sábado, 25 de agosto de 2012

La eugenesia a lo largo de la historia

Francis Galton, padre de la eugenesia

La Eugenesia es la Ciencia que tiene por objeto el estudio teórico y práctico de los medios capaces de proteger, acrecer y perfeccionar a los individuos más robustos y mejor dotados de las razas humanas. El vocablo proviene de la contracción de dos términos griegos: eu (bien, bondad, perfección) y génesis (nacimiento), Eugene, "bien nacido".

Fue un científico inglés llamado Francis Galton, el padre de la teoría eugenésica. Contemporáneo de Charles Darwin –su primo- e influenciado por sus ideas- quien reemplazó la "selección natural" (que no sólo permite sobrevivir a los individuos mejor dotados, sino que conduce a transmitir a la descendencia los caracteres genéticos que posibilitaron tal supervivencia) por una "selección artificial" , que favorecerá la reproducción de los individuos pertenecientes a las élites y obstaculizará la de los inaptos. Pensaba que había que mejorar la especie humana, pero no en cuanto a su plenitud, sino mejorarla en los aspectos cualitativos como la talla, el peso, la altura, etc.

Galton subrayaba que la propia naturaleza o conjunto de dotaciones innatas del individuo era un factor determinante del éxito en la vida. Para demostrarlo, estudió a una serie de hombres eminentes. Comprobó que los padres que presentaban características sobresalientes tendían a tener hijos con iguales características, y pensó que esto debía explicarse fundamentalmente en función de la naturaleza y no de la crianza. Con el objeto de someter a análisis los datos por él recogidos, contrató al matemático Karl Pearson, inventor de un procedimiento de análisis estadístico descriptivo denominado «Coeficiente de correlación», muy empleado en una variedad de situaciones de investigación.

En su libro «Hereditary Genius» sostuvo su teoría de la transmisión directa del genio, más tarde refutada por otros investigadores.

Presentó sus primeros trabajos en 1874, culminándolos en 1887 con la publicación de sus "Leyes típicas de la Herencia"

Un poco más atrás en el tiempo, no debemos dejar de mencionar que casi un siglo antes, Thomas Maltus, postulaba que los pobres no son iguales a los mas privilegiados porque carecen de las virtudes morales de la prudencia, capacidad de previsión, autodisciplina y racionalidad que caracterizan a la clase media, por lo que concluía que la causa de la pobreza era la fertilidad.

II. La eugenesia a través de la historia. Doctrinas sustentadoras.

Aunque parezca impensado, ya desde los tiempos de la Grecia Antigua encontramos aplicación práctica de esta teoría.

En tierras naturalmente privilegiadas, con un clima inmejorable, con la ductilidad de la lengua griega, sutil pero incisiva, y con la presencia de hombres notables por la libertad de su espíritu y por su cultura, la encontramos en sus dos principales ciudades, Atenas y Esparta, aunque por motivaciones distintas.

En Atenas, la religión y el Estado concentraban sus esfuerzos en la descendencia de todo ateniense. Cuando no la había, solía apelarse a la adopción, pero la opinión pública y el derecho aceptaban – por otra parte- el infanticidio, considerando la exagerada prole como anti-económica a la fragmentación de la propiedad agrícola; y por ello el padre podía exponer al recién nacido hasta dejarlo morir por débil, deforme, supernumerario y por miedo a la dote matrimonial. Este derecho paternal, de severa eugenesia, hizo de Grecia un pueblo seleccionado, fuerte y sano. Casi sin excepción, los filósofos griegos y principalmente Platón, eran partidarios de la exposición de los hijos; pero Aristóteles, defendía el aborto como preferible al infanticidio, más el código hipocrático prohibía al médico la practica del mismo.

En Esparta, por su parte, desde la cima del monte Tagesti, a 2.400 mts. de altura, se arrojaban a los recién nacidos que tuvieran algún tipo de malformación. En este caso, dicha acción apuntaba a la futura formación del individuo en el ejército, debido a la militarización de la sociedad espartana.

En Inglaterra en 1910, donde el entonces Secretario de Interior, Winston Churchill , hizo circular por su gabinete un artículo de la revista de eugenesia titulado " Los débiles mentales. Un peligro social", en concordancia con la idea vigente en la época de que las enfermedades se debían a factores hereditarios y que muchos problemas sociales eran "médicos" en realidad. De allí a pensar que ciertas ideas políticas inaceptables pasaran a formar parte del conjunto de síntomas de las enfermedades mentales, había un paso.
 
En nuestro continente, después de la I Guerra Mundial, en Estados Unidos surgió la demografía, enmarcada en la eugenesia. Según este nuevo tipo de estudios, la principal causa de superpoblación planetaria era la fertilidad femenina. Se dedicó entonces a analizar el tema de la fertilidad, preocupados por la diferencia de tasa reproductiva entre las clases sociales y las características inherentes de inteligencia e incluso carácter, que supuestamente están relacionadas.

Esto dio lugar posteriormente a políticas de esterilización, sobre todo en países del Tercer Mundo, y no siempre voluntarias. Este movimiento eugenésico fue previo a las políticas de la Alemania Nazi, ya que recordemos que la primera ley estatal de eugenesia en Estados Unidos fue aprobada en Indiana, en 1907. Pese a las presunciones modernas de que el interés estadounidense en la eugenesia disminuyó durante la década de los ’20, recientes estudios comprobaron que esas leyes habían autorizado la castración de más de 40.000 personas clasificadas como "dementes o débiles mentales" en 30 estados hasta 1944. Otras 22.000 fueron esterilizadas desde mediados de 1940 a 1963. La esterilización forzada era legal en 18 estados y la mayoría permitía que las personas fueran esterilizadas sin su consentimiento, dejando la decisión en manos de terceros.

La eugenesia nazi consistió en una serie de políticas sociales que situaron a la mejora de la raza por medio de la eugenesia en el centro de sus preocupaciones. Estuvo dirigido a aquellos seres humanos que los nazis identificaron como una "vida indigna de ser vivida" (en alemán, Lebensunwertes Leben), incluyendo pero no limitado a los delincuentes, enfermos mentales, discapacitados físicos, disidentes políticos, pedófilos, homosexuales, haraganes, dementes, religiosos y débiles, para la eliminación de la cadena hereditaria.

Las acciones para llevar a cabo estos programas médicos, como por ejemplo la intensa propaganda y fundamentación ideológico-"científica", comenzó mucho antes del régimen nazi. Tanto las leyes de higiene racial como el programa de eutanasia tienen sus raíces en las organizaciones internacionales y en el movimiento médico internacional a favor de la eugenesia y la eutanasia, así como en las respectivas legislaciones y programas llevados a cabo en varios países, como por ejemplo la esterilización masiva de gente señalada como enfermos hereditarios en países como Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Noruega, Francia, Finlandia, Dinamarca, Estonia, Islandia y Suiza, durante la primera mitad del siglo XX. Las primeras legislaciones eugenésicas de esterilización forzada y masiva así como las restricciones legales a la inmigración según criterios médicos racistas se implementaron en los Estados Unidos a principios del siglo XX mucho antes del régimen nazi. También aquellas organizaciones médicas y eugenésicas estimularon o promovieron legislaciones en favor de la eutanasia en Alemania mucho antes del régimen nazi, por ejemplo, en los años 70 del siglo XIX y en los años 20 del siglo XX, y hubo también programas de eutanasia en Escandinavia, Francia y Suiza donde fueron eliminados innumerables enfermos.

Puntos de vista de Hitler sobre la eugenesia

Adolf Hitler había leído algunos escritos sobre higiene racial durante su período de encarcelamiento en la prisión de Landsberg am Lech. El futuro líder consideró que Alemania sólo podía ser fuerte de nuevo, si el Estado aplicaba a la sociedad alemana los principios básicos de la higiene racial y la eugenesia.

Los conceptos de las ideas racistas de competencia que fundamentaron el darwinismo social fueron discutidos por científicos europeos y también en la prensa vienesa durante la década de 1920, pero la forma exacta como Hitler recogió estas ideas es incierta. En 1876, Ernst Haeckel discutió la política de infanticidio selectivo de la ciudad griega de Esparta.[2] En su Segundo Libro, que se mantuvo inédito durante la Alemania Nazi, Hitler también elogió Esparta porque la consideraba el primer "Estado Völkisch". Apoyó lo que percibió como un tratamiento eugenésico de los niños deformes:

Esparta debe ser vista como el primer Estado Völkisch. La exposición de los enfermos, los débiles, los niños deformes, en definitiva, su destrucción, era más decente y en verdad mil veces más humana que la miserable locura de nuestro tiempo que preserva a los sujetos más patológicos y, de hecho, lo hace a cualquier precio; y, sin embargo, toma la vida de cientos de miles de niños sanos como consecuencia del control de la natalidad o por medio de abortos, para, posteriormente, engendrar una raza de degenerados cargados de enfermedades.

Aplicación de las políticas eugenésicas

La Alemania Nazi estableció una política oficial de higiene racial, que incluía unas leyes (Leyes de Núremberg) que restringían los matrimonios con gente señalada como perteneciente a razas inferiores, un programa de esterilizaciones forzadas, un programa Lebensborn para promover el nacimiento de gente de "raza aria", por medio de la provisión de buenos cuidados médicos y el acceso restringido de parejas a través de selecciones médicas que aplicaban criterios eugenésicos y raciales. Derivado de esas políticas médicas de higienización racista de la sociedad, también fue implementado un programa médico de eutanasia denominado Aktion T4 para la eliminación de gente estigmatizada como enfermos incurables, tarados, débiles, ancianos, niños deformes, etc. considerados un lastre para la sociedad.

Durante el programa de esterilizaciones masivas, más de 400.000 personas fueron esterilizadas contra su voluntad, mientras que 275.000 fueron asesinadas en la Aktion T4 y otros programas de eutanasia derivados directamente de aquel. Esta política de higiene racial también tuvo como consecuencia el exterminio sistemático de millones de personas -por ejemplo, judíos, gitanos, homosexuales, etc.- llevado a cabo en los campos de concentración y exterminio, utilizando métodos como el gaseamiento que habían sido desarrollados e implementados previamente por los médicos durante el programa de eutanasia. Incluso en algunos casos se utilizó al mismo personal médico y sanitario de aquel programa, pues estos fueron los encargados de establecer los criterios y seleccionar en los campos de exterminio a la gente que debía ser eliminada.

La ley eugenésica fundamental de la legislación nacional-socialista es la " Ley para la prevención de descendencia hereditariamente enferma" del 14 de julio de 1933, y sus subsiguientes decretos reglamentarios.

Transcribimos algunos de sus artículos:

1.

(1) - Quién esté hereditariamente enfermo puede ser esterilizado cuando, de acuerdo a los conocimientos de la ciencia médica, existe una gran probabilidad de que sus descendientes padecerán graves daños, físicos y psíquicos de orden hereditario.

(2) - Hereditariamente enfermo en el sentido de esta Ley es todo aquél que padece de una de las siguientes enfermedades:

1. Imbecilidad congénita

2. Esquizofrenia

3. Locura maníaco depresiva

4. Epilepsia

5.Correa de Huntington ("Baile de San Vito'' hereditario)

6.Ceguera hereditaria

7.Sordera hereditaria.

8.Graves malformaciones físicas hereditarias.

(3) - Subsiguientemente, puede ser esterilizado aquél que padece de alcoholismo grave.

2.

(1) - Tiene derecho a presentar la solicitud (de esterilización) todo aquél que ha de ser esterilizado (Ö)

(2)- A la solicitud debe adjuntarse el certificado, expedido por un médico reconocido por el Reich Alemán, de que el individuo a esterilizar ha sido esclarecido acerca de la esencia y de las consecuencias de la esterilización.

(3) - La solicitud puede ser retirada.

15.

(1) - Las personas participantes del proceso o de la intervención quirúrgica están obligadas a guardar silencio.

(2) - Aquél que sin autorización actúe en sentido contrario a la obligación de guardar silencio será penado con reclusión de hasta un año o multa (Ö)

10a.

(1) - Habiendo un Tribunal de Salud Hereditaria (Erbgesundheitsgericht)dictaminado la validez legal de la esterilización de una mujer que, en el momento de la práctica de la esterilización, se encuentre en estado de embarazo, éste puede ser interrumpido, con asentimiento por parte de la interesada, a no ser que el fruto ya esté en condiciones de nacer o que la interrupción del embarazo trajese como consecuencia un serio peligro para la vida o para la salud de la mujer.

(2) - Como no capaz de nacer debe considerarse al fruto cuando la interrupción tenga lugar antes del transcurso del sexto mes de embarazo.

Nürnberg, el 15 de Septiembre de 1.935

Firmas: Adolfo Hitler, Führer y Canciller del Reich; Frick, Ministro del interior. Dr. Gürtner, Ministro de Justicia; R. Hess, lugarteniente del Führer.

Luego del nazismo, las ideas eugenésicas debieron adoptar un perfil más bajo.

El principal vehículo para estas teorías pasó a ser el peligro de una catástrofe ambiental.

El libro de Fairfield Osborne de 1948, "Nuestro planeta saqueado " y " La bomba demográfica" de Paul Ehrlich en 1968, determinaban que toda pobreza es causada por el crecimiento continuo de la población. También en ese año, Garret Hardin, con su ensayo " La tragedia de los bienes comunes" plantea que sólo la propiedad privada de los recursos esenciales (que son limitados) y una distribución desigual del derecho a la reproducción pueden impedir esa fatalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario