domingo, 21 de octubre de 2012

Remer, un nazi en Marbella

Otto-Ernst Remer (Neubrandenburg, Mecklemburgo-Pomerania Occidental; 18 de agosto de 1912 – Marbella, Málaga; 4 de octubre de 1997) fue un oficial de la Wehrmacht que jugó un papel decisivo en el fracaso del golpe del 20 de julio de 1944 contra Adolf Hitler. Después de la Segunda Guerra Mundial, fundó el Partido Socialista del Reich y fue un negacionista del Holocausto.


Remer nació en Neubrandenburg el 18 de agosto de 1912. Se unió al ejército de la República de Weimar (Reichswehr) en 1932.
 
Servicio en la guerra
En abril de 1942, siendo comandante, fue destinado al Regimiento de Infantería Großdeutschland para liderar el IV Batallón, una unidad especial compuesta por ex-convictos alemanes que daba soporte a los tres batallones de fusileros de este regimiento de élite.
En febrero de 1943 comanda el primer batallón mecanizado del Regimiento de Granaderos Großdeutschland, después de la conversión del regimiento de infantería en división. Sus tropas, montadas en semiorugas, cubrieron la retirada de un cuerpo de tanques de las Waffen-SS durante la batalla de Járkov. Fue condecorado con la Cruz de Caballero por sus servicios como comandante de batallón y en noviembre de 1943 recibió las Hojas de Roble por su liderazgo en Krivói Rog.
En marzo de 1944, después de ser herido, el mayor Remer fue elegido para comandar el Wachbattalion de la Großdeutschland, una unidad que llevaba a cabo tareas de seguridad y representación en Berlín.
Durante este tiempo, Remer y sus hombres fueron sin saberlo parte del complot del 20 de julio que pretendía tomar el control del gobierno alemán, asesinando a Adolf Hitler. Después de recibir la orden del general Paul von Hase de arrestar al ministro de Propaganda Joseph Goebbels, Remer tomó contacto personal con el ministro. Se ordenó entonces que Remer debía hablar por teléfono con el mismo Hitler, a quien debía su juramento de lealtad. Hitler le preguntó a Remer si reconocía su voz y luego le dio orden de acabar con el complot con el conjunto de sus tropas, lo cual hizo. Esa misma noche fue ascendido a coronel (Oberst).
Remer comentó su participación en los hechos de julio de 1944 en la serie documental de la BBC “El mundo en guerra” (The World At War). No parecía tener remordimientos por su papel en acabar con el complot ni con la guerra en general. Lo mismo se puede decir de su aparición haciendo de sí mismo (dando consejos a un joven actor que iba a interpretar su papel) en el documental alemán sobre el atentado del 20 de julio de 1944, rodado por el historiador alemán Joachim Fest.
Remer comandó, en la Prusia Oriental y con poco éxito, una expandida Führer Begleit Brigade, una unidad de campaña formada a partir de hombres de la Großdeutschland. Su unidad sufrió muchas bajas, parece ser que debido a su conducción. La brigada fue transferida al oeste para la batalla de las Ardenas en diciembre de 1944 y de nuevo sufrió grandes bajas y pocos éxitos.
En 1945, cuando la Führer Begleit Brigade fue elevada a división, fue ascendido a general mayor y se le puso al mando de la misma. Se volvió a poner en duda sus dotes de mando al frente de la división cuando movió esta a Silesia en marzo de 1945. Fue capturado por el Ejército norteamericano y fue prisionero de guerra hasta 1947.
 
Vida política
Remer fundó en 1950 el Partido Socialista del Reich (en alemán: Sozialistische Reichspartei Deutschlands) que fue ilegalizado en 1952 por la justicia de la República Federal Alemana, habiendo conseguido 360.000 votantes en el estado de Baja Sajonia y 16 escaños en el parlamento de dicho land. En Bremen también tuvo representación en el parlamento con 8 escaños.
En octubre de 1992, Remer fue sentenciado a varios meses de cárcel por escribir y publicar varios artículos que argumentaban su negación del Holocausto.
 
Exilio y muerte
En febrero de 1994, Remer se exilió en España para evitar hacer frente a su responsabilidad judicial por las declaraciones públicas en las que cuestionaba el Holocausto. Remer apoyó de manera entusiasta los estudios llevados a cabo por figuras clave del negacionismo como Fred Leuchter y Germar Rudolf.
La Audiencia Nacional española falló en contra de la petición de extradición del Gobierno alemán, pues según la legislación española (no existía el delito de negación del genocidio) no había cometido ningún crimen. El Ministerio de Justicia español había denegado la condición de refugiado, así como el asilo a Remer en julio de 1994. Remer vivió posteriormente en Egipto y Siria, siendo fugitivo de la justicia alemana hasta su muerte en 1997, a los 85 años de edad, en la ciudad turística de Marbella.

Noticia / El País, 6 de octubre de 1997
Muere en Marbella a los 84 años Otto Remer, ex jefe de seguridad de Adolf Hitler

El antiguo oficial de las SS alemanas y jefe de seguridad de Adolf Hitler, Otto Remer, falleció el mediodía del sábado a los 84 años en su casa de la urbanización Elviria, de Marbella.Postrado en un sillón y conectado a una bombona de oxígeno, Remer pasó los tres últimos años con su esposa en una modesta vivienda de 70 metros cuadrados aproximadamente, por la que pagaba unas 50.000 pesetas mensuales.
El cuerpo del responsable de seguridad de Hitler se encontraba ayer en el depósito de cadáveres del cementerio nuevo de Marbella, y anoche se desconocía dónde tendrá lugar el funeral y su entierro.
La Audiencia Nacional denegó, en febrero del año pasado, la extradición del ex oficial del ejército nazi solicitada por Alemania. La justicia alemana le había condenado en octubre de 1992 a 22 meses de cárcel por "incitación al odio, la violencia y el racismo" y por haber afirmado que las cámaras de gas jamás habían existido.
El rechazo de la extradición se produjo al considerar la Audiencia Nacional que la solicitud germana no cumplía el requisito de doble incriminación, al no existir en la legislación española una tipificación equivalente. Remer fue reclamado por publicar en la revista Remer Depeche sus ideas sobre el genocidio y en la que también negaba que hubiera existido el Holocausto.
El juez Baltasar Garzón ordenó en junio de 1994 la prisión atenuada del oficial, decisión que el fiscal de la Audiencia Nacional recurrió por no existir ese delito en España.
En los últimos años de su vida, el militar nazi guardó silencio ante los medios de comunicación, a los que acusó de "manipular" su comportamiento. Pasó este tiempo atado a su silla, impedido "hasta para salir de paseo", decían sus amigos. Desde su puesto en el entorno de Hitler, Remer evitó varios intentos de atentado contra el dictador. Todos fracasaron y los conspiradores fueron ejecutados o encarcelados.


Fuente: wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario