martes, 13 de noviembre de 2012

Misiles desde Gaza y Siria contra Israel

Frontera sirio-israelí.- Mientras cae un segundo obús sirio en el norte de Israel, el ejército israelí prepara una respuesta a los misiles disparados desde Gaza.
Los ministros y oficiales israelíes analizan este lunes con detalle dos puntos rojos en el mapa: el sur (Franja de Gaza) y el norte (Siria). Dos convulsos escenarios que amenazan convertirse en un gran polvorín con consecuencias imprevisibles.
Tras realizar ayer un disparo de advertencia en respuesta a un proyectil sirio de 120 mm contra la base Tel Hazeka en el Golán, el Gobierno israelí esperaba que el régimen de Bashar Asad hubiera "entendido el mensaje".
Pero el mensaje no ha sido captado o la inercia de los combates lo impide ya que este lunes al mediodía otro obús sirio ha impactado en territorio israelí sin provocar víctimas o daños materiales. Siguiendo las nuevas órdenes, la artillería israelí ha disparado contra los focos de disparo sirio al otro lado de la linea divisoria.
Israel ha reforzado la frontera con Siria y sus soldados tienen órdenes de disparar ante cualquier obús o misil que caiga en su territorio procedente de la vecina Siria.
Según ha podido saber ELMUNDO.es, el ejército ha desplegado en esa zona fuerzas especiales que responderían si se repiten hechos como el disparo contra un jeep militar israelí hace una semanaproyectiles de mortero contra la localidad de Alonei Bashan el pasado jueves. o los
El temor en Israel es que Asad intente arrastrarle al sangriento caos en Siria o ataques de yihadistas en las filas de los rebeldes al régimen de Damasco que se encuentran cerca de la frontera.
Las órdenes del jefe del ejército, Benny Gantz, son claras: cada disparo procedente de Siria debe ser respondido con un disparo contra las tropas de Asad.
Pero Israel tiene un desafío más inmediato. Esta mañana, Gantz se ha reunido con sus principales oficiales para estudiar una respuesta masiva a los 120 misiles y cohetes contra el sur de su país disparados por el grupo islamista Hamas y otras facciones armadas de Gaza desde el sábado.
La actual escalada -iniciada el sábado por la tarde con el misil palestino contra un jeep que patrullaba en la frontera con Gaza (cuatro soldados heridos)- ha paralizado el sur de Israel mientras que el ataque israelí en Gaza ha provocado la muerte de cuatro civiles y dos milicianos.
Con los habitantes de las poblaciones del sur, y parte de la prensa exigiendo una ofensiva, el primer ministro, Benjamin Netanyahu, se reunió hoy con 60 embajadores en la ciudad sureña de Ashkelon para "preparar el terreno". "Más de un millón de personas, incluidos muchos niños pequeños, son objeto de ataques diarios desde zonas que fueron evacuadas por Israel. Los terroristas disparan a civiles mientras se esconden entre civiles. Es un doble crimen de guerra. Así que actuaremos para frenarles", les dijo.
El mensaje de Netanyahu viene acompañado y 'reforzado' por los 15 cohetes y misiles disparados esta mañana, incluyendo el Grad que impactó el patio de una casa en la ciudad de Netivot.
La ofensiva que Israel prepara va más allá del ataque aéreo que ha realizado esta madrugada contra un túnel de contrabando y un almacén de armas en Gaza sin provocar víctimas. Por ejemplo, matar a cabecillas y líderes de Hamas.
"Nos retiramos de Gaza en el año 2005 y siguen atacando a nuestros ciudadanos. He dicho al Gobierno que ningún terrorista debe quedar inmune, ni siquiera Ismail Haniyah", advierte el ministro de Seguridad Interna, Yitzhak Aharonovich, en alusión al dirigente y primer ministro de Hamas.
A diferencia de otras milicias, Hamas ha cesado hoy el fuego y espera que la mediación egipcia consiga otra minitregua hasta el próximo choque. "La resistencia no se rendirá. Hay intentos de nuestros hermanos egipcios de un alto el fuego pero si siguen las agresiones sionistas, les haremos pagar un precio muy alto", dicen desde la Yihad Islámica, el grupo más poderoso tras Hamas que gobierna en Gaza.
Según se desprende de declaraciones de sus líderes en medios palestinos, Hamas se siente fuerte con la reciente visita del emir de Catar y el apoyo del presidente islamista egipcio, Mohamed Mursi. Por eso, Hamas no cree que Israel lance una masiva ofensiva terrestre como la de hace cuatro años que ponga en peligro su régimen en Gaza. Un escenario que rompería la tensa cuerda entre Egipto e Israel. Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario