domingo, 30 de septiembre de 2012

Irak antes y después

El 30 de diciembre del 2006, Saddam Hussein muere en la horca, después de permanecer escondido en el sótano de una finca en la ciudad de Tikrit, en el centro de Irak.
La guerra ocasionó la muerte de casi mil soldados norteamericanos y más de nueve mil civiles iraquíes, menciona elmundo.es.
Además de las pérdidas humanas, el país sufrió graves daños de infraestructura. Las majestuosas construcciones creadas durante el periodo de Hussein sufrieron graves daños. Los bombardeos aéreos, así como los movimientos de las tropas de coalición afectaron monumentos, museos y yacimientos arqueológicos, señala el portal nodo50.org.
Cuatro años después de la muerte de Saddam Hussein, Irak continúa en medio de una gran incertidumbre política y social, a pesar de que en agosto pasado, culminó la operación “Libertad a Irak”.
La reconstrucción del país comenzó después de la guerra; sin embargo los palacios y bibliotecas aún presentan graves daños.
En De10.mx te presentamos el estado de algunas obras arquitectónicas a siete años de la muerte de Saddam Hussein.

Mezquita de Al-Askari. La ciudad de Samarra, al norte de Bagadad, era una de las zonas más visitadas en el país de Medio Oriente antes del conflicto bélico. Al año, más de tres millones de personas visitaban la localidad, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
La mezquita sagrada de Al Askari, era uno de los sitios más bellos del lugar.
El palacio, en donde se encuentran los restos de dos imanes chiítas, Ali al Naqi y Hasan al Askari, sufrió graves daños tras el combate que culminó con el derrocamiento de Saddam Hussein.


Plaza Al-Fardus. El 9 de abril de 2003, veinte días después de la entrada del ejército de Estados Unidos a Irak, un tanque norteamericano derrumbó una estatua del dictador Saddam Hussein, ubicada en la plaza Al Fardus, en el centro de Bagdad, menciona la BBC.
La estatua de Saddam medía más de 11 metros y debajo de ella se encontraba una palmera, la cual simbolizaba el pueblo iraquí.
Tras el derrumbe de la efigie, cientos de iraquíes salieron a las calles a celebrar la caída del régimen autoritario de Hussein. En 2004, el artista Najeen creó una escultura que representa la vida en Irak.

  

Museo Nacional de Irak. Durante la invasión, el ejército norteamericano saqueó el Museo Nacional de Irak. Alrededor de 20 mil piezas antiguas fueron robadas durante el conflicto, de las cuales se han recuperado al menos cinco mil piezas, menciona el sitio vanguardia.com.mx.
Entre los objetos desaparecidos se encuentra la estatua, sin cabeza, de un rey sumerio descubierta en la década de 1920 en la antigua ciudad de Ur, en el sur del país.
El Museo sufrió daños en la fachada principal. En la actualidad, el sitio se encuentra abierto al público, después de haber sido restaurado.


Palacio Al-Salam. El palacio Al Salam, una bella construcción ubicada en Bagdad, fue la Base de la Guardia Republicana de Irak durante la misión  tormenta del desierto en la década de los 90, episodio durante el cual el palacio fue destruido.
La reconstrucción del inmueble costó cerca de mil millones de dólares y sirvió como sitio de reuniones con mandatarios de primer orden.
Durante la guerra de 2003, las tropas del ejército aliado lanzaron siete bombas sobre el palacio, causando severos daños a la estructura de la construcción, menciona el portal globalsecurity.org.


Palacio de Saddam Hussein. Los palacios de Irak poseían una gran majestuosidad. El palacio de Saddam Hussein era una construcción de cuatro pisos de mármol, rodeado por palmeras y rosaledas.
En las paredes y techos se podrían observar murales representando escenas de Babilonia antigua, y la Torre de Babel. La entrada principal parecía a la entrada de una catedral y en los cuartos de baño, los grifos eran de oro, menciona el sitio arqhys.com.
Los ataques del ejército norteamericano y sus aliados causaron severos daños al majestuoso palacio. Las ventanas ahumadas de cristal fueron rotas, el mobiliario y varios detalles arquitectónicos fueron robados.

   

Palacio Al Faw. Fue construido por orden de Saddam Hussein para conmemorar las fuerzas armadas iraquíes que tomaron la península de Al Faw, durante la guerra entre Irak q Irán. Hoy en día es empleado como un gimnasio de los soldados de Estados Unidos.

   

Fuente: lapatilla.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario