sábado, 24 de noviembre de 2012

Consecuencias de la Segunda Guerra Mundial

Hacia finales de la década de 1930 Alemania, guiada por su Führer Adolfo Hitler, había concretado con éxito su teoría del “espacio vital”, objetivo final de la política expansionista del Tercer Reich. La conquista de los países vecinos se encontraba en pleno desarrollo para el inicio de 1940, y Polonia, Austria y Checoslovaquia, ya habían caído frente al inmenso poderío armamentista del ejército germano. Francia, Dinamarca, Noruega, Bélgica y Holanda también sucumbieron a los ataques alemanes. Luego de la toma de París, Italia, al mando de Benito Mussolini, entró a la guerra aliándose con los nazis. África y los Balcanes, son invadidas por tropas italianas y alemanas; sin embargo, allí los ingleses opusieron una fuerte resistencia.
El militarismo expansionista japonés, unido a las potencias fascistas, extendió sus conquistas en Asia. El ataque japonés a la base de Pearl Harbour en 1941 decide el ingreso a la guerra de los Estados Unidos, que hasta el momento se habían mantenido neutrales.
La política racista del estado alemán puso en práctica la llamada “solución al problema  judío”.  El brutal  genocidio  llevado  a cabo  fue conocido  por el mundo tan solo cuando los aliados toman posesión de los “campos de concentración”  de Auschwitz, el más conocido,  Buchenwald y Dacha entre otros. Eran verdaderos campos de exterminio donde una raza que se consideraba superior pretendía terminar con las razas que catalogaba como inferiores, entre ellas la judía.
Al terminar la guerra, en los históricos juicios de Nuremberg se reaccionó en contra de los crímenes de  los  nazis  hacia  los  judíos. 
El potencial bélico de los Estados Unidos, sumado a la derrota de los alemanes en Stalingrado, marcó el inicio del retroceso de las potencias del eje. El desembarco de Normandía o el “día D”, permitió la liberación de París. El uso de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, provocó que Japón firmara su capitulación incondicional.
Los insospechables niveles de destrucción que había alcanzado la guerra, hicieron pensar a las potencias vencedoras en la necesidad de planear un nuevo orden internacional, determinando el desarme total de las potencias del eje, la redefinición de las fronteras políticas europeas y la delimitación de los campos de influencia de cada potencia vencedora.
No hay duda de que la consecuencia más aterradora de la Segunda Guerra Mundial se refiere a las víctimas. El número de muertos, de acuerdo a las cifras más aceptadas, llegó a 50 millones de personas, muchos de ellos civiles. A esta enorme cantidad de fallecidos hay que agregar todo el daño sufrido por los prisioneros, la horrenda experiencia de los campos de concentración y el hambre y el sacrificio que significaron para la población civil los duros años del conflicto.
A lo anterior se suma la destrucción, casi completa, de ciudades, vías férreas, carreteras, puentes y plantas industriales, así como la de los campos dedicados a la agricultura. Se generaron enormes gastos económicos cuyas consecuencias se proyectaron más allá del final de la guerra.
Alemania tuvo que aceptar la rendición incondicional y los aliados dividieron su territorio en cuatro zonas de ocupación (norteamericana, inglesa, francesa y soviética). La ciudad de Berlín, situada en la zona soviética, también fue dividida en cuatro zonas de ocupación y sufrió el desmantelamiento de su aparato industrial.
La guerra significó, además, cambios territoriales: Austria y Checoslovaquia recuperaron su autonomía; la frontera polaca siguió la línea del Order-Neisse, de manera que Alemania perdió la Prusia Oriental y los territorios ubicados al este de esta línea. Los aliados de Alemania, Bulgaria, Finlandia, Hungría y Rumania, firmaron tratados de paz con los aliados, imponiéndose las condiciones dictadas por los soviéticos, que ocupaban esos países.
Italia perdió su imperio colonial; Trieste fue entregada a una comisión internacional, Venecia pasó a manos de Yugoslavia. Japón perdió sus conquistas. China recuperó Formosa, y la URSS, Salajín. Los Estados Unidos ocuparon posiciones estratégicas en el Pacífico, y Corea, en tanto, quedó ocupada por fuerzas norteamericanas y soviéticas.
En lo que se refiere a los cambios políticos, se dio origen a un orden mundial bipolar representado por las dos superpotencias: Estados Unidos y la URSS. Algunas monarquías cedieron paso a regímenes republicanos, como por ejemplo Italia, Yugoslavia, Albania, Rumania y Bulgaria. El "mundo comunista", por su parte, extendió su influencia sobre Europa Oriental y los Balcanes.
La crisis europea que surge luego de la Segunda Guerra Mundial va a tener consecuencias profundas en las colonias establecidas por los países del Viejo Mundo durante el siglo XIX, en el llamado proceso de “descolonización”. Éste consistió en la independencia de los pueblos de Asia, África y Oceanía que estaban sometidos al dominio colonial de Occidente. Todos ellos tomaron conciencia de sus propias fuerzas políticas y económicas, e iniciaron un camino en la búsqueda de su autonomía política. Un ejemplo de esta descolonización es el proceso de liberación de las antiguas colonias francesas. El país galo habrá de separarse de la antigua Indochina, de la que surgirán Vietnam, Camboya y Laos. Ello, tras una guerra iniciada inmediatamente después de acabada la Segunda Guerra Mundial. Durante esta, Indochina había sido ocupada por los japoneses, momento en que aparece el movimiento Vietminh, organización revolucionaria comunista dirigida por Ho Chi-Min, que lucha por la independencia. Francia, una vez terminada la guerra, intentó volver al régimen colonial anterior, pero la guerrilla del Vietminh se opuso y en el año 1954, la batalla de Dien Bien Phu, puso fin a los esfuerzos franceses por recuperar sus antiguas colonias. De esta manera, Indochina lograba su independencia: Vietnam quedaba dividido en dos estados rivales, separados por el paralelo 18. Al Norte quedaba la República Popular de Vietnam, de orientación comunista y liderada por el Vietminh, cuya capital sería Hanoi; al Sur, inclinado al mundo occidental y bajo la custodia de Estados Unidos, la República de Vietnam con capital en Saigón. Ambos estados entrarían en una cruel y larga guerra, que en 1976, tras el triunfo de las fuerzas de la República Popular de Vietnam unidas a las de guerrilla de Vietnam del sur (Vietcong), llevó a su reunificación. Ante el abandono de Indochina por parte de las fuerzas de Estados Unidos, que solo permanecerán en Thailandia, Laos y Camboya nacerían como dos estados independientes y neutrales.
El camino a la autonomía no fue fácil: los costos humanos fueron altos, especialmente en aquellos lugares donde se llevaron a cabo luchas armadas de liberación.
Otro motivo de conflicto al terminar la guerra se dio en la zona del Medio Oriente. En dicha zona, en medio de un ambiente de violencia, la ONU, en 1947, decidió dividir el territorio de Palestina, la Tierra Prometida de los Judíos, en dos estados. Uno de ellos para los judíos y el otro para los árabes, declarando Jerusalén ciudad internacional por ser sagrada para ambos estados. En 1948, el líder judío David Ben Gurión proclamó el Estado de Israel. Se inicia un conflicto entre estos pueblos que dura hasta nuestros días.
Así como en el Medio Oriente el final de la Segunda Guerra Mundial produjo como resultado tan solo un lento comienzo de la descolonización y un conflicto peculiar -la Guerra árabe-israelí- que no tenía que ver con ella, en el Extremo Oriente la descolonización fue más amplia y profunda, y produjo conflictos que de modo inmediato se relacionaron con la confrontación de las dos grandes superpotencias a escala planetaria. Lo característico de esta región del globo fue también la enorme disparidad entre las soluciones políticas a las que se llegó. Japón realizó una transformación decisiva de sus estructuras políticas y también India prolongó su experiencia de la etapa colonial en forma democrática. China dio una nueva dimensión geográfica a la revolución comunista y fue el Extremo Oriente el único punto del mundo donde las dos grandes superpotencias se enfrentaron con las armas en la mano.
De esta manera el mapa del mundo ya no fue el mismo, y las consecuencias de este nuevo orden se proyectarían hasta las últimas décadas del siglo XX. Fuente: www.educarchile.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario