sábado, 6 de octubre de 2012

La hambruna de la que no se habla: Etiopía

El apoyo armamentístico de Occidente al Estado militarizado etíope facilita la represión y el ocultamiento de la hambruna que afecta a esta región para castigar a los rebeldes somalíes que habitan en la provincia de Ogadén. De acuerdo con la FAO, en Etiopía unos 4,5 millones de personas padecen hambre. ¿Por qué se destaca la sequía y la crisis alimentaria en Somalia y se la oculta en Etiopía? ¿Qué intereses estratégicos representa Etiopía para las potencias? 
Imagen de Etiopía: la hambruna que se mantiene oculta
En los primeros 11 días de julio, más de 11 mil somalíes llegaron a Etiopia, escapando de la sequía - AFP

Mientras el mundo se lamenta por la gran sequía que afecta al Cuerno de África, la mayor en 60 años según la ONU, la ayuda humanitaria llega solamente a Somalia, pero se oculta deliberadamente que en Etiopía existen unas 4,5 millones de personas afectadas por la hambruna.

El propio gobierno etíope impide el ingreso de asistentes de la Cruz Roja para que puedan dar testimonio de cómo la sequía está afectando a la región de Ogadén, limítrofe con Somalia y poblada mayoritariamente por somalíes.

Las potencias occidentales mantienen un silencio cómplice con el gobierno represor etíope, ya que junto a Kenia este país es el gendarme y garante militar de los intereses estadounidenses y europeos en el Cuerno de África y zonas adyacentes.

MANIPULACIÓN DE LA AYUDA ALIMENTICIA

Ya desde el año pasado, el diario The New York Times había publicado una acusación de funcionarios de la ONU que aseguraban que Estados Unidos retenía la ayuda humanitaria hacia Somalia. De acuerdo con Washington, las zonas somalíes controladas por la guerrilla Al Shabab, cercana a Al Qaeda, cobraban un impuesto a los voluntarios que llevaban alimentos, agua y medicinas a las regiones controladas por los insurgentes.

Es muy probable que esto sea cierto, dado que el grupo armado impidió a partir de ese momento que funcionarios de la ONU, ingresaran a su territorio, tras acusarlos de espías y minimizando el impacto de la crisis.

De acuerdo con la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), en los primeros 11 días de julio, más de 11 mil somalíes llegaron a Etiopia, escapando de la sequía.

Por estos días, unos 3 mil cruzan la frontera hacia su vecino y se alojan en campamentos, que ya se encuentran desbordados. Según la FAO uno de cada dos niños que llegan padece malnutrición.

¿POR QUÉ SE OCULTA LA HAMBRUNA EN ETIOPÍA?

La región oriental de Ogadén, que limita con Somalia, tiene un tamaño similar al de Ecuador y está poblada por etnias somalíes. En 1977, dentro del contexto de la Guerra Fría, un enfrentamiento armado entre ambos países por esta provincia se resolvió a favor de Etiopía.

A partir de ese momento Etiopía temió la islamización extrema de Ogadén y por eso influyó hasta la actualidad en la política interna de la caótica Somalia.

De acuerdo con la FAO, el 5 % de la población etíope se ve afectada por la sequía y la hambruna del Cuerno de África. La gran mayoría son somalíes que habitan en Ogadén, que es una región rica en petróleo. Además tres millones de niños están desnutridos de los cuáles medio millón corre riesgo inminente de morir según anunció la Organización.

Cables desclasificados de WikiLeaks dieron a conocer que el gobierno etíope ve con gran preocupación que la guerrilla organizada en Ogadén pueda desestabilizar el estado militar en el que se ha convertido Etiopía a partir de 1991.

En octubre de 2010, los somalíes de Ogadén, discriminados de las regalías por la venta de petróleo, boicotearon a dos empresas petroleras multinacionales que trabajaban en conjunto con el gobierno central de Etiopía: Petronas de Malasia y Africa Oil Corporation de Canadá. Ambas tuvieron que abandonar el país.

La pérdida económica del Estado etíope produjo que en medio de la sequía comprara 200 tanques a Ucrania y bloqueara la ayuda humanitaria de la FAO y la Cruz Roja, para que no presenciaran la violenta represión contra los rebeldes somalíes.

Paralelamente, la ONG Survival denunció que en el sur de Etiopía, el gobierno está vendiendo las tierras a empresas extranjeras, lo que va a privar a 90 mil pobladores autóctonos de practicar la agricultura de supervivencia, un hecho que va a agravar la hambruna que sufre la región.

LA IMPORTANCIA ESTRATÉGICA DE ETIOPÍA

Desde 1991, en Etiopía gobierna alternadamente el primer ministro y hombre fuerte, Meles Zenawi, que con el apoyo armamentístico estadounidense derrocó a la dictadura prosoviética. Luego, en 2006 invadió Somalia para combatir a las milicias Al Shabab que habían tomado el control del país.

Los bombardeos estadounidenses contra Somalia, en 2007 y 2008, apoyaron a las tropas etíopes que se retiraron recién en 2009.

Además, Etiopía aporta Cascos Azules para la misión que va a mantener la paz impuesta entre Sudán del Norte y el recién independizado Sudán del Sur.

El petróleo de Ogadén y la ubicación estratégica de Etiopía como vecino de Somalia y Sudán producen que Estados Unidos y otros países apoyen al régimen militar que gobierna para reprimir a las guerrillas disidentes y peor aun para ocultar al resto de la comunidad internacional la terrible hambruna provocada por la sequía que afecta a la región.

Pero, para la mayoría de los medios y gobiernos, sólo Somalia la padece y pocas voces denuncian el ocultamiento deliberado que se está produciendo contra los desesperados somalíes que habitan en Etiopía. 

Fuente: http://observadorglobal.com/etiopia-la-hambruna-que-se-mantiene-oculta-n29170.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario