viernes, 4 de enero de 2013

¿Por qué China es líder mundial en la enfermedad mental?

El gigante asiático alcanza cifras récord con uno de cada catorce chinos padeciendo de algún trastorno mental
Por He Qinglian – La Gran Época

El periódico Semanal del Sur con sede en Guangzhou, publicó recientemente un artículo titulado “Graves enfermedades mentales en políticos demuestran el duro ambiente político en China”. El enfoque principal del artículo es que la enorme presión mental sobre funcionarios del régimen está generando enfermedades mentales entre los mismos.
Este problema es especialmente grave para los funcionarios que ocupan puestos relacionados con la reubicación y demolición (de propiedades particulares), la oficina de peticiones, y otros organismos de supervisión. Estos funcionarios están ampliamente expuestos al lado oscuro de la sociedad, lo que conduce a condiciones de mala salud mental.
El 30 de mayo de 2010, Perspectiva Semanal publicó un artículo titulado “Investigación dice que más de 100 millones de personas sufren enfermedades mentales en China, con 16 millones de casos graves”.
Este artículo fue publicado poco después de que Foxconn anunciara que los suicidas de sus fábricas en China padecían una enfermedad mental. El artículo hablaba sobre los tipos de enfermedades mentales de los chinos y las causas. Analizando los artículos del Semanal del Sur y Perspectiva Semanal, uno puede ver los hechos.
El número de personas en China diagnosticadas con algún tipo de enfermedad mental alcanza un nivel récord. Según estadísticas oficiales, en China habitan 1400 millones de personas; si más de 100 millones sufren de alguna enfermedad mental, la relación es de 1 cada 14 personas. Ningún otro país del mundo alcanzó esta cifra en los últimos 100 años.
Los miembros de todas las clases sociales pueden sufrir alguna enfermedad mental, pero el artículo de Semanal del Sur muestra que los funcionarios sufren de enfermedades mentales debido a los problemas con el entorno político.
El artículo de Perspectiva Semanal se concentra principalmente en la clase baja. El artículo dice: “Debido a los altos costos médicos, combinados con años o décadas de agotamiento, a muchas familias no les queda dinero. Incluso los que tienen una cobertura no pueden pagar el costo de entrar en un hospital y los gastos suplementarios, pero la mayoría ni siquiera tiene cobertura. Esto básicamente se traduce en una nueva tendencia en China: ser pobre es igual que obtener una enfermedad mental”.
Los dos artículos señalan un problema común: la enorme presión sobre la sociedad. La presión sobre los pobres proviene de las necesidades básicas de la vida, como un puesto de trabajo, gastos de vivienda, gastos médicos, educación, y sobrevivir a diversas formas de trato injusto.
La presión sobre los funcionarios proviene de la anormalidad dentro de un único partido político. Funcionarios se sobornan entre sí para obtener un ascenso y el éxito a nivel político se basa en las conexiones, en lugar de ser por un buen desempeño. Los valores de los funcionarios están distorsionados y no se les permite actuar con conciencia y moral ya que deben proteger los intereses de Partido Comunista Chino (PCCh) obligándose a sí mismos a adaptarse al sistema corrupto.
Por ejemplo, los funcionarios involucrados en la reubicación y demolición deben tener el corazón tan frío como el acero. Ellos no pueden sentir dolor por tirar a la gente de sus casas y tienen que ver las personas que cometen suicidio como una “obstrucción de las órdenes oficiales”.
Las situaciones en otros departamentos es la misma. La oficina de petición debe enfrentar y encubrir las corrientes interminables de solicitantes que sufre la injusticia del sistema; los departamentos de supervisión deben ignorar los actos de corrupción de funcionarios todos los días y los miembros del departamento de contabilidad tienen que cerrar los ojos ante las cuentas falsas.
En este mundo donde todo está al revés, con la mezcla constante del bien y del mal, más la pérdida de la moral, es difícil imaginar la vida de los chinos comunes.
Cuando yo estaba todavía en China, un amigo que es fiscal me dijo que estaba disgustado y cansado de su trabajo porque se referían a casos de funcionarios corruptos todos los días, decía que algunas personas que se ven bien desde el exterior son muy oscuras en el interior. Después de un tiempo, empezó a dudar de todo el mundo.
En China trabajaba en los medios de comunicación, y estaba muy furioso por no ser capaz de exponer los hechos oscuros de la sociedad. Sin embargo, la oscuridad de hace 10 años es mucho menor a la de hoy en día. Muchas personas en el continente me dicen que la sociedad de hoy es 10 veces más oscura que lo que escribí en mi libro Trampas de China.
Está garantizado que vivir en una sociedad tan oscura aumenta el número de personas con enfermedades mentales.
Cuando la mayoría de los ciudadanos en un país se encuentran bajo una enorme presión, con tantas personas con una enfermedad mental, entonces las condiciones de vida en el país deben ser muy malas.
El régimen debe mejorar el medio ambiente social para reducir la presión sobre los ciudadanos comunes. El régimen chino, sin embargo, no hace nada para reducir la presión, por el contrario, sigue al carnicero Stalin, se refiere a cualquier persona con una visión diferente como enfermo mental, y luego persigue a los políticos quienes dicen tener una enfermedad mental.
En mayo, Perspectiva Semanal, escribió acerca de esto. Informó que debido a la falta de hospitales psiquiátricos, las agencias de aplicación de la ley estarían a cargo de pacientes jóvenes con enfermedad mental. Los disidentes y los que tienen diferentes puntos de vista deben también ser tratados como si tuvieran trastornos mentales.
Estos casos no son resueltos por los médicos, sino que por organizaciones del PCCh. Las organizaciones locales del PCCh identifican los casos y los envían directamente a la aplicación de la ley. Estos métodos son muy similares a los llevados a cabo por Stalin en Rusia.
En este punto, creo que los lectores deben entender quien convirtió a China en el líder mundial en la enfermedad mental. También me queda clara la razón por la que muchos chinos emigran a otros países: para vivir una vida normal.

* He Qinglian es una prominente autora y economista china. Autora de “Trampas de China”, que se refiere a la corrupción en la reforma económica de China en la década de 1990, y “Terror en la niebla de censura: control de los medios de comunicación en China”, que se ocupa de la manipulación y la restricción de la prensa. Ella escribe regularmente sobre temas contemporáneos chinos sociales y económicos, actualmente reside en EE.UU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario