viernes, 9 de noviembre de 2012

Huída de los judíos de la Alemania nazi

Postal del barco SS St. Louis. Mayo de 1939
Incluso antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, muchos judíos intentaban escapar a países que no estuvieran bajo el control nazi. Entre 1933 y 1939, más de 90.000 judíos alemanes y austriacos huyeron a países vecinos (Francia, Bélgica, los Países Bajos, Dinamarca, Checoslovaquia y Suiza). Después de que comenzó la guerra el 1 de septiembre de 1939, el escape se tornó mucho más difícil. La Alemania nazi permitió técnicamente la emigración del Reich hasta noviembre de 1941. Sin embargo, había pocos países dispuestos a aceptar refugiados judíos y en tiempos de guerra obstaculizaban el ingreso a aquellos que intentaban escapar. Entre 1941 y 1942, con el comienzo del fusilamiento sistemático de judíos en la Unión Soviética y la deportación de los judíos europeos a campos de exterminio, el escape se tornó literalmente una cuestión de vida o muerte.
La mayoría de los no judíos ni ayudaban ni impedían la “Solución Final” y relativamente pocas personas ayudaban a los judíos a escapar. Entre aquellos que ayudaron a los judíos se encontraban diversas organizaciones judías locales e internacionales, como el Comité para la Distribución Conjunta, la Agencia Judía para Palestina y el Congreso Judío Mundial. Además, personas no judías compasivas, motivadas por la oposición al nazismo, por principios morales y religiosos, o por compasión humana, brindaron ayuda a los judíos en algunos momentos de tremendo riesgo personal.

ESCAPE A LA POLONIA OCUPADA POR LOS SOVIÉTICOS Y EL INTERIOR DE LA UNIÓN SOVIÉTICA

Entre 1939 y 1941, casi 300.000 judíos polacos, casi el 10 por ciento de la población judía polaca, huyeron de zonas de Polonia ocupadas por los alemanes y cruzaron a la zona soviética. Si bien las autoridades soviéticas deportaron decenas de miles de judíos a Siberia, Asia central y otras áreas remotas del interior de la Unión Soviética, la mayoría de ellos logró sobrevivir. Después del ataque alemán a la Unión Soviética en junio de 1941, más de un millón de judíos soviéticos huyó hacia el este a las regiones asiáticas del país, escapando de una muerte segura. A pesar de las duras condiciones del interior de la Unión Soviética, aquellos que escaparon allí constituyeron el grupo más grande de judíos europeos que logró sobrevivir el ataque nazi.

ESCAPE A PAÍSES NEUTRALES

Cerca de 30.000 judíos fueron admitidos en Suiza, aunque se calcula que 20.000 fueron rechazados en la frontera suiza. España permitió el ingreso de casi 30.000 refugiados judíos, principalmente desde 1939 a 1941. A estos refugiados, mayoritariamente provenientes de Francia, se les permitió cruzar España en su camino hacia Portugal. La presión alemana redujo la cantidad de judíos a los que se les permitió el ingreso a España a menos de 7.500 durante los años de 1942 a 1944, aunque los cónsules españoles repartieron entre 4.000 y 5.000 documentos de identidad (cruciales para escapar) a los judíos en diversas partes de Europa. Portugal (un país neutral que tenía buenas relaciones con los Aliados) permitió que varios miles de judíos llegaran al puerto de Lisboa. Una vez en Lisboa, varias organizaciones judías estadounidenses y francesas ayudaron a los refugiados a llegar a los Estados Unidos y Sudamérica.
La Suiza neutral proporcionó asilo a algunos judíos noruegos en 1940 y prácticamente a la totalidad de la comunidad judía danesa en octubre de 1943. El movimiento de la resistencia danesa organizó el escape de 7.000 judíos daneses y 700 de sus parientes no judíos a través del canal Sund a Malmo, Suecia.

ESCAPE A TRAVÉS DE LOS BALCANES A PALESTINA

Desde 1937 hasta 1944, el movimiento sionista organizó el escape de 18.000 judíos de Europa central y oriental a Palestina. En un principio, se utilizaron los puertos griegos para embarcarse en el viaje a los puertos palestinos. Más adelante, los refugiados judíos lo hicieron a través de los puertos del Mar Negro en Bulgaria y Rumania. Muchas de las embarcaciones necesitaban recargar combustible en los puertos turcos. A pesar de los esfuerzos de Turquía por impedir que estos barcos atracaran, más de 16.000 judíos pasaron por Turquía en camino a Palestina. En un trágico incidente, el “Struma”, un barco que transportaba refugiados con destino a Palestina, fue hundido fuera de la costa de Turquía. Aunque no se conoce con exactitud la causa del hundimiento, se supone que un submarino soviético atacó el “Struma” con torpedos por error.

ESCAPE A ZONAS OCUPADAS POR LOS ITALIANOS

Las fuerzas italianas protegían a los judíos en las zonas de ocupación italianas en Yugoslavia, Francia y Grecia. Desde mediados de 1942 hasta septiembre de 1943, Italia ayudó a los judíos en varias de las zonas que ocupaba. Éstas incluían Dalmacia y Croacia, donde 5.000 judíos encontraron refugio; el sur de Francia, donde huyeron al menos 25.000 judíos; y Grecia, donde 13.000 refugiados judíos encontraron asilo provisional. A pesar de las incesantes demandas y protestas de los alemanes, fascistas croatas y la policía de Vichy, las autoridades italianas se rehusaron a entregar a estos judíos. Los italianos también ampliaron su protección de los judíos en Túnez. 

LA TRAVESÍA DEL ST. LOUIS 

La travesía del St. Louis, un buque de pasajeros alemán, pone de relieve dramáticamente las dificultades que enfrentaron muchas de las personas que intentaban escapar del terror nazi. En mayo de 1939, 937 pasajeros, la mayoría refugiados judíos, partieron de Hamburgo (Alemania) hacia Cuba. La mayoría tenía planificado emigrar a Estados Unidos y se encontraban en lista de espera para su admisión. Todos los pasajeros poseían certificados de desembarco que les permitían ingresar a Cuba, pero cuando el St. Louis llegó al puerto de La Habana, el presidente de Cuba se negó a respetar los documentos.
Después de que el barco abandonó el puerto de La Habana, navegó tan cerca de la costa de Florida que los pasajeros podían ver las luces de Miami. El capitán solicitó ayuda, pero fue en vano. Los barcos de la guardia costera de EE.UU. patrullaban las aguas para asegurarse de que nadie saltara en busca de libertad, y no permitieron que el barco atracara en EE.UU. El St. Louis regresó a Europa. Bélgica, los Países Bajos, Inglaterra y Francia aceptaron los pasajeros, pero en pocos meses los alemanes invadieron a Europa occidental. Cientos de pasajeros que habían desembarcado en Bélgica, los Países Bajos y Francia terminaron siendo víctimas de la "Solución final" de los nazis.

Fechas claves

SÁBADO, 13 DE MAYO DE 1939
937 REFUGIADOS JUDÍOS HUYEN DE LA ALEMANIA NAZI Y NAVEGAN RUMBO A LA HABANA, CUBA
Un buque de pasajeros alemán, el St. Louis, parte del puerto de Hamburgo con aproximadamente 900 pasajeros, principalmente refugiados judíos que tenían permiso para desembarcar en Cuba. El 15 de mayo de 1939, el St. Louis se detiene en Cherbourg, Francia, para recoger más pasajeros. La cantidad total de pasajeros llega a 937. El barco navega rumbo a La Habana, Cuba. Sin embargo, lo que el capitán y los pasajeros no saben es que el gobierno cubano ha invalidado todos los permisos de desembarque. 

27 DE MAYO DE 1939
EL PRESIDENTE CUBANO LES NIEGA LA ENTRADA A LOS REFUGIADOS
El St. Louis llega al puerto de La Habana, pero a los pasajeros no se les permite abandonar el barco. El presidente cubano, Federico Laredo Brú, se niega a aceptar sus permisos de desembarque. Menos de 30 pasajeros cumplen con los nuevos requisitos para la visa y se les permite ingresar a Cuba. El barco queda anclado en el puerto de La Habana durante seis días con la esperanza de que finalmente se les permita desembarcar a los refugiados. Los refugiados judíos que ya están en Cuba toman embarcaciones para ir al puerto y alcanzar a ver a sus familiares que están en el barco. El 2 de junio de 1939, el presidente Brú insiste en que el St. Louis abandone el puerto de La Habana. El barco navega hacia el norte, cerca de la costa de Florida. Los refugiados esperan que Estados Unidos les permita desembarcar. 

6 DE JUNIO DE 1939
LOS REFUGIADOS JUDÍOS ABANDONAN LAS ESPERANZAS DE ENCONTRAR ASILO Y NAVEGAN RUMBO A EUROPA
Al no poder atracar en Cuba ni en Estados Unidos, el St. Louis se ve obligado a volver a Europa. Otros países aceptan a los refugiados: Bélgica acepta 214; los Países Bajos, 181; Gran Bretaña, 287; y Francia, 224. El 17 de junio de 1939, el St. Louis atraca en Amberes (Bélgica) y los pasajeros son llevados a los países que les ofrecieron asilo. Cientos de pasajeros que habían desembarcado en Bélgica, los Países Bajos y Francia terminan siendo víctimas de la "Solución final" de los nazis. Fuente: www.ushmm.org

3 comentarios:

  1. como Cubano siento verguenzaque grupo de politicos cubonos hayan sido capaces de tata desverguenza e inmoralidad y pienso:.quizas estos 57años detanto sufrimiento y dolor Es el resultado o karma de esa conducta de ese grupo de cobardes (llamados cubanos) Les pido disculpas en nombre Cuba y todos los cubanos de buena voluntad. Jesus

    ResponderEliminar
  2. como Cubano siento verguenzaque grupo de politicos cubonos hayan sido capaces de tata desverguenza e inmoralidad y pienso:.quizas estos 57años detanto sufrimiento y dolor Es el resultado o karma de esa conducta de ese grupo de cobardes (llamados cubanos) Les pido disculpas en nombre Cuba y todos los cubanos de buena voluntad. Jesus

    ResponderEliminar
  3. Yo pienso tamnien que lo que tiene Cuba, es un castigo de Dios, por haberle cerrado las puertas a todos los Judios que venian huyendo,y no se les presto nunguna ayuda, Yo tambien les pido disculpaa a todos, por todo el daño que se les hizo, y que Dios nos perdone algun dia a nosotros.

    ResponderEliminar