mitad del siglo XIX, algunos pensadores como Theodor Herzl o León Pinsker propusieron remediar esta situación mediante la creación de un Estado Nacional para el pueblo judío. Esto llevó a la creación del movimiento sionista y el posterior levantamiento del Estado de Israel en 1948. Con la proclamación del Estado de Israel se dieron por finalizados los casi 2000 años de Galut ('Exilio') de la Tierra Prometida, ya que desde entonces todos los judíos del mundo tienen la posibilidad de inmigrar sin costo alguno y obtener la ciudadanía israelí. Por ello ahora se lo conoce como Tfutzot ('Diásporas'). Fuente: wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario