sábado, 1 de diciembre de 2012

Juicio a algunos de los 68 imputados de la ESMA

Antonio Pernías. Nacido en 1946 y apodado La Rata, Martín o Trueno. Excapitán de fragata. En agosto de 2010, durante su declaración en el segundo juicio de la ESMA, Pernías admitió la existencia de los vuelos de la muerte durante la dictadura, en los que los secuestrados eran desnudados, encapuchados, atados de pies y manos, golpeados, drogados con pentotal y arrojados al río o al mar para morir al impactar en el agua o ahogados. En el tercer juicio de la ESMA se juzgarán por primera vez los vuelos de la muerte. Pernías era oficial de Inteligencia del grupo de tareas de la ESMA. Fue responsable de la desaparición y la tortura del grupo de la Santa Cruz. También participó en los homicidios de un grupo de curas y seminaristas palotinos. La ley de obediencia debida le amparó, pero fue condenado el año pasado a prisión perpetua por crímenes de la ESMA. "En la ESMA, en particular, se aplica la tortura de los dardos, consistente en la utilización de dardos envenenados para caza mayor. Este tipo de tortura lo diseña Antonio Pernías, que pretende usarlo con los detenidos y para los secuestros. Experimenta con ellos aplicándoles distintas dosis, para determinar la adecuada que los paralice durante una hora", señalaba uno de los testimonios recogidos en el auto de procesamiento del juez Garzón.
Tuvo a su cargo la Pecera, donde los cautivos hacían trabajo esclavo, y luego fue enviado al Centro Piloto de París. Su padre, oficial superior de la Fuerza Aérea, facilitó su casa quinta de Del Viso como “casa operativa” de los represores de la ESMA. Fue quien le anticipó a una secuestrada el “traslado” de las monjas francesas y los familiares de desaparecidos.

Ernesto Frimon Weber. Tenía el mote de 220 o Boero, por las descargas eléctricas que aplicaba. También lo llamaban Armando o Rogelio. Nacido en 1931, fue comisario de la Policía Federal y torturaba en la ESMA. Fue sindicado por sobrevivientes como quien les enseñó a usar la picana eléctrica. Acusado por el secuestro de Rodolfo Walsh, “Lo bajamos en una cita en la calle”, le contó a un secuestrado. “El hijo de puta se parapetó detrás de un árbol y se defendía con una 22. Lo cagamos a tiros y no se caía”, contó. Durante sus declaraciones indagatorias negó los hechos, dijo que se limitaba a pedir zonas liberadas a la Policía Federal, fue condenado a cadena perpetua en el segundo juicio por los crímenes cometidos en este centro. Cumple su condena bajo arresto domiciliario. También está imputado por secuestros, robos de coches y saqueos de viviendas de detenidos durante el régimen.

Adolfo Migul Donda. Alias Gerónimo, Palito o Chiche. Excapitán de fragata, perteneció al sector de inteligencia del Grupo de Tareas de la ESMA. Fue jefe del sector operaciones del Grupo de Tareas 3.3 entre noviembre de 1978 y 1980. Luego fue segundo jefe de inteligencia.Ya fue condenado a reclusión perpetua por delitos en este centro clandestino de detención. Curiosamente, el hermano de este marino fue desaparecido junto con su esposa, que parió en la ESMA a una de las bebas robadas. Aquella niña recuperó la identidad a los 26 años y en la actualidad es la reconocida diputada Victoria Donda, del Frente Amplio Progresista. Adolfo Donda también fue investigado por Garzón. Lamentó que sólo lleguen a juicio el puñado de represores identificados por sobrevivientes.

Enrique de Saint Georges. Expiloto de la Prefectura Naval (policía de ríos y mares), está acusado de conducir los vuelos de la muerte. Hasta 1977, informes internos de la Prefectura destacaban “su amor a la institución, que representa orgulloso”. Sin embargo, al año siguiente, pidió su pase a la entonces estatal Aerolíneas Argentinas y sus superiores observaron “ciertas reservas para brindarse por entero a la institución”. Nacido en 1947, Saint Georges trabajó en Aerolíneas hasta el año pasado, cuando un fiscal pidió su detención porque descubrió los archivos que indican que él pilotaba el avión que arrojó al agua a dos del grupo de la Santa Cruz, Azucena Villaflor, madre de Plaza de Mayo, y la monja francesa Léonie Duquet, así como a cinco militantes de Vanguardia Comunista.
 
Alberto Eduardo González. Alias Gato o Luis, también usó el sosia Oscar Paz Alara. Capitán de corbeta retirado de la Armada. Entre 1976 y 1979 integró el sector de inteligencia del Grupo de Tareas 3.3. Varios sobrevivientes lo identificaron en secuestros y sesiones de tortura. En 1978 cumplió funciones en el Ministerio de Relaciones Exteriores, donde fueron obligados a trabajar varios secuestrados. En 1980 fue asignado por la Armada a la embajada argentina en Londres. En el segundo juicio de la ESMA fue condenado a prisión perpetua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario