viernes, 24 de agosto de 2012

Los kurdos: un pueblo olvidado


En los últimos años, los gobiernos de Siria, Turquía, Irak e Irán están cada vez más unidos en su política de persecución y represión contra los kurdos. Negociaciones como éstas, están siendo alentadas por los aliados occidentales, para evitar la "Balcanización" de los países de Oriente Próximo. De cara a la opinión pública, los gobiernos occidentales actúan con un doble lenguaje: por un lado instan a una solución política y, por otro, abastecen de todo tipo de armamento para frenar al movimiento. Un ejemplo de ello son los EEUU, que a través de su Secretaría de Defensa declara que: "EE.UU. apoya los esfuerzos hechos en territorio de Turquía, para reducir los efectos de este conflicto sobre la población civil" y, por otro lado, provee actualmente el 85 % de importaciones de armas de Turquía, gran parte de las cuales se utiliza para reprimir las revueltas.

Por lo tanto, la ayuda que los kurdos pueden esperar ya no va a provenir de alianzas coyunturales. El miedo a la alteración del equilibrio actual de la zona, a una reconstitución de las fronteras posteriores a la 1ª Guerra Mundial, y los intereses estratégicos y petrolíferos han tenido mucho que ver con la situación actual del pueblo kurdo.

La posición Turca:

En Turquía, el gobierno ha aplicado políticas discriminatorias con los kurdos, privándolos de su identidad, designándolos como "turcos de la montaña", prohibiendo tanto su idioma y "considerándolo como un dialecto" derivado del turco, como algunas de sus costumbres más características. El gobierno reprimió sus actividades políticas en las provincias del este, y simultáneamente alentó su migración hacia las zonas urbanas del oeste, con el propósito de dispersar a los kurdos concentrados en las zonas montañosas.

El más claro ejemplo de represión contra este pueblo se encuentra en la política del estado Turco, la cual antes de la lucha armada, consistió en despoblar las zonas del Kurdistán. Esta estrategia, que utiliza la tierra como instrumento de guerra, junto con la guerra propiamente dicha, fomenta la inmigración kurda hacia las metrópolis turcas y europeas, después de años de sistemática destrucción de casas y aldeas enteras. Se calcula en 30.000 las personas asesinadas desde 1984 a la actualidad, en millones los habitantes que emigraron y en cerca de 3.000 las aldeas y pueblos destruidos, por lo cual se puede hablar de un etnocidio vigente en el tiempo. Frente a esta represión, los kurdos se han organizado en una serie de partidos y organizaciones que luchan, tanto política como militarmente, por sus derechos como pueblo.

El partido más fuerte es el PKK. (Partido de los trabajadores del Kurdistán) en Turquía, fundado en 1978, y que en 1984 impulsó la organización de guerrillas. Mantiene posiciones de izquierda revolucionaria, aunque respeta escrupulosamente las tradiciones culturales y religiosas del pueblo kurdo. Propugna un Estado Federal compuesto por turcos y kurdos, y desde 1995, organiza un parlamento kurdo en el exilio: el PKE. (13), proclamado en dicho año en La Haya. Es la única representación internacional del pueblo kurdo y según su texto fundacional representa a la diáspora kurda de Europa occidental, de la ex URSS, de EEUU y de Australia. Esta compuesto por miembros del FLNK (Frente de liberación nacional del Kurdistán y brazo político del PKK), del HADEP. (Representantes del movimiento islámico no fundamentalista), compuesto por, intelectuales, mujeres y personalidades independientes. Su inmensa mayoría procede del Kurdistán turco y se autoafirma solidario con el PKK.; el PKE., tiene como objetivo: conseguir el apoyo internacional, para un cese del fuego en Turquía y negociar una solución política, al conflicto armado.

La posición Iraquí:

En Irak, cuando en 1958 la monarquía fue derrocada, los kurdos esperaron que se reconociera su lengua, y que se les otorgara mayores beneficios sociales, así como participación en proyectos de desarrollo. Sin embargo, estas expectativas no se colmaron. Por el contrario, la situación fue cada vez más trágica: En 1970 la provincia iraquí de Kirkuk fue disuelta, la ciudad de Kirkuk y sus inmediaciones formaron la nueva provincia de Tamiz, el resto del territorio fue incorporado a una nueva provincia, Salah al-Din (Saladin) cuya capital es Tikrit. El gobierno iraquí implementó una política de desplazamiento de sus poblaciones, generó confrontaciones armadas, y en los 80 llegó a lanzar armas químicas letales sobre poblaciones enteras. En quince años hubo más de 400.000 kurdos muertos en Irak.

Podemos aclarar algunas de las diferencia. El régimen reconoce la existencia, a diferencia de Turquía, de un pueblo kurdo y puede admitir incluso un sistema autónomo de gobierno, siempre y cuando quede supeditado al gobierno nacional.

Las principales fuerzas kurdas en Irak son dos:

1. el PDK. (Partido democrático del Kurdistán) de centro izquierda.-
2. el UPK. (Unión patriótica del Kurdistán).-

La posición Siria:

La política Siria, fue siempre más abierta al diálogo y al entendimiento con los kurdos. Incluso en 1998, el Presidente Assad llegó a ceder a algunas demandas; al ver la postura Siria, esta situación, incomodo a Turquía, que firmó con ésta, un acuerdo económico: "pero Siria debió dejar de apoyar al PKK".

En Irán:

En este país, padecen la fuerte presión asimilacionista del gobierno, y la persecución religiosa de la mayoría Chiíta del país.

El caso del pueblo kurdo es extrapolable a muchos de los conflictos actuales, que tienen su origen en la política represiva sobre ciertas etnias o pueblos. En el caso de los kurdos, la política represiva se manifiesta principalmente sobre la cultura. Se los niega como pueblo, es decir se los niega en la lengua, en las costumbres, en la vida política e intelectual, se censuran sus producciones literarias, artísticas, y su prensa.

Los kurdos de Kurdistán son un pueblo de los tiempos bíblicos, dividido entre las fronteras de cinco países; es la nación más grande del mundo, sin territorio propio donde puedan hablar su propio idioma, tocar su música y trabajar la tierra en paz, sin temor a la muerte. Los kurdos han sido víctimas de la política mundial una y otra vez. Se les ha prometido su propio país, desde el rompimiento del Imperio Otomano al final de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, no han podido ver la realidad de esa promesa hasta hoy. La situación actual de los kurdos en Irak, refleja la imagen que el mundo tiene de este grupo: revolucionarios, bandidos y gente que se pelean aun entre ellos mismos.

(13) Partido Kurdo en el Exilio.

LA CRISIS DE LOS KURDOS EN EL NORTE DE IRAK

En marzo de 1991, tras la expulsión de las tropas iraquíes de Kuwait por las fuerzas de la coalición, grupos desafectos en el interior de Irak, emprendieron una rebelión en el norte y sur del país. Las fuerzas militares del presidente Saddam Hussein respondieron con rapidez y severidad, y las consecuencias para los civiles kurdos fueron devastadoras. En plena campaña militar dirigida, contra ellos, por el ejército iraquí, más de 450.000 personas, huyeron a la frontera de Turquía en el lapso de una semana.

Por otra parte, a mediados de abril, habían huido a Irán 1,3 millones de kurdos, de sus hogares en el sur de Irak. En previsión de posibles salidas de más refugiados, el ACNUR (14), había dispuesto de antemano, artículos de ayuda de emergencia para unas 35.000 personas en Irán y unas 20.000 personas en Turquía, pero la magnitud y el ritmo de estos movimientos, superaron todas las predicciones. Mientras los refugiados entraban en masa en Irán, el gobierno de este país solicitó ayuda al ACNUR. Según cifras del gobierno iraní, Irán acogía ya, a más de dos millones de refugiados, Con esta nueva afluencia, Irán, se convirtió en el país con la población de refugiados más numerosa del mundo. El ACNUR, respondió ayudando a las autoridades iraníes, a responder a la afluencia y a gestionar los campamentos de refugiados. La operación de asistencia humanitaria en Turquía, fue mucho más complicada. El gobierno turco que, por su parte, se enfrentaba a una importante insurrección kurda en el sudeste de Anatolia, cerró su frontera con Irak para impedir la entrada de los refugiados kurdos, aduciendo que su presencia desestabilizaría el Guerra y acción humanitaria.

En consecuencia, varios cientos de miles de kurdos se quedaron abandonados a su suerte, en inhóspitos pasos de montaña cubiertos de nieve, a lo largo de la frontera entre Irak y Turquía. Los equipos de filmación de las emisoras de televisión, que venían de cubrir la guerra del golfo Pérsico, captaron el sufrimiento de los kurdos, expuestos a temperaturas extremas y a la falta de alimentos y cobijo. Las imágenes, hicieron aumentar la presión sobre el ACNUR y los gobiernos, para que se organizara una operación internacional de ayuda de emergencia. En pocas ocasiones una crisis humanitaria, había merecido una atención tan intensiva de los medios de comunicación. La operación de ayuda de emergencia en la frontera entre Irak y Turquía, estuvo dominada al principio, por las fuerzas militares de los Estados Unidos y de otros países de la coalición, que desempeñaron un papel importante en la organización y ejecución de la distribución de suministros de emergencia. Pero a pesar de todos los medios y del personal militar disponibles, se suscitaron graves problemas logísticos, para distribuir la ayuda a las poblaciones asentadas en decenas de lugares montañosos inaccesibles.

La respuesta de los Estados occidentales, ante la negativa de Turquía a conceder asilo a los kurdos iraquíes, fue débil. Se elevaron algunas protestas diplomáticas, pero no fueron ni intensas, ni sostenidas. La mayor preocupación de los principales Estados, era la necesidad de que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), conservara el uso de las bases aéreas en Turquía, por lo que se mostraron reacios a criticar al gobierno turco, por cerrar su frontera. Por añadidura, las insinuaciones de que, la existencia de grandes campamentos de refugiados para los kurdos iraquíes en Turquía, podía crear una situación semejante a la de Palestina, contribuyó a serenar los llamamientos de los gobiernos occidentales para que Turquía les concediera asilo.

El establecimiento de un "refugio temporal"

Mientras la televisión, continuaba difundiendo imágenes de los kurdos desesperados, atrapados en las montañas, creció la presión internacional para encontrar una solución. A principios de abril de 1991, el presidente de Turquía, Turgut Özal, apuntó la idea de un "refugio temporal" para los kurdos en el norte de Irak, después de algunas deliberaciones, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó, el 5 de abril, la Resolución 688, que insistía en que "Irak" concediera a las organizaciones humanitarias internacionales, acceso inmediato a todos los que necesiten asistencia y autorizaba al Secretario General, que utilice todos los recursos a su disposición, para atender urgentemente a las necesidades críticas de los refugiados y de la población iraquí desplazada. Sobre la base de esta resolución, y en el contexto de las secuelas de la crisis más amplia del golfo Pérsico, la fuerza de intervención conjunta, justificó la puesta en marcha de la "Operación Llevar Consuelo" para establecer una "zona de seguridad" en el norte de Irak.

No debemos olvidar, que desde las revueltas en los años 1920 y 1939, reprimidas por los turcos, salvo excepciones, la lucha independentista kurda dormitó hasta 1984, cuando el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), fundado por Abdullah Oçalan, tomó las armas. Por entonces, no se reconocía el carácter propio del pueblo kurdo, ni se le permitía hablar su lengua en público, una restricción en práctica hasta 1991. Hoy en día, el gobierno de Ankara aún prohíbe la educación, la publicación y difusión del idioma kurdo.

Durante siglos, los kurdos, fueron nómades en las planicies mesopotámicas y en las zonas montañosas de Irán y Turquía, dedicados a la cría de ovinos y cabras; excepcionalmente, han sido agricultores. Luego de la Primera Guerra Mundial, muchos de ellos se vieron obligados a trasladarse a zonas urbanas, dejando atrás sus formas tradicionales de vida. A pesar de que, han ocupado la misma región geográfica por mucho tiempo, nunca lograron un estatuto de Estado-Nación. El Tratado de Sèvres, suscripto en 1920, que le otorgaba la autonomía al Kurdistán, nunca fue ratificado. Le sucedió, en 1923, el Tratado de Lausana, que ya no mencionaba ni al Kurdistán, ni a los kurdos. Después de la Primera Guerra Mundial, la región se sumergió en un proceso de fragmentación y violencia, con la aparición de movimientos separatistas, que se levantaron en armas.

La forma social que mantuvieron los kurdos durante siglos, fue la tribu. El Jeque, es la máxima autoridad, que aún hoy día se reconoce, "aunque ésta se ha desprestigiado en el seno de los grupos urbanizados, debido al proceso de destribalización que significó su adaptación a la vida de la ciudad". En algunos casos, y aún cuando la ley no lo permita, como en Turquía, los kurdos practican la poligamia.

El nacionalismo kurdo "tardío, quizá, por el nomadismo ancestral", ha empezado a cobrar importancia no sólo por estas condiciones discriminatorias. En cierto modo, este nacionalismo está inducido tanto por algunas prácticas occidentales, "por ejemplo, el uso de la propiedad privada", cuanto por la partición de la región del Kurdistán en diversos Estados, así como la influencia de los intereses de algunos gobiernos occidentales en el Golfo Pérsico, y la aparición de una minoría intelectual urbana.

Lo geopolítico:

El concepto de nacionalismo tal como es definido actualmente, es nuevo para los países que se conformaron a partir de la caída del Imperio Otomano. Turquía, Irak, Siria, Jordán e Israel, son considerados Estados desde la primera mitad de este siglo.

¿Por qué los kurdos han perdido su histórica oportunidad de tener un Estado propio?

La respuesta incluye varios aspectos extremadamente complejos, desde lo histórico y geopolítico, hasta razones internas y externas. Desde mi óptica personal creo, que son ellos mismos responsables de su situación y propongo un cuestionamiento de la situación, desde la caída del Imperio Otomano, a fin de dilucidar la problemática nacional kurda, que podría devenir en una lucha nacional en el próximo milenio.

Dentro de este análisis, la ausencia de una prensa kurda tiene importancia. La lengua kurda no se usa en escritos, salvo para ciertos propósitos religiosos. No existen periódicos, ni revistas, al alcance del pueblo kurdo, que además, es mayoritariamente analfabeto.

Al ser tan extenso el territorio del Kurdistán, el pueblo kurdo de las costas del Mediterráneo, no tiene acceso por los medios de comunicación a la realidad de los que viven en las montañas del Este, y viceversa. Situación esta, que no permite organizar un movimiento lo suficientemente poderoso, que les permita la unión, a fin de alcanzar el poder. No hay unidad en la lucha, ni coordinación, ni una dinámica en las comunicaciones, ni cooperación entre los kurdos que habitan los distintos países. La mayoría de los kurdos habitan en zonas rurales y montañosas, por lo que se mantienen apartados y son ignorantes de lo que sucede en las capitales y en el resto del mundo.

Otro tema importante es la falta de unidad, se encuentran fraccionados, no actúan como una nación unida y muchas veces, luchan entre ellos mismos en vez de unirse y cooperar, para luchar contra quienes los oprimen. La ausencia de definición, es otro tema clave. Los movimientos kurdos no llegan a definir sus objetivos, dada la carencia de una tradición democrática, que, como todos los grupos del Oriente Medio, han tomado prestada de Occidente. Para eliminar estos obstáculos, es preciso erradicar las causas de la desunión de este pueblo, incluyendo las dificultades que presentan, el tribalismo, los regionalismos, los diferentes dialectos, la religión, las lealtades políticas y la carencia de una tradición democrática.

La sociedad tribal kurda y la lealtad al viejo status quo, y al Islám, hicieron que muchas tribus y líderes religiosos creyeran las promesas que les fueran hechas y nunca cumplidas, y lucharon con los turcos y los árabes contra "el infiel"; como ejemplo: creyeron en Ataturk cuando les dijo que la República Turca iba a ser para los turcos y los kurdos. Fuente: http://www.monografias.com/trabajos42/el-kurdistan/el-kurdistan3.shtml

No hay comentarios:

Publicar un comentario