sábado, 20 de octubre de 2012

Tendencias religiosas y divisiones étnicas entre los judíos

Colonos judíos
Judíos ortodoxos  son creyentes y viven su vida en base a la religión, haciendo todo lo posible por seguir las 613 normas de la vida religiosa (mitzvot). Esto generalmente no implica que estas personas intenten vivir aisladas de las sociedades en las que se encuentren, sino que forman parte integral de las mismas. Cuán ortodoxa pueda llegar a ser la vida de una familia, o de una comunidad, dependerá en gran medida de las condiciones que le brinde el medio en que vivan: si hay templos y escuelas que sigan esa corriente religiosa, comercios donde puedan comprar comida preparada según las normas Casher, entre otros factores. En muchas ciudades del mundo, el judaísmo ortodoxo ha encontrado las condiciones necesarias para establecerse y ha llegado a formar, incluso, grandes "barrios ortodoxos".
 
Los religiosos ultra ortodoxos son la rama más conservadora del judaísmo. No sólo se diferencian por respetar todas las mitzvot a rajatabla, sino también porque en algunos casos, dependiendo del grado de conservadurismo de sus rabinos, viven casi como hace 200 años, casi completamente aislados del resto de la sociedad y del mundo, dedicados sola y únicamente a su religión. Los menonitas, huteritas y amish son algunos ejemplos de esta forma de vida dentro del cristianismo. Una de las muchas características de estas comunidades casi cerradas es que no aceptan la justicia civil de las sociedades en las que se encuentran. Los conflictos, desde los más nimios hasta los más importantes, son dirimidos dentro de la comunidad, sin recurrir a la policía ni a los tribunales civiles. En los casos donde las partes no llegan a un acuerdo, se recurre a la guía y consejo de los rabinos, que cumplen el rol de jueces, mediadores y consejeros, siguiendo la Halajá, que es la recopilación de las principales leyes judías, que incluyen a las mitzvot, y las leyes talmúdicas y rabínicas, así como sus tradiciones y costumbres. Por ejemplo, es común que los matrimonios sean preacordados, pero en caso de que los contrayentes no estén de acuerdo, se recurre al rabino para que les permita no casarse. También le piden permiso los matrimonios que se quieren separar, personas que acusan a otras de haberles robado, etcétera. El judaísmo ultra ortodoxo no es tan común, pero en algunas ciudades donde encontró las condiciones necesarias, ha echado raíces.

Judaísmo Reformado. Son los más numerosos entre los judíos religiosos, con un 38% de los judíos norteamericanos. Quieren ser relevantes en la sociedad moderna, y por ende han dejado la Palabra de Dios a un lado, considerándola "pasada de moda." No practican los rituales judíos tradicionales y creen que el hombre se originó por medio de la evolución. Aceptan matrimonios del mismo sexo y ordenan rabís homosexuales.
 
Judaísmo Conservador. Con 35% de los judíos norteamericanos religiosos. Son la posición media entre la reforma y la ortodoxia. En principio creen en la moralidad de la Torah, pero no le atribuyen inspiración al Talmud o Ley Oral. Los rabís conservadores reconocen que la mayoría de sus miembros no practican los fundamentos del judaísmo (como el Shabbat y las leyes dietéticas) en sus vidas privadas.

La extrema izquierda y la extrema derecha en todas partes, tienen en sus filas judíos antisemitas. Hubo uno en Estados Unidos que quiso adherirse al Ku Klux Klan, pero fue rechazado por ser judío. En Israel mismo existen organizaciones que defienden a sus enemigos más que a su propia gente. La más famosa es la ultra izquierdista Shalom Akshav (Paz Ahora) afín a Bay Area Women in Black (Mujeres de Negro del Área de la Bahía) y Jewish Voice for Peace (Voz Judía para la Paz) ambas de San Francisco, California, que critican el uso de la fuerza por parte de Israel pero no por los terroristas musulmanes. El sionismo religioso es una ideología que defiende la idea de un Estado judío basándose de modo amplio en la religión. Ha sido encarnada históricamente por el partido Mizrahi. Los jaredíes (en hebreo חרדים, jaredim), también conocidos como ultraortodoxos o como Los que temen a Dios, son judíos ortodoxos cuya práctica religiosa es especialmente devota. Los Judíos Jaredi, al igual que otros judíos ortodoxos, consideran el principio de su sistema de creencias y prácticas religiosas en Moisés y la entrega de la Torá en el Monte Sinaí. Por tanto, ellos consideran que los no-ortodoxos, y en una medida a los ortodoxos modernos, corrientes del judaísmo desviadas del judaísmo auténtico. Al no existir una autoridad centralizada en el judaísmo, se han desarrollado un cierto número de corrientes, como el jasidismo. Cada una de estas corrientes interpreta los principios religiosos que son comunes a todas ellas con algunas variantes. Desde finales del siglo XIX, los jaredíes rechazan parcialmente la «modernidad» occidental, tanto en lo que se refiere a costumbres como en lo que toca a la ideología. Debido a su desconfianza hacia las innovaciones sociales, viven en sus barrios, en general, al margen de las sociedades laicas que los rodean, incluyendo las judías, y bajo la dirección de sus rabinos, los únicos que según ellos poseen un poder plenamente legítimo. También es el grupo judío más importante entre los que se muestran reticentes al sionismo.

Si alguna vez has estado en Tel Aviv, te habrás encontrado sin ninguna duda con los Na Nachs. Observando a un grupo de los bohemios judíos ultra-ortodoxos generalmente empiezan de la misma manera. Primero viene el golpe inconfundible de la música electrónica de baile. El sonido se hace más fuerte cuando te acercas a la fuente de procedencia: una furgoneta de colores vivos, adornada con pegatinas y coronada con un par de grandes altavoces. La camioneta está llena de hombres sonrientes, con barba y pelo largo, que visten una especie de ropa que parece cómoda y kipás blancas coronadas con borlas. A intervalos la camioneta se detiene y los hombres sonriendo saltan a las calles, bailando y dando piruetas al compás de la música. Con unas cuantas décadas de vida, parece que esta secta feliz y despreocupada está creciendo en número. Como una sub-secta del hasidismo Breslov, los Na Nachs siguen las enseñanzas de un místico cabalista que vivió hace 200 años en lo que hoy es Ucrania. Su nombre, el Rabino Nachman de Breslov, constituye la base del mantra de los arcanos que cantan a través de los cantos y oraciones y que han impreso en sus kipás.


Diferencias étnicas

Las divisiones étnicas judías hacen referencia a las distintas comunidades judías del mundo que pueden distinguirse dentro del pueblo judío. Como el judaísmo es a la vez una cultura y una religión, no todas las comunidades judías comparten idénticas costumbres culturales, religiosas, culinarias, lingüísticas, etc. Unas y otras se distinguen por pequeñas diferencias locales (vestido, comida, etc.), y en algunas pocas formas de interpretar algunos preceptos (por ejemplo, los rezos). También se aprecian las diferencias en el modo de vocalizar el hebreo Hay más de 71 tipos étnicos identificados diferentes entre los Judíos, incluidos los Lemba del sur de África.

Los principales grupos dentro del pueblo judío moderno son dos: los Ashkenazim cuya típica lengua es el yidish, los Sefaradim cuya típica lengua es el ladino y en menor medida los Mizrajím cuya lengua es en muchas ocasiones el árabe. Estas lenguas son además del Hebreo, que es la lengua principal para sus rezos, escritura y lectura, del pueblo judío.

Ashkenazim
Ashkenaz es el nombre dado a Alemania por los judíos y ashkenazí («alemán») es el nombre que recibían los judíos de Alemania. Se usó luego para describir a los judíos provenientes de Europa de modo general. Su idioma es el yidish, que es una lengua germánica con influencia hebrea y eslava. Habitaron principalmente en Alemania, Polonia, Ucrania y Rusia. No son Ashkenazim los que tienen raíces en los siguientes países de Europa: la península ibérica, y regiones de Italia, Grecia, Turquía, Balcanes, Inglaterra, Holanda y Francia.

Sefaradim
Sefarad es el nombre hebreo para lo que conocemos como España. Sefaradí quiere decir "español" en hebreo clásico y es la palabra para designar a los judíos de España y Portugal. Hicieron grandes contribuciones a la cultura hispana, pero fueron expulsados por motivos religiosos de la península en el año de 1492. A los descendientes de estos judíos se les siguió llamando sefardíes, sefaraditas o sefarditas, sin importar en que parte del mundo hayan nacido. Su idioma es el judeoespañol, que fue, al principio, un dialecto del castellano, pero evolucionó de forma diferente del castellano estándar.
En 1924, el general Primo de Rivera concedió la ciudadanía española a los judíos sefardíes por "razones históricas", lo cual salvó muchas vidas durante la segunda guerra mundial. Un caso muy claro fue el del diplomático Ángel Sanz-Briz (Encargado de negocios de la embajada franquista en Budapest, Hungría), que salvó a miles de judíos del Holocausto en Hungría, diciendo que los judíos sefardíes eran ciudadanos españoles y por tanto tenían apoyo total de su gobierno, aunque para salvar vidas se hizo pasar a muchos no-sefardíes por sefardíes.
A Giorgio Perlasca se le rindió honor y se plantó su árbol junto al de Oskar Schindler en la Avenida de los hombres justos en Jerusalén.

Mizrajim o edot hamizraj
Mizrají o mizrajim es el nombre dado a las comunidades judías que inmigraron de los países del Medio Oriente, notablemente de Yemen, Irak, Persia. Muchos los denominan erróneamente sefaradim dentro del mismo Israel aunque nada tienen que ver con la península ibérica.
El término correcto para denominarlos en hebreo es edot hamizraj (comunidades del Oriente). Toman su interpretación de los preceptos de las escuelas rabínicas de Babilonia. Son los judíos del mundo árabe.

Grupos de menor número
Estos grupos son inferiores en número a los "alemanes" y "españoles" u "orientales" pero no por eso dejan de ser importantes para el pueblo de Israel.

Teimanim o Yemenitas, a veces considerados mizrajim
Algunos consideran a los teimanim como parte de los judíos mizrajim u orientales, pues habitaban en el Yemen (significa "sur remoto"). Son los únicos que conservan la tradición de leer la Torá en la sinagoga en hebreo y en la traducción al arameo.
Yemen se localiza al sur de la península arábiga y es cuna de los teimanim y en hebreo Yemen se dice Temán.
Cuando Saladino fue sultán los judíos del Yemén empezaron a tener una religión que sincretizaba el judaísmo y el islam. Esta situación preocupó a Jacob ben Nathanael al-Fayyumi quien escribió a Rabbi Moshé ben Maimón, conocido como Maimónides. El gran Maimónides le respondió en una epístola intutulada Iggeret Teman (La epístola a Yemen). Esta carta causó gran impacto en la judería yemenita y se frenó todo este movimiento religioso novedoso.

Beta Israel (casa de Israel)
Procedentes de Etiopía, son malamente llamados falashas. Físicamente parecen a los etíopes y hablan el idioma amárico. Su origen no es muy claro porqué se remonta a épocas antiquísimas y no hay registros exactos, más bien lo que hay son leyendas y especulaciones. Algunas teorías sobre su origen son las siguientes:
    •    Podrían ser hijos de Menelik, supuesto hijo del rey Salomón con la reina de Saba y de los conversos que hubo después de conversión al judaísmo.
    •    Algunos dicen que son hijos de nativos africanos y miembros de la tribu de Dan y se afincaron en Kush (Etiopía).
    •    Algunos dicen que son hijos de judíos con negros provenientes de diferentes épocas y circunstancias como: comerciantes, exiliados, viajeros, etc.
    •    Los conversos, es decir los negros que hallaron en el judaísmo que viendo a sus vecinos judíos se convencieron que es la forma de vida que ellos necesitan.

Magrebim o marroquíes, a veces considerados sefaradim
Son judíos que tradicionalmente vivían en el Magreb bereber árabe (Al-Maghrib quiere decir occidente en lengua árabe). Se establecieron allí mucho antes de la expulsión de los judíos sefarditas de España, sobre todo en Marruecos.
Los judíos sefarditas llegaron después de que los expulsaron de España y tenían mayores recursos y eran más sofisticados que sus hermanos magrebim, así los magrebim se asimilaron a la comunidad sefardita. Hoy por hoy los judíos marroquíes se consideran sefarditas.

Gruzim o georgianos, a veces considerados ashkenazim
Pertenecen a Georgia, en el Cáucaso, gruzim viene del término ruso Грузинские евреи (Gruzinskie Yevreyi, Judíos Georgianos). El nombre georgiano de la comunidad es Huria (ჰურია) o Ebraeli.
No se sabe como ni cuando llegaron a Georgia pero lo que si es indiscutible es que ellos son una de las comunidades más antiguas de la diáspora judía alrededor del siglo I de la era común.

Judíos en India
Hay varios grupos tradicionales en India como:
    •    Bene Israel (hijos de Israel)
    •    Bnei Manashe (hijos de Manasés), se convirtieron en masa al descubrir su pasado judío. Creen que son miembros de las tribus perdidas de Israel. Muchos eran cristianos y lo abandonaron (al cristianismo), surgieron porque Chala tuvo un sueño donde Dios le dijo que debían regresar al judaísmo y a la tierra de Israel aunque nunca han podido retornar a él.
    •    Judíos Cochin
    •    Judíos Telugu

Romaniotes
Son los judíos griegos, con una tradición en territorio heleno de más de dos mil años. No hay que confundirlos con los sefardim que emigraron a Grecia de España después de la expulsión de 1492. Siguen la tradición del Talmud de Jerusalén, en lugar del Talmud de Babilonia, y su lengua es el yevánico.

Italkim
Los Bené Roma o Italkim (italiano en hebreo). Actualmente son más de 50 mil y tienen una presencia de dos mil años. Sus costumbres religiosas son una mezcla de las ashkenazis y de las sefardíes. Físicamente son más parecidos a los ashkenazis.

Persas o Parsim
Son los judíos cuya lengua materna es el persa y llegaron a Persia hace 27 siglos aproximadamente. Esto ocurrió desde la primera diáspora judía. Las mayores concentraciones de parsim ('persas' en hebreo) están en Irán, Estados Unidos e Israel.

Abayudaya
Los Abayudaya son una comunidad en Uganda que adhierre al judaismo desde los años 20 del siglo XX. Desde el 2002 han sido convertido oficialmente.

Judíos de Asia
Es bastante positiva, una opinión que entre los de la tribu de Wa y de Silla existieron judíos de Asia que llegaron a Japón procedentes del tercer siglo hasta el séptimo siglo conocido y que se conoció como la tribu de Hata, Algunos consideran que pertenecen a una parte de las diez tribus perdidas de Israel, concretamente la tribu de Dan y de la gente de mar de la tribu de Zabulón. En 1910, había 2000 judíos en China y Japón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario