viernes, 9 de noviembre de 2012

Los judíos sefaradíes durante la Segunda Guerra Mundial


El Holocausto nazi que devastó al pueblo judío europeo y prácticamente aniquiló su cultura milenaria también destruyó los grandes focos de población europea de judíos sefardíes (o judíos españoles) y llevó a sus tradiciones y dialectos únicos casi a su extinción. Las comunidades judías sefardíes de Francia y los Países Bajos en el noroeste hasta Yugoslavia y Grecia en el sureste casi desaparecieron.
En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, la comunidad sefardí europea se concentraba en los países balcánicos de Grecia, Yugoslavia y Bulgaria. Sus principales centros eran Salónica, Sarajevo, Belgrado y Sofía. La experiencia de las comunidades judías balcánicas durante la guerra varió enormemente y dependió del tipo de régimen en que cayeron.
Las comunidades judías de Serbia y del norte de Grecia, entre ellos los 50.000 judíos de Salónica, cayeron bajo la ocupación alemana directa en abril de 1941 y soportaron todo el peso y la intensidad de las medidas represivas nazis desde la confiscación, la humillación y el trabajo forzado hasta la toma de rehenes, y finalmente la deportación a Auschwitz-Birkenau y el exterminio entre marzo y agosto de 1943.
La población judía del sur de Grecia cayó bajo la jurisdicción de los italianos que se abstuvieron de promulgar leyes contra los judíos y resistieron siempre que pudieron los esfuerzos alemanes por trasladarlos a Polonia, hasta que la rendición de Italia el 8 de septiembre de 1943 llevó a los judíos bajo el control alemán.
Los judíos sefardíes en Bosnia y Croacia fueron gobernados por un estado satélite católico fascista creado por los alemanes desde abril de 1941, que los sometió a acciones similares a los pogromos antes de arrearlos como ganado a campos locales donde fueron asesinados junto a serbios y romaníes (gitanos).
Los judíos de Macedonia y Tracia estaban controlados por fuerzas de ocupación búlgaras que después de dejarlos sin patria, los rodearon y entregaron a los alemanes para su deportación.
Por último, los judíos de Bulgaria propiamente dicha estaban bajo el dominio de un aliado nazi que los sometió a destructivas leyes antisemitas, pero que en última instancia sucumbió a la presión de los parlamentarios, clérigos e intelectuales de no deportarlos. Así se salvaron más de 50.000 judíos búlgaros. 

Los judíos de Salónica

La historia de los judíos de Salónica es la de la comunidad judía, principalmente sefardí, que habitó la ciudad griega de Salónica, también llamada Tesalónica, desde su llegada a la misma, a finales del siglo XV, hasta su aniquilación casi completa durante la Segunda Guerra Mundial. La comunidad judía fue durante varios siglos mayoritaria en la ciudad, lo que convierte a Salónica en el único caso conocido de ciudad de la Diáspora con predominio judío. Los judíos están indisolublemente unidos a la historia de Salónica, y la influencia de la comunidad hebrea de esta ciudad, tanto en el orden cultural como en el económico, se dejó sentir en todo el mundo sefardí. Llegaron a la ciudad, procedentes de España, en 1492 por causa del decreto de expulsión de los judíos. Durante el siglo XVI y bajo dominio otomano, la población judía de Salónica vivió una edad de oro, seguida de un relativo declive hasta mediados del XIX, época en la cual emprendió una importante modernización, tanto económica como cultural. La historia de los judíos de Salónica tomó un rumbo trágico en el siglo XX, tras la aplicación de la solución final por el régimen nazi, que se tradujo en la eliminación física de la inmensa mayoría de los miembros de la comunidad.

Fuentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario