viernes, 9 de noviembre de 2012

Por qué ganó Obama y las redes sociales 2.0

Muchas son las expectativas respecto a qué podrá ejecutar el llamado presidente del cambio sin las presiones de una nueva reelección, con una mayoría en el Senado, una Cámara de Representantes con superioridad republicana y un país polarizado bajo los efectos de la crisis del sistema-mundo.

Definitivamente la estrategia de Obama fue pragmática e inteligente. Sin pretender ganarlo todo, se concentró en los Estados claves para llevarse la victoria. La forma en que ubicó su campaña respecto a Estados pendulares, le permitió abrogarse tempranamente la preponderancia del voto electoral. Por ello, independientemente de los fraudes y de la reñida competencia del voto popular, la reelección estaba asegurada.

No obstante, Obama fue mucho más allá de los requeridos 270 votos. Faltando por conocer el cierre de la Florida (29 votos electorales), los resultados provisionales de las elecciones de Estados Unidos arrojan para Obama 303 votos electorales, mientras que Romney solo alcanzó 206. Ello confirma que no es necesario ganar la Florida para resultar electo presidente y que se pude ganar este Estado sin el voto de los cubano-americanos que se inclinan por el partido republicano.

La victoria de Obama en los llamados Estados pendulares como Ohio, Virginia y en un segundo plano Wisconsin, Pensilvania, Nueva Hampshire, Iowa y Nuevo México, además de los más definidos, fueron suficientes para que no hubiera lugar a dudas de quien sería nuevamente el presidente del Imperio. La reelección de Obama, compleja pero esperada, cumplió las expectativas de los pronósticos de Nate Silver, el llamado guru electoral del New Yorrk Times , y los mitos sobre la victoria en Ohio.

Respecto a las elecciones del Senado, de un total de 100 senadores, los demócratas lograron 55 escaños y los republicanos 45. La Cámara de Representantes quedó organizada con mayoría republicana, con 234 asientos republicanos y 193 demócratas, de un total de 435.

Sin embargo estas elecciones dejan muchas dudas sobre la factibilidad y transparencia del voto electoral respecto al popular. Ciertamente sólo en contadas ocasiones en la historia de ese país han dejado de coincidir ambos votos. Y para no achacar a los demócratas la jugada perfecta del voto electoral, en el año 2000 fue W. Bush quien se hizo de la presidencia, bajo el auspicio de este voto.

La gran problemática de este voto es que parte del censo realizado cada 10 años. Sin embargo, para el caso de estas elecciones, se contó con el censo de 2010, de modo que no existía una gran diferencia de la realidad. El otro dilema es que el ganador en un Estado se apodera de todos los votos, haciendo que en estados claves por su población, el ganador pueda obtener una gran ventaja sin tener una mayoría territorial.

Por otra parte, los demócratas, favorables en estados urbanos más liberales y cosmopolitas, no necesitan ganar tantos estados sino que concentrándose en los claves obligan al contrario, en este caso Romney, a ganar en el resto.

Quizás sean estas algunas de las claves que le dieron a Obama una victoria electoral holgada aunque el voto popular haya mostrado una gran competencia. Por suerte, esta vez pudo coincidir, aunque en estrecho margen, que el resultado del voto electoral y el popular dejaran como vencedor a Barack Obama, quien logró un total 60,367,913 votos para un 50.4%, mientras que Romney alcanzó 57,573,527, para un 48.1%.

El voto popular denotó la alta polarización del país, que ha conllevado a una crisis de paradigmas, donde un presidente puede ser reelecto a pesar de mostrar cifras deficientes en la economía y no lograr las expectativas que le permitieron la victoria en 2008. Con ello se denota la erosión interna del líder del sistema-mundo, con una sociedad altamente polarizada y una perdida de credibilidad del ansiado american dream tanto en el plano internacional como nacional.

Ciertamente, el partido republicano ha girado tanto a la derecha que se ha apartado de las bases históricas que le concedieron el impulso en la época de Theodore Roosevelt y el afamado progresismo. El predominio del conservadurismo, con una Convención que mostró fragmentación, más el debate vicepresidencial y los dos últimos debates presidenciales, le permitieron a Obama sacar ventaja de un electorado atemorizado ante la reacción de un partido conquistado por la extrema derecha multimillonaria de ese país. Evidentemente el voto de los blancos y los conservadores del Tea Party no fue suficiente para lograr la victoria republicana. No obstante, vale señalar la positiva participación ciudadana, respecto a los años anteriores.

Para sorpresa de una administración que tanto descontento provocó en estos sectores, el contexto electoral matizado por la derechización republicana, le posibilitó atraer nuevamente el voto de los latinos. Mediante una campaña inteligente, apoyada en la economía del conocimiento y un discurso basado en expectativas sobre el seguro social, las reformas en la educación y en la salud, logró conformar una matriz de opinión favorable. En ese sentido, las leyes ejecutivas sobre los dreamers y la reducción de los costos de la educación recrearon un ambiente de mayores oportunidades.

Ello le posibilitó ganarse el voto de los hispanos. “Según las encuestas realizadas a pie de urna, la comunidad latina le entregó su confianza con una abrumadora mayoría que rondó el 70% de los votos frente a su rival, el republicano Mitt Romney.”

Con estas elecciones Obama se convierte en el segundo líder demócrata en reelegirse luego de la segunda guerra mundial, sólo precedida por Bill Clinton. Nuevamente el líder demócrata fue favorecido por el voto de los latinos (70-30), los afroamericanos (9 de cada 10 por Obama), las mujeres (55-43) y los jóvenes.
Las redes sociales

Una batalla peculiar, fue desarrollada desde las redes sociales en Internet (RSI), para captar la atención de la juventud. La importancia concedida a estas plataformas digitales y la alta participación que se logró en estas elecciones, denota un cambio en la percepción de los medios y la factibilidad de las TICs para el activismo político. Por estas razones, una vez lograda la victoria, Obama afirmó desde su cuenta en Twitter a sus 22 millones de seguidores: "Esto sucedió gracias a ustedes. Gracias"

La cobertura ofrecida por las redes sociales fue impresionante. En Twitter Obama contó con alrededor de 22 millones de seguidores mientras que Romney le era difícil superar los 2 millones. Twitter creó la página especial #Election2012 para seguir en directo toda lo que acontecía de la votación. En Facebook “(…) según los análisis de la empresa de SocialBakers, Romney tiene con 11.9 millones de fans, mientras que Obama puede presumir de más de 31 millones de fans.”
Otra valoración

1. El proceso que empezó en 2004
El año 2004, no solo fue el año que Obama salto al estrellato como "keynote speaker" (orador especial) de la Convención Demócrata, también fue el año donde se empezó a germinar la base liberal y progresista sobre la cual se sustento el grueso de la campaña de Obama y nace en la campaña del precandidato Howard Dean, este ex gobernador de Vermont que posiciono una propuesta progresista (al igual que Obama), que también uso los medios digitales si en la época de Dean fue meetup.com en la de Obama fueron Facebook, MySpace y Twitter, y que recaudo millones de dólares basado en las donaciones pequeñas a través de Internet, lo que luego fue igualmente emulado por Obama. El pequeño batallón liberal de Dean, que se la jugo por su campaña y logro posicionar a el gobernador de el pequeño y izquierdista Vermont (es el único Estado en EE.UU. que ostenta un Senador del Partido Socialista) como el mejor competido interno del poderoso e histórico John Kerry (experimentado y multimillonario Senador por Massachussets), ese grupo que fue creciendo y que se asocio luego a la campaña de John Kerry, fue el que cuatro años después recluto la gente, realizo llamadas telefónicas e hizo ciberactivismo a favor de Obama. Además la campaña de 2004 primero de Dean, luego traspasada a Kerry, fue la que logro sumar a la base demócrata típica de sindicatos y activistas Pro-paz a los miembros de las 326 (nombre por un numero de organización sin lucro), que son organizaciones de activismo político que movilizan votantes como lo son MoveOn.org, Democracy in Action, entre otras.

2. El desmovilizado ejercito conservador
A pesar de la contundente victoria de McCain en las primarias republicanas, no dejo feliz al poderoso ejercito conservador (activistas contra los impuestos, fundamentalistas religiosos, la Asociación del Rifle, los neoconservadores unilateralistas) que ganoso y vigoroso apoyo a Bush. Si bien voto por McCain en la elección general, no hizo activismo, no se movilizo y traslado a otros estados a hacer campaña, como en las elecciones de Bush. Si bien McCain y su equipo trataron de arreglarlo poniendo a Sarah Palin (Miembro de la NRA y destacada conservadora social) su nombre no era lo suficientemente conocido para convencer a la Nación Conservadora a movilizarse en Estados como Virginia, Illinois, Pennsylvania u Ohio. Bush logro movilizar incluso a los típicamente neutrales Amish a votar por el, porque un Presidente que Rezaba en los viajes y se considera un Cristiano Renacido del culto metodista, tenia el merito de hacerlos salir de su estado de observancia (de Gran Cantidad en Estados como Ohio, Pennsylvania e Indiana, todos estados esta vez ganados por Obama). Muchos conservadores en Colorado no hicieron el esfuerzo suficiente por McCain en las zonas rurales de este, esfuerzo que si hicieron los Liberales en las cosmopolitas Boulder y Denver.

3. El regreso de Joe Six Pack al Partido Demócrata
En los 80, en las elecciones de Reagan vs. Mondale y Dukakis, se decía que Joe Sixpack (típico hombre blanco obrero que toma cervezas de los estados medios y zonas urbanas) había dejado el Partido Demócrata. Si bien no ha vuelvo del todo, si uno denota los resultados en Ohio, Obama gano en los hombres blancos en las grandes zonas urbanas de Columbus, Cleveland, Toledo y Cincinnati, lugares comunes de los Joe Sixpack (nombre creado por lo común del nombre Joe y Sixpack por un pack de 6 cervezas). Pero esta votación, en si marca el regreso de Joe Sixpack al Partido Demócrata porque si bien en muchos Joe´s votaron por McCain igual, Obama no representa el paradigma de los que les agrada, obviamente era mas fácil votar por un sureño como Carter, Clinton o Gore que por un Negro Hawaiano que ese año era el mas progresista del congreso por National Journal. Por lo que paulatinamente y a futuro Joe, volvera a ser democrata con cada vez mas fuerza. Y simpatizara con Obama, cuando vea como se reactiva la industria por lo menos entusiasta de Obama que Bush por el Comercio Internacional y de esa forma recupera su empleo o si ya lo tiene aumenta sus remuneraciones.

4. El Metodista Fundamentalista que rescato a los Demócratas
La responsabilidad de George W. Bush por la derrota de su partido, es obvia y no solo porque su gobierno provoco el rechazo de muchos de los que antiguamente lo apoyaron. Sino que provoco un movimiento del progresismo, dado por ver como una administración ultra-conservadora, unilateralista, vaquera dominaba el país. El conservadurismo de Bush equivalió al progresismo de un Kennedy que da pie a un Goldwater y su extremo derechismo que es derrotado y que 20 años después da luz a un Reagan, lo mismo es como Bush permitió que emergería un Dean y luego esto diera pie a un Obama. Los ejes demócratas como los profesores universitarios, los actores de Hollywood, los sindicalistas y últimamente los jóvenes, se reactivaron luego de haber desaparecido en épocas que Bush presidía y dominaba ambas cámaras con facilidad. A la larga el extremo derechismo de Bush dio pie a que la izquierda triunfara en los Estados Unidos. La Great Society de Kennedy/Johnson dio pie a un Reagan furioso por el Estado de Bienestar, el fundamentalismo conservador de Bush dio pie a un Obama progresista "a la europea". El mensaje de cambio no podría haber sido posible, sin poder hacer una comparación con el fracaso neoconservador de Bush, sin un país perdiendo guerras, sumido en una crisis y con una caza de brujas conservadora, no habría sido posible movilizar a tantos jóvenes.

5. La historia de un Partido en un Hombre
Entender como un Partido se apoyo detrás de un hombre después de una reñida primaria, es simple cuando este hombre es Barack Obama. Que en el fondo representa la personificación de la historia del progresismo americano, tiene la estatura intelectual de Woodrow Wilson, el progresismo y la fina oratoria de Franklin D. Roosevelt, la juventud y el carisma de Kennedy, el color y lo mesiánico de Martin Luther King y lo disruptivo de George Mc Govern. Por eso no fue difícil ver a Ted Kennedy, Jesse Jackson, el mismo Sixpack y todos los emblemas demócratas detrás de el, así como también a la larga los Clintons.

6. La Crisis
A pesar de lo que dicen que las crisis favorecen a los Cambios, no es tan así, las crisis favorecen por regla general a los partidos y candidatos más progresistas. La desconfianza con el sistema empresarial, y la especulación suele favorecer a los gobiernos menos cercanos a la empresa y que mas refuerzan la idea de un Estado que de cierta forma proteja a los consumidores y regule la Economía. Como en los 30 eso lo represento FDR y el New Deal, eso ahora lo representa Obama, que promete un Plan de Rescate serio y con regulación, no como la tirada de salvavidas incondicional de Bush a las empresas.  La crisis sin duda favoreció a Obama, porque saben que será el mas duro con los provocadores de esta crisis (en un país donde los empresarios son altamente respetados por la opinión publica) que son la especulación financiera y un capitalismo mal entendido (de Casino le han llamado algunos).

7. El Factor Racial e Histórico
Que Obama fuera negro, no afectó directamente en un aumento de los negros que votaron demócrata (son históricamente uno de los grupos mas fieles). Pero que Obama se convirtiera en el primer presidente negro, hizo que muchos votarán por el sentido histórico de que esto pasará. De la misma forma la comunidad negra y por derechos civiles, se movilizo con un inusitado optimismo. Además que contribuyo que Obama, fuera conocido en el mundo y que la gente no lo viera como un Dukakis más o un McGovern más. Esta elección fue tan significativa, porque de cierta forma cierra un ciclo de la historia americana, que paso por Lincoln y la guerra civil, el acta de derechos civiles con Lyndon B. Johnson y de cierta forma termina con la elección de Obama (también podríamos agregar la muerte de Strom Thurmond)

Fuentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario