miércoles, 26 de septiembre de 2012

La fatwa contra Salman Rushdie


Salman Rushdie, (Bombay, India, 1947) escritor angloindio en lengua inglesa. Dejó su país natal en 1961 para trasladarse al Reino Unido, donde estudió en la facultad de historia de Cambridge. Se centró, sobre todo, en religión e historia musulmanas, con lo cual adquirió unos conocimientos teóricos y académicos sobre los que articular su ideología política, ligada siempre a las circunstancias de su país y de otros países en situaciones similares a las del suyo, en los que la historia de la colonización y de los colonizadores se superpone al sustrato cultural autóctono, en gran parte constituido por leyendas y mitos. 

Con el objetivo de dar una voz alternativa a la historia de esos países, reinventada por Inglaterra, y de su andadura tras la descolonización, ha escrito la mayor parte de sus novelas. Así, en Hijos de medianoche, obra que alcanzó fama internacional y por la que fue galardonado con diversos premios en el Reino Unido y Estados Unidos, narra, a través de los avatares de una saga de la India, la historia de ese país desde la proclamación de la independencia. En su siguiente novela, Vergüenza (1983), en cambio, desgranó la historia de Pakistán. 

Su voz contestataria y de intelectual implicado, se vio amenazada de muerte en 1989 a causa de la publicación de los Versos satánicos, obra considerada blasfema por el ayatolá Jomeini, quien dictó orden pública de ejecución a toda la población musulmana del mundo. 

En un mes de febrero de 1989, el día 14, el ayatolá Jomeini proclama una fatwa instando a la población musulmana a ejecutar al escritor Salman Rushdie o a cualquier persona relacionada con la publicación de Los Versos Satánicos. Un libro polémico, que ha generado discusiones de fe, de política y de libertad de expresión. 

La publicación en el Reino Unido de “Los versos satánicos” en 1988 provocó una conmoción en el mundo musulmán. La polémica degeneró en escándalo. En muchos países hubo disturbios y quema de libros. Muchos musulmanes se sintieron ofendidos por lo que consideraban un tratamiento irreverente hacia la figura del profeta Mahoma. La publicación de Los versos satánicos, en septiembre de 1988, provocó una controversia inmediata en el mundo musulmán debido a la supuesta irreverencia con que se trata a la figura del profeta Mahoma. India prohibió el libro el 5 de octubre, y Sudáfrica el 24 de noviembre. Al cabo de varias semanas, Pakistán, Arabia Saudita, Egipto, Somalia, Bangladés, Sudán, Malasia, Indonesia y Catar también habían prohibido la novela. El 12 de febrero de 1989, cinco personas fueron abatidas por los disparos de la policía durante una protesta contra el libro en Islamabad.

El 14 de febrero de 1.989, el ayatolá Jomeini proclamó una fatwa, instando a la población musulmana a ejecutar a cualquier persona relacionada con la publicación del libro. Una fundación religiosa iraní llegó incluso a ofrecer una recompensa de tres millones de dólares por la muerte de Rushdie quien dos días después fue  puesto bajo protección del gobierno británico.

En 1990, Rushdie publicó un ensayo titulado In Good Faith afirmando su respeto por el Islam. A pesar de esto, las autoridades religiosas iraníes no anularon la fatwa. En 1997, la recompensa fue doblada, y al año siguiente el fiscal general del estado iraní ratificó su apoyo.

Finalmente, en 1998, y  en el marco de un acuerdo más amplio entre Irán y el Reino Unido, el gobierno iraní levantó la fatwa y cesó con las misivas públicas contra Salman Rushdie.

A pesar de que Irán ya no busca la ejecución de la fatwa, esta solo podría haber sido revocada por la persona que la emitió, Jomeiní, fallecido en 1989. Por ello, aún hoy en día algunos grupos fundamentalistas consideran que sigue siendo válida independientemente de la postura del gobierno iraní.

En enero de 2012 se vio obligado a cancelar su participación en el Festival de Literatura de Jaipur (India), el mayor de Asia, después de que "fuentes de la inteligencia" de los estados de Maharashtra y Rajasthan le informaran que se había "pagado a dos asesinos de los bajos fondos" de Bombay para eliminarlo. Y aunque el escritor expresó "ciertas dudas" en cuanto a la precisión de la información, explicó que acudir al festival en esas circunstancias "sería irresponsable para mi familia, para la audiencia del festival y para mis compañeros escritores". Algunos líderes musulmanes habían pedido al Gobierno indio que no le permitiera entrar en el país, donde Los versos satánicos siguen prohibidos todavía.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario