jueves, 8 de marzo de 2012

Golpe de estado





"... Al contrario que la clase obrera, dividida en mil estratos, la oligarquía forma un sindicato global sin fisuras que actúa al unísono, al toque de trompeta, aprovechándose de la división de los trabajadores por castas y por naciones. Ante esa perspectiva bien estudiada y la seguridad de que no encontrarían una respuesta global ante sus ataques, decidieron que la mejor forma de eliminar los “costosos” servicios públicos esenciales -cosas tan nimias como la Educación, la Sanidad, el derecho a una prestación por desempleo, a una vejez digna o los límites a las jornada laboral- que les habían sido impuestos contra su voluntad por la Democracia, era asfixiarlos, es decir dejar que el paro aumentase de tal manera que provocase un aumento del déficit que obligase a poner en marcha sucesivos planes de recortes presupuestarios, dentro de una espiral que inevitablemente llevaría a la privatización de todos ellos. ... mientras se han entregado cientos de miles de millones de euros públicos a bancos y especuladores de todas las clases, a los que, sin ningún género de dudas, provocaron esta crisis que ha pasado de ser una gran estafa a convertirse en un golpe de Estado global contra la Democracia y los derechos que son consustanciales a ella después de siglos de luchas. ...." Leer artículo en Sociología Crítica

No hay comentarios:

Publicar un comentario