lunes, 27 de agosto de 2012

El Apartheid


En 1652 un grupo de colonos holandeses se estableció en lo que luego sería Ciudad del Cabo. Más tarde, el territorio se convirtió en colonia británica. Los descendientes de holandeses (afrikaners o boers) se enfrentaron en sucesivas guerras con los ingleses. Finalmente los británicos resultaron victoriosos pero les concedieron a los boers poderes y libertades sobre el territorio concediéndoles un autogobierno (recién en 1961 se declaró la República de Sudáfrica separada del Commonwealth). Los grandes excluidos en esta “paz” fueron los negros.

En 1948 el Partido Nacional (el partido nacionalista racista de los afrikaners) llegó al poder y codificó la segregación e injusticia social que ya existía en el país. Esta política llevó el nombre de  “Apartheid”; la palabra significa separación en la lengua afrikáner. Su objetivo era la implementación sistemática de segregación a los grupos étnicos de la región (bantúes, mestizos y asiáticos) mediante la creación de un cuerpo legal específico. Por medio de estas leyes, se privó a los negros del voto, de su libre circulación por el territorio nacional y prohibió todo tipo de interacción racial, desde los matrimonios y las relaciones sexuales interraciales, hasta el uso compartido de baños, escuelas, playas y transporte público. Los carteles que indicaban "sólo para blancos" y "sólo para no blancos"  ayudaban a hacer más efectiva la medida.

Entre este cuerpo legal, cabe destacar tres leyes específicas promulgadas en 1950. La primera, la "Population Registration Act”, dictaminó que cada africano debía se clasificado según su origen racial. La segunda, la “Group Areas Act”, instituyó la delimitación de espacios territoriales según aquellas clasificaciones de los grupos raciales. Por medio de estas leyes se expulsó a los negros a “áreas de reserva” (los “townships”), verdaderos guethos donde las condiciones de vida eran deplorables. La tercera fue la “Ley de pases” que prohibía la libre circulación de los negros fuera de sus “áreas de reserva”: los negros debían portar en todo momento su documento - donde estaba registrada la zona donde debía residir - y la autorización para acceder a otras zonas para ir a trabajar.

Entre 1960 y 1980 el gobierno forzó a la población negra (3 millones y medio de africanos) a reubicarse en estos townships. El caso más resonante de reubicación se produjo en Johannesburgo cuando 60.000 habitantes negros fueron reasignados a la zona de Soweto (South Western Township). Las condiciones de vida en Soweto eran lamentables: las casas eran de construcción precaria, no tenían agua potable ni electricidad.
 
En 1969, Stephen Biko, un estudiante de medicina, creó la Organización de Estudiantes Sudafricanos (SASO),  embrión de lo que sería el Movimiento de Conciencia Negra (Black Consciousness Movement - BCM).

“Conciencia Negra” ganaba cada vez más influencia y venía a llenar el vacío dejado por el Congreso Nacional Africano y el Congreso Panafricano, cuyos líderes – después de la masacre de Sharpeville – estaban presos o escondidos.

En 1973 Biko fue sometido al régimen de "prohibición" por el cual el gobierno buscaba silenciar a sus opositores. Este régimen le prohibía salir de su ciudad natal - King Williams Town - y difundir sus ideas de forma oral o escrita. Sin embargo esto no impidió que sus ideas se siguieran propagando.

De hecho, su ideología estuvo presente en los estudiantes que participaron en el levantamiento de Soweto, cuando los niños y adolescentes negros de ese township protestaron contra una ley del gobierno que obligaba al uso de la lengua afrikáner en las escuelas.

El 19 de junio de 1976, los estudiantes organizaron una marcha que terminó en una masacre: 566 niños murieron como consecuencia de los disparos de la policía. Este incidente inició una ola de violencia que se extendió por toda Sudáfrica.
El estudiante más joven que murió ese día fue Héctor Pieterson, de 12 años de edad. La foto de un compañero cargando su cadáver recorrió el mundo entero y se convirtió en un símbolo de la masacre. Soweto marcó un antes y un después en el apartheid, muchos señalan que fue el principio de la decadencia del sistema racista.


Steve Biko había sido arrestado varias, pero en agosto de 1977 fue diferente. Severamente golpeado por la policía mientras estaba en prisión, falleció. Biko se convirtió en una figura mítica en la lucha mas radicalizada contra el apartheid. Veinte años después, cinco agentes policiales reconocieron ante la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (creada para investigar los crímenes segregacionistas en Sudáfrica) haber cometido el asesinato de Stephen Biko.

“Conciencia Negra” postulaba una filosofía más radical que la de otras agrupaciones al declarar que los negros debían recuperar su orgullo y rechazar cualquier ayuda de los blancos. Biko desconfiaba de los blancos "liberales" que se unían a los movimientos negros; los negros eran quienes debían liderar sus organizaciones, definir sus políticas y objetivos. 
 
Hijo de un jefe de tribu, en 1940 tuvo que interrumpir sus estudios de ciencias naturales porque se unió a una huelga. Más tarde se haría abogado. En 1944 fundó, junto con Oliver Tambo y Walter Sisulu, la liga juvenil del Congreso Nacional Africano. El gobierno declaró ilegal este movimiento, y en 1960 Mandela pasó a la clandestinidad. Como jefe de la organización ilegal Lanza de la Nación, que también se oponía a la segregación racial, fue detenido en 1962 y dos años más tarde fue condenado a cadena perpetua por alta traición. A partir de entonces, muchas voces internacionales pidieron su liberación. Tras 26 años de prisión por oponerse al racismo, Nelson Mandela fue liberado en 1990. En 1991 se decretó el fin del Apartheid.

En 1993 se les concedió a Nelson Mandela y a William De Kllerk el Premio Nobel de la Paz por su labor a favor de la igualdad racial en Sudáfrica. Un año después el Congreso Nacional Africano obtuvo la mayoría de votos en las primeras elecciones libres para todos los ciudadanos de Sudáfrica.
 
El 9 de mayo el Parlamento de Ciudad del Cabo eligió por aclamación a Nelson Mandela como el primer presidente negro del país.

Fin del apartheid

En 1989 fue elegido presidente de Sudáfrica William de Klerk, un reformista que comenzó a negociar una salida al estado de discriminación racial en Sudáfrica. Como un acto simbólico importante, en 1990 se concedió la libertad a Nelson Mandela, tras 26 años de prisión por oponerse al racismo.

Finalmente, el 17 de junio de 1991 se decretó el fin del apartheid. Después de más de 40 años de sostener un sistema racista, el Parlamento sudafricano terminó con todas las leyes segregacionistas a través de una reforma a la Constitución, misma que entró en efecto en 1994. Como parte de esta reforma, se disolvieron las “homelands”.

En 1995 el gobierno de Mandela creó una “Comisión de la Verdad”, presidida por el arzobispo Desmond Tutu, cuya finalidad es investigar los abusos a los derechos humanos durante la era del apartheid (1948-1991).

No hay comentarios:

Publicar un comentario