jueves, 6 de septiembre de 2012

Otro punto de vista sobre el conflicto israelo-palestino


ORÍGENES DE LOS HEBREOS

Alrededor del 90.000 A.C. empezó la presencia humana en la región debido a las migraciones en el norte de África, pero se cree que no hay descendientes de aquellas poblaciones en la actualidad.

Alrededor del 45.000-40.000 A.C. llegaron nuevos pobladores que procedían de migraciones de África a Asia.

Alrededor del 4.000 A.C. ya había ciudades dénsamente pobladas como Jericó, Gezar, Lajich o Meguidó, cuyos habitantes se dedicaban a la agricultura, ramadería y artesanía, entre otros oficios. Se cree que estos habitantes procedían de la zona de Mesopotamia (la actual Iraq), pero ninguno era hebreo.


Alrededor del 3.000 A.C. lo que hoy conocemos como Israel-Palestina, desde hacía un tiempo se llamaba Canaan y su zona interior estaba habitado por los Cananeos (que significa algo así como “mercaderes”) y las costas estaban habitadas por los Fenicios (que se dedicaban a la pesca y todo lo relacionado con el mar).

Alrededor del 2.000 A.C. hubo una nueva migración importante de población, y por fin llegaron los hebreos, que al igual que los Cananeos y Fenicios, procedían de la zona de Mesopotamia (la actual Iraq) y se instalaron en la zona que hoy conocemos como Israel-Palestina y Egipto. Los hebreos eran pastores y campesinos monoteístas (tenían un sólo dios, Yahveh). En el antiguo Egipto servían de esclavos o como mercenarios en las guerras.

Es decir, que antes de que “Israel” fuera “su tierra”, ya lo había sido de otros pueblos durante milenios.

Aunque no hay ninguna prueba científica que lo verifique, ellos creen en el mito que esta tribu iraquí derivó en 12 tribus, porque un tal Jacob tuvo 12 hijos y de cada uno fundó una tribu. En el siguiente mapa podemos ver como estaban divididos.

EL REINO HEBREO Y SU FIN

Alrededor del 1.200 A.C. como los cananeos tenían varios dioses, los hebreos los odiaban y al parecer su único dios Yahveh “les dijo” a los hebreos que tenían que atacar las ciudades cananeas (por herejes) hasta que en el año 1.000 a.c. conquistaron Jerusalén.

Del año 1.000 A.C. al 721 A.C. existió el reino hebreo que se dividía en dos: Judá al sur y el Reino de Israel al norte. Por cierto, Israel significa “Contra El”, donde “El” era el nombre principal dios de los cananeos, lo que da una idea de lo fanáticos e intransigentes que ya eran entonces.

El Reino de Israél duro poco porque el 721 a. C. fue conquistado por el imperio de Siria y el Judá fue conquistada por Nabucodonosor el 587 A.C. Este último llamó a las dos regiones conquistadas, Babilonia, ya que las incorporó a otras regiones del imperio neobabilónico como las actuales Iraq, Siria y Jordania.

En el año 331. A.C. Alejandro Magno conquistó Babilonia.

Entre el año 135. A.C. y 70 A.C. los hebreos hicieron varias rebeliones y consiguieron volver a gobernar partes del país, pero fueron derrotados y esto provocó grandes deportaciones y fue el origen de que los judíos de dispersasen por todo el mundo.

LOS ROMANOS Y LOS TURCOS EN PALESTINA

En el año 63 A. C. aprovechando los conflictos internos de Babilonia, el romano Pompeyo conquistó Judea. En aquella época ya no quedaban hebreos en Palestina.

En el año 14 D.C, Babilonia pertenecía totalmente al imperio romano.

En el año 395 el imperio romano se dividió y toda la parte oriental se convirtió lo que hoy en día llamamos el Imperio Bizantino cuya capital era Constantinopla (la actual Estambul, Turquía). Estos adoptaron el griego como lengua oficial. Puede verse un gráfico del territorio del imperio Bizantino en la Wikipedia.

Los bizantinos a veces perdieron terreno (como Palestina) y otras veces lo volvían a reconquistar. Estas pérdidas se debían a un pequeño estado turco llamado Otomano, que les hacía la guerra y les fue conquistando terreno. En 1204 consiguieron conquistar la mismísima capital del imperio bizantino, Constantinopla. No ganaron la guerra porque más tarde la volvieron a reconquistar, pero a partir de este momento empezó el declive del imperio bizantino.

En el año 1453 finalmente el imperio Otomano (turcos) ganó la guerra contra los bizantinos, conquistando definitivamente Constantinopla y Palestina fue parte del imperio Otomano junto con las regiones cercanas desde los años 1520. Hay un mapa del territorio del Imperio Otomano en Wikipedia. Los Otomanos conquistaron también las zonas que hoy conocemos como Libia, Tunicia, Egipto, Iraq, parte de Arabia Saudí y como se ha dicho antes, también Palestina.

Es decir que desde más o menos el año 1500, Palestina fue de los turcos hasta el año 1919.

¿Pero que hizo cambiar la soberanía sobre Palestina? ¿cómo es posible que sea turca durante 4 siglos, de repente se crea palestina y después, alehop, aparece Israel como si fuese un champiñón? Pues gracias a los chanchullos de los banqueros judíos internacionales. Lo explicamos a continuación.

LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

En la primera guerra mundial (1914 a 1918), Turquía era aliada de Alemania, Bulgaria y del imperio Austro-Hungaro. Luchaban contra los ingleses, franceses, Italianos, Rusia y 24 países más.

A los ingleses se les ocurrió romper el frente turco atacando desde el sur, pero como no tenían soldados disponibles porque estaban luchando en Rusia, enviaron al famoso inglés Lawrence de Arabia y convenció a los palestinos que si luchaban junto con los ingleses contra Turquía (y contra Alemania y Austria), les darían la independencia. Los árabes palestinos aceptaron y lucharon contra los turcos hasta que finalmente la ciudad de Aqaba (al sur de Palestina) fue conquistada y perdieron los turcos. Naturalmente murieron muchos árabes y casi ningún inglés.

Lo que no sabían los árabes, ni tampoco Lawrence de Arabia es que los ingleses tenían previsto que la guerra durase sólo dos años y tenían dinero hasta a 1916 (la guerra duró hasta 1918), así que en 1917 Inglaterra estaba totalmente arruinada.

Para salir del paso, pidieron dinero a los banqueros internacionales (que casualmente eran judíos sionistas). Estos prestaron una cantidad enorme de dinero a Inglaterra pero a cambio, ademas de devolver el dinero tenían que conceder a los financieros sionistas un trozo del estado en palestina para hacer un estado judío, pensando que ganarían la guerra y todos los territorios conquistados serían ingleses. Existen documentos donde Winston Churchill habla de estos acuerdos.

También hay un buen artículo en Wikipedia sobre la declaración Balfour (o cómo los ingleses vendieron Palestina) del año 1917, con la carta enviada al barón Lionel Walter Rothschild, miembro de los poderosos financieros judíos Rothschild.

Para entender esta obsesión enfermiza de los judíos por su “tierra prometida”, recordemos lo explicado al inicio de este artículo, cuando los hebreos fueron expulsados de Babilonia entre el año 135. A.C. y 70 A.C., fueron emigrando por todo el mundo creando grandes colonias en diferentes lugares, aunque al tener siempre presente la “tierra prometida por Dios” nunca llegaron a integrarse completamente en ningún país con lo que muchas veces se les veía como enemigos expulsándoles del lugar donde estaban.

Al contrario de otros pueblos y culturas, ellos no olvidaron sus raíces y fueron trasmitiendo su historia a lo largo de muchas generaciones. Como pasa en todas las historias que se transmiten durante siglos, se fueron magnificando y deformando, pero esto es otro tema. Esta perseverancia en conservar su cultura, lo conseguían porque, en general, los judíos son personas inteligentes, amantes de la cultura y en aquellas épocas de incultura y barbarie católica, su cultura les hacía ser hábiles para los negocios y la artesanía.

Su tendencia a casarse entre ellos y no mezclarse con los “no judíos”, a conservar su cultura durante siglos y además al hecho que generalmente tener más dinero (simplemente por utilizar su inteligencia en los negocios), han provocado el rechazo (o envidias) allá donde han ido. Ya sean católicos, musulmanes, nazis, etc han acabado a lo largo de la historia haciendo auténticas barbaridades con ellos (además de robarles). Claro que ellos tampoco es que sean unos angelitos, ya empezaron al principio incendiando a los cananeos y siguen hoy en día, en el mismo lugar donde quemaron cananeos, incendiando palestinos vivos con bombas ilegales de fósforo blanco (ver reportaje de Jon Sistiaga sobre Palestina)… pero en fin, prosigamos con la historia.

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL Y CONSECUENCIAS

Llegamos al siglo XX, en 1920 nace el partido “nacional-socialista alemán” o también conocido como “nazi”. Debido a la vergüenza de la derrota alemana en la 1ª guerra mundial y la grave crisis económica de aquel entonces, el partido de Hitler ganó y declaró un estado totalitario.

Hay quien dice que los mismos banqueros judíos proporcionaron inicialmente el dinero a Hitler, pero no he podido encontrar fuentes fidedignas. Así que lo siento, pero no me lo creo.

Otras fuentes mucho más creíbles, apuntan a que fue el abuelo de George Bush quién subvencionó a Hitler y su partido nazi.

Sea como sea, Hitler ganó mucho poder y en sus locuras asesinó a muchos judíos.

He intentado comprobar si realmente fueron 6 millones buscando estadísticas demográficas de Alemania, pero “misteriosamente” no he encontrado ni un sólo dato sobre la evolución demográfica alemana del siglo XX que incluya el periodo 1942-1945. Así que no sé… que asesinaron a decenas de miles de personas judías es completamente seguro, pero que fueron 6 millones de judíos pues no lo tengo tan claro.

Después de la 2ª guerra mundial la ONU (Organización de Naciones Unidas) que todos ya sabemos quién la controla, decidió que los judíos necesitaban un país porque habían sufrido mucho, así que decidieron de un plumazo coger un país llamado Palestina (con mayoría musulmana) y regalárselo a los judíos porque “era su tierra prometida”. Podrían hacer algo así con los Kurdos, pero claro, estos no tienen ni poder, ni banqueros con dinero, ni tratos secretos con Inglaterra y EEUU.

Naturalmente los palestinos y sus vecinos, se enfadaron bastante, es como si ahora la ONU les regalasen a los musulmanes la comunidad española de Andalucía, porque hace 1.000 años era Al-Andalus o por la razón que sea.

Así que durante 1948, todos los países vecinos atacaron juntos al nuevo estado llamado Israel, pero perdieron la guerra. Con “Don Dinero” se pueden comprar muy buenas armas…

De los habitantes que habían en la Palestina de entonces, hoy están en campos de refugiados en Jordania, Siria o El Líbano. Otros están en el campo vallado de la franja de Gaza, y otros están en otra franja, Cisjordania. Según Israel que los ha encerrado (como si fueran cabras) “por motivos de seguridad”.

Así, si algún tarado mental (o alguien al que los israelís han asesinado a toda su familia) lanza una bomba desde Gaza, los militares israelís puede tranquilamente entrar y matar a quien les plazca por “motivos de seguridad”. Desde asesinar niños y mujeres impunemente (a los que llaman “escudos humanos de los terroristas”), a lanzar bombas de fósforo blanco que se te pega a la piel y te va quemando poco a poco hasta morir. Hagan lo que hagan, el gobierno y el ejercito israelí justificarán sus actos como si fuese algo noble.

Desde todas partes pero especialmente de la franja de Gaza salen con frecuencia ataques suicidas terroristas y misiles hacia los judíos y esto ha sido el motivo para la guerra actual en Gaza. En esto los palestinos han tenido poca perspicacia, porque que permitan que (unos pocos tarados) se dediquen a asesinar ciudadanos israelíes que no tienen la culpa de nada, sólo ha servido para que los sionistas lo aprovechen a su favor para convencer y justificar a la opinión pública israelí, de los ataques brutales contra los palestinos como si fuesen “necesarios”.

LA SITUACIÓN ACTUAL

La cosa ha ido a peor debido a que los “judíos sionistas radicales” no tienen ninguna intención en arreglar el conflicto e incluso las han empeorado expresamente, provocando conflictos innecesarios como la visita de cierto presidente israelí a tierras “sagradas” por los palestinos o robando tierra a los palestinos para poner casas israelís. Ya no hablemos del vergonzoso muro que levantó Israel y que todo el mundo conoce.

¿Pero que es un sionista? es un judío que cree que Israel es suya porque “Dios lo dijo”. A los sionistas les da igual los palestinos, las leyes y cualquier otra cosa. Hablando claro, un paleto energúmeno religioso. Para ellos “Dios” lo es todo y el objetivo es recuperar “las tierras que Dios les prometió” sin importar los medios.

Además de Palestina, entre las “tierras prometidas” también se incluyen zonas de sus países vecinos como Jordania, Siria y Egipto. Así que es cuestión de tiempo que estos países se desestabilicen gracias a la peligrosa Mossad (servicios secretos israelís) o pase algo gordo, y continúen conquistando “su tierra”.

La mayoría de los judíos no son sionistas o lo son moderadamente, pero por desgracia los sionistas están en altas esferas del poder político y económico, y sobretodo los sionistas están entre los “colonos” que roban se apropian de las tierras y casas de los palestinos. No confundir los sionistas con los ortodoxos, estos últimos están mayoritariamente en contra de los ataques contra palestinos y son más bien pacifistas.

Pero el problema actual más grave de Israel es que su economía se basa en la compra-desarrollo-venta de armas militares y por eso desde este punto de vista, tampoco interesa acabar con el conflicto.

Algunos “judíos sionistas radicales” controlan grandes entidades financieras y tienen mucho poder en estamentos internacionales como la ONU, y en vez de utilizar todo esto para que haya paz, lo utilizan para ir eliminando poco a poco al pueblo palestino.

Si los palestinos les lanzan piedras, los “judíos sionistas radicales” responden con tiros. Si los palestinos responden con cutre-cohetes y matan a un israelí, estos responden con misiles y matan mujeres y niños palestinos. Esto es el cuento de nunca acabar, pero a la hora de dar la culpa no tengo ninguna duda de quienes son los responsables máximos de todo este horror.

Sólo hace falta dar un vistazo al siguiente mapa de Israel y Palestina para ver qué está pasando.


Que quede claro que “los judíos” no tienen la culpa, Albert Einstein o Woody Allen por ejemplo son judíos y no tienen NADA que ver. Atacar a la comunidad judía es racismo puro y duro.

Tampoco es culpa de los israelíes (las personas que viven en Israel) ya que entre su población hay muchos judíos que luchan contra esta guerra absurda y son los primeros que afirman que a base de misiles y provocaciones no se arreglará nada.

Ejemplo de ello fue el presidente judío Isaac Rabin (premio Nobel de la Paz) un gran hombre que fue asesinado por un sionista radical en 1995. Isaac Rabin junto con Shimon Peres fueron quizás los únicos presidentes que realmente intentaron buscar la paz entre israelíes y palestinos.

Hay más judíos israelís que también están totalmente en contra de la masacre contra los palestinos, como el historiador Ilan Pappé, su colega Yakov Rabkin, la periodista Naomi Klein, la activista Diana Ralph.

Para mi la culpa de que el conflicto continúe es de los sionistas radicales, que se han infiltrado en la política y en el Mossad (servicios secretos israelís) que son los que hacen que este conflicto no acabe nunca y encima dan las culpas a los palestinos. Es como si los alemanes actuales dijesen que el holocausto nazi fue culpa de los judíos.

En fin, espero que algún día los “judíos sionistas radicales” vayan perdiendo poder y vuelva a reinar la cordura en “Palestisrael”, aunque lo dudo.

Enlace 1: Judíos ortodoxos en Nueva York, junto a la sede de las Naciones Unidas, se manifiestan contra los ataques sionistas en Gaza. http://www.viddler.com/explore/talkradionews/videos/104/

Enlace 2: Web de apoyo a objetores de conciencia (chicos y chicas) israelíes, encarcelados por no querer integrarse en un ejército que ocupa los territorios palestinos. http://december18th.org/

Nota posterior del 15 de octubre 2010: Parece increíble, pero coincidiendo con el conflicto que hay ahora por el tema de que los judíos sionistas radicales están construyendo en tierras palestinas por el morro, por Barcelona han aparecido estos carteles publicitarios donde sale una chica rubia de ojos azules (la típica judía de Israel, está claro) y donde el texto dice “Jerusalen sin prisa, Tel Aviv sin pausa. Tus vacaciones en cuerpo y alma”. Han durado sólo unos días porque la gente se ha dedicado a rallarlos con frases tipo “Viva Palestina”, “Nazis” y barbaridades de este tipo. Son ganas de provocar... Fuente: solosequenosenada

No hay comentarios:

Publicar un comentario