lunes, 26 de marzo de 2012

Los orígenes de la solución final, Christopher Browning

Los orígenes de la solución final, la evolución de la política antijudía de los nazis entre septiembre de 1939 y marzo de 1942 es el título de este magnífico ensayo del historiador norteamericano Christopher R. Browning, profesor de Historia en la Pacific Lutheran University de Tacoma (Washington), y uno de los más celebres especialistas en el antisemitismo nazi. Autor entre otras obras de Aquellos hombres grises. El batallón 101 y la Solución Final en Polonia.

Este libro es una edición francesa del 2007 en formato bolsillo, consta de casi 1000 páginas entre texto y notas dispuesto todo ello en 10 capítulos. Existe también una edición en lengua inglesa. El contexto temporal de la obra abarca desde la invasión de Polonia en septiembre de 1939 hasta dos meses después de la famosa Conferencia de Wansee celebrada esta última en enero de 1942. La evolución de la política antisemita de los nazis desde el comienzo de la guerra hasta la denominada Solución Final pasó por numerosas circunstancias y procesos y son a estos últimos a los que el profesor Browning aspira a ofrecer al lector un poco más de precisión y concreción que consiga aclarar con más detalle cómo se llegó a la idea del exterminio físico de los Judíos

Entrando ya a desglosar con más concisión la obra de Browning podemos de entrada afirmar que el autor norteamericano se une con este trabajo a las tesis que defienden los historiadores denominados funcionalistas, es decir, aquellos que sostienen la teoría de que los nazis perpetraron el genocidio Judío sobre la marcha, sin haber establecido un plan de antemano y a menudo plasmado sobre el terreno fruto de la improvisación. Por el contrario, los que se oponen a este aserto, los denominados intencionalistas, aquellos que piensan que los nazis siempre dispusieron de un plan de exterminio Judío desde que se crearon como movimiento político, se presentan como la parte contraria ante historiadores como Browning.

Si partimos de la base de que Browning basa su trabajo en las ideas funcionalistas, podemos hacernos una idea de por dónde va este trabajo. El autor norteamericano plantea que los nazis comenzaron en primer lugar, tras su invasión de Polonia, un plan de reorganización demográfica que comportaba el desplazamiento de millones de personas para establecer a los habitantes de origen alemán que se encontraban en la esfera de influencia germana. Este movimiento costó muchas vidas y acabó por generar más problemas, sobre todo logísticos, de los que pensaban los jerarcas nazis. Además, surgieron imprevistos, que no fueron otra cosa que la divergencia de intereses entre los propios gobernadores nazis provocando una sensación de desorden que no pasó inadvertida para hombres como Goering, Rosemberg, Himmler o el propio Heydrich. La idea de aglutinar a los Judíos en guetos hasta que fuera posible una emigración en masa a una isla como Madagascar o simplemente se lograra desplazarlos más hacia el Este, constituyeron la primeras consideraciones frente al problema Judío en los primeros meses de la contienda. La invasión alemana de la Unión Soviética lo cambió todo, la radicalización de la guerra conllevó también a un extremismo sin igual la política nazi Judía. A partir de ahora se daban las condiciones necesarias para llevar hasta las últimas consecuencias el proyecto exterminador nazi. Como podemos observar, se pasó de un intento de desplazamiento masivo a una destrucción total física de los Judíos. Browning nos explica con detalle cuáles fueron los mecanismos humanos, intelectuales y coyunturales que comportaron tales medidas. Además de todo esto, el papel jugado por Hitler en todas estas acciones no pasa desapercibido, Browning analiza las opiniones públicas que sobre este tema mostraba aquél y asocia estos comentarios con la evolución aniquiladora que sus hombres perpetraron sobre el terreno. Sin duda, el papel jugado por Hitler fue determinante para que la política exterminadora fuese alcanzando niveles monstruosos conforme avanzaba la guerra.

En defintiva, Browning nos ofrece un grandioso estudio sobre los pasos seguidos hasta la llamada Solución Final, nos explica cómo, cuándo y por qué se desarrolló el Holocausto hasta sus últimas consecuencias. Sin los problemas preliminares tras la invasión de Polonia no habría habido una política progresiva de exterminio al ocupar la URSS, todo tuvo su trayecto y nada parece demostrar que existiese una política aniquiladora como tal antes de que la guerra estallase. Esta es la tesis principal de este ensayo que no tiene desperdicio. Fuente: Hislibris

No hay comentarios:

Publicar un comentario