viernes, 5 de octubre de 2012

Alarmante incremento de demanda de alimentos


En el Ayuntamiento de Bilbao están muy preocupados por el espectacular aumento de personas que se acercan hasta sus servicios sociales en demanda de ayuda de alimentos. El año pasado el incremento fue de un 61%. Para combatir este problema, desde el Área de Acción Social están trabajando conjuntamente con Cáritas y la Diputación Foral de Bizkaia en la elaboración de un "programa específico de ayuda". Según anunció el concejal responsable del Área, Eduardo Maiz, el plan podría entrar en servicio antes del verano. Este anuncio lo realizó después de presentar la memoria de su departamento, correspondiente al año 2011. Una memoria en la que también destacan el aumento de las Prestaciones Complementarias de Vivienda y de los beneficiarios de la Renta de Garantía de Ingresos.
"En estos momentos, lo que más nos preocupa son los problemas de exclusión social que se están dando como consecuencia de la crisis, y uno de ellos es el aumento de peticiones de ayuda para la alimentación, vestimenta y alojamiento". Eduardo Maiz desveló con estas palabras la nueva realidad social que se está viviendo en la capital vizcaina. Según consta en la memoria, en 2011 se acercaron hasta los servicios sociales de base un total de 943 personas en demanda de alimentos, un cifra claramente superior a las 583 solicitudes del año anterior. También fue notable el incremento en las peticiones de vestimenta y alojamiento. Se pasó de las 430 registradas en 2010 a las 583 del año pasado. Es decir, un aumento de un 35%.
Plan Estos datos ha encendido las alarmas en el Área de Acción Social del Ayuntamiento. Así que han decidido poner en marcha un plan de ayuda. Todavía no saben qué partida presupuestaria será destinada, ni las fórmulas que se emplearán para que las personas que acudan en busca de alimentos tengan cubiertas sus necesidades. Por eso están trabajando en colaboración con Cáritas y la Diputación Foral de Bizkaia para ver cómo se pueden administrar los recursos. Lo que sí es constatable es que cada vez hay más personas que no tienen ni para comer. El perfil de los demandantes de alimentos es, según señaló el concejal, de personas que tienen vivienda, pero no les llega para comprar comida. Y por diferentes circunstancias no acuden a los comedores sociales. "En unos casos porque les da corte y en otros porque prefieren comer en su casa y cocinarlos a su manera", destacó Eduardo Maiz. El programa que diseña el Ayuntamiento también tendrá en cuenta a las personas que, aun teniendo vivienda, necesitan ayudas puntuales para arreglar algún electrodoméstico que se les estropea y no tienen ingresos para pagar la reparación. Todos estos detalles se clarificarán dentro de unos meses cuando ya esté aprobado el programa de ayuda social.
Desfavorecidos Uno de los pilares de actuación más importantes del Área de Acción Social del Ayuntamiento, tal y como destacó su responsable, es "la asistencia a los colectivos más desfavorecidos". Así por ejemplo, el equipo de Intervención de Calle atendió el año pasado a 317 personas sin techo, de las cuales, el 85% eran hombres y el 14,8%, mujeres. El programa de atención psiquiátrica a personas sin hogar con enfermedad mental grave, desarrollado en colaboración con Osakidetza, atendió a 54 personas (83%, hombres y 17%, mujeres), con 19 casos nuevos y 22 altas, y un tiempo medio de permanencia en el programa de 426 días.
Respecto a los comedores sociales, el de San Antonio, en Irala, regentado por los Franciscanos, ofreció 108 comidas y cenas al día; el comedor de las Damas Apostólicas, servicio ofrecido por Cáritas, dio 200 comidas al día, y el comedor de la Fundación Conde de Aresti, dispensó 50 comidas y 100 cenas al día.
Dentro de este capítulo de personas desfavorecidas, el albergue municipal de Elejabarri tuvo a 1.613 alojadas, de las cuales el 74,4% eran extranjeras, con una media de estancia de 11,13 días. El programa de atención a personas sin hogar con necesidad de convalecencia atendió a 60 personas, con una estancia media de 34,6 días. Por su parte, el dispositivo de alojamiento invernal dio servicio a 396 personas, de los cuales 369 fueron hombres y 27, mujeres.
Renta de garantía Las consecuencias de la crisis también se han dejado notar en la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), una ayuda social que ya no la gestiona el Ayuntamiento. Lanbide se ha hecho cargo de ella desde este año. En 2011 Bilbao gestionó 16.031 RGI, que beneficiaron a un total de 27.915 personas, un 15,10% más que en 2010. Con la asunción de la competencia por parte de Lanbide, el Área de Acción Social municipal transfirió 4.550 expedientes en trámite, tanto de RGI como de la Prestación Complementaria de Vivienda. En este apartado se tramitaron 4.310 solicitudes, lo que supone un incremento del 20% respecto a 2010. La aplicación de la Prestación Complementaria de Vivienda ha supuesto, según se señala en la memoria, "un notable cambio de las dotaciones del Gobierno vasco en concepto de Ayudas de Emergencia Social (AES)". En 2011 se tramitaron 6.050 solicitudes de AES, de las que se han abonado 3.528, con un importe total de 3,8 millones de euros, un 27,9% menos que el año anterior.
El Ayuntamiento de Bilbao, según Maiz, mantiene su esfuerzo en políticas sociales y destina este año el 9% del presupuesto municipal al Área de Acción Social. Fuente: http://www.boluntariotza.net/eu/noticia_boletin.asp?id=6194

No hay comentarios:

Publicar un comentario