lunes, 2 de enero de 2017

La crisis del zarismo y los indeseables


“La persona indeseable puede no ser culpable de un crimen (…) pero si, en opinión de las autoridades locales, su presencia en un determinado lugar es perjudicial para el orden público o incompatible con la paz pública, puede ser arrestada sin orden judicial, puede ser detenida de dos semanas a dos años de cárcel, y puede ser trasladada forzosamente a cualquier otro lugar dentro de las fronteras del imperio y puesta allí bajo custodia policial durante un período de uno a diez años.” Continúa leyendo

domingo, 1 de enero de 2017

La guerra de independencia de Argelia


La Guerra de Independencia de Argelia (también llamada Guerra de Argelia o Guerra de Liberación de Argelia; en francés Guerre d'Algerie y en árabe حرب التحرير الجزائرية) tuvo lugar entre 1954 y 1962 y fue un periodo de lucha del Frente Nacional de Liberación de Argelia (FLN), contra la colonización francesa establecida en el país desde 1830.
Tras la Segunda Guerra Mundial en la sociedad argelina empezó a crecer un sentimiento anticolonialista. Muchos militares argelinos que habían colaborado a liberar Francia se vieron frustrados por el trato que la metrópoli daba a los ciudadanos nativos. Tras la Guerra de Indochina fueron bastantes los soldados argelinos del Ejército francés que empezaron a considerar que era el momento de obtener la independencia para Argelia. La guerra se llevó a cabo en forma de lucha de guerrillas y enfrentamientos contra el Ejército francés y las unidades adicionales de origen local llamadas harkis. En la actualidad, el término «harki» se utiliza en Argelia como sinónimo de traición.
Los civiles de origen europeo y argelino fueron desde el principio blanco de atentados terroristas por parte tanto del FLN como de las organizaciones paramilitares francesas como la OAS. Hubo varios episodios muy sangrientos como el ocurrido en El Alia. Sobre el número de muertos se habla de una cifra de 33.000 franceses y un número superior de argelinos. El FLN habla en torno al millón de muertos, aunque hay autores que rebajan el número de muertos del bando nacionalista y recuerdan que el FLN mató a todo argelino que, según ellos, colaboraba con los franceses. Hay autores que dicen que en 1962 hubo más muertes que en otros años. Los guerrilleros independentistas del FLN se autodenominaban djounoud o muyahidines. El Ejército francés respondió tratando de obtener el máximo de información, en particular utilizando la tortura, para localizar a los responsables de atentados, lo que se agudizó durante la batalla de Argel. El FLN luchó también contra otras corrientes independentistas, resultando esta corriente la predominante. La guerra terminó con el reconocimiento por Francia, a través de los acuerdos de Evian de la independencia de Argelia el 5 de julio de 1962. Significó la expulsión de alrededor de un millón de colonos europeos originarios de Francia, Italia o España, así como miembros de minorías religiosas, como los judíos. 

Antecedentes: la Argelia francesa
Conquista de Argelia

Desde el siglo XVI, Argelia había sido una provincia del Imperio Otomano, que hacia 1830 atravesaba una profunda crisis política y económica. Bajo el pretexto de la piratería habitual en el Mar Mediterráneo por parte de argelinos, más un conflicto diplomático, Francia invadió y se anexó Argelia. Además de soportar la afrenta de ser gobernado por un poder extranjero no musulmán, muchos argelinos perdieron sus tierras con el nuevo gobierno o con los colonos. Los líderes tradicionales fueron eliminados, encerrados, o hechos irrelevantes, y el tradicional sistema educacional fue desmantelado; las estructuras sociales fueron presionadas hasta el punto de quiebre. Vista por los europeos con condescendencia a lo mejor, y desprecio a lo peor, los argelinos soportaron 132 años de subyugación colonial. En la primera parte de la colonización francesa, los musulmanes y judíos eran vistos como nacionales franceses, pero no como ciudadanos franceses.
En 1865, Napoleón III les permitió a los argelinos solicitar la total ciudadanía francesa, una medida que pocos tomaron, ya que involucraba renunciar al derecho de ser gobernado por la sharia (ley islámica) en asuntos personales, y fue considerado un tipo de apostasía; en 1870, la ciudadanía francesa se hizo automática para los judíos, una decisión que enojó enormemente a los musulmanes, quienes comenzaron a considerar a los judíos como los cómplices del poder colonial.
No obstante, este periodo vio el progreso en la salud, algunas infraestructuras, y la expansión global de la economía de Argelia, así como la formación de nuevas clases sociales, que, tras la exposición de ideas de igualdad y libertad política, ayudaría a propulsar al país hacia la independencia. Durante los años de dominio francés, las luchas por sobrevivir, coexistir, lograr la igualdad, y conseguir la independencia dieron forma a una gran parte de la identidad nacional argelina. Después de la Segunda Guerra Mundial, la igualdad de derechos fue proclamada el 7 de marzo de 1944, y posteriormente confirmada por la Loi Lamine Gueye el 7 de mayo de 1946, que concedía la ciudadanía francesa total a todos los ciudadanos de cualquier departamento de ultramar francés. Una nueva ley el 20 de septiembre de 1947, permitía a los argelinos acceder a la ciudadanía sin renunciar a su condición personal musulmana. Argelia tenía una posición exclusiva en el dominio colonial francés, debido a que a diferencia de las demás posesiones adquiridas por la potencia europea en el Siglo XIX, Argelia era considerada y legalmente clasificada como parte integral de Francia.

Nacionalismo argelino

Muchos argelinos participaron en la Primera Guerra Mundial luchando del lado de Francia. Los argelinos sirvieron como tirailleurs (tales regimientos ya habían sido creados en 1842). Con los Catorce Puntos de Woodrow Wilson, se proclamaba en el quinto punto la autodeterminación de los pueblos. Algunos intelectuales argelinos, apodados Ulemas, comenzaron a nutrir el deseo de independencia, autonomía y autogobierno. Dentro de este contexto, un nieto de Abd al-Qádir, antiguo emir de Argelia antes de la conquista, encabezó la resistencia contra la ocupación francesa desde la primera mitad de la década de 1920. Fue miembro del comité de dirección del Partido Comunista Francés. En 1926, fundó el Étoile Nord-Africaine, facción independentista a la que Messali Hadj, también miembro del Partido Comunista, se unió al año siguiente.
La Étoile Nord-Africaine se separó del Partido Comunista en 1928, antes de que el gobierno francés lo disolviera en 1929. En medio del creciente descontento de la población de Argelia, la Tercera República Francesa (1871 - 1940) reconoció algunas demandas, cosa que enfureció a los argelinos de origen europeo, que se manifestaron en contra. Los partidos independentistas fueron disueltos en 1937, y sus líderes fueron encarcelados. Se fundó entonces el Partido Popular de Argelia, que si bien no buscaba la independencia, pedía una amplia autonomía. Este nuevo partido también se disolvió, en 1939. Durante la Francia de Vichy se intentó derogar la ley que concedía a los judíos ciudadanía francesa de nacimiento, sin éxito. El Frente de Liberación Nacional, fundado en 1954, tenía un brazo armado cuya intención era iniciar una lucha armada contra la autoridad francesa. Francia, que acababa de perder Indochina, se determinó a no perder la siguiente guerra anticolonial, sobre todo siendo su colonia más antigua y cercana.

Cronología de la guerra
Comienzo de las hostilidades

En las primeras horas de la mañana del 1 de noviembre de 1954, un grupo guerrillero del FLN atacó diversos objetivos militares y civiles en toda Argelia, en lo que se conoció como Toussaint Rouge ("Día de todos los santos rojo"). Desde El Cairo, el FLN había transmitido un programa pidiendo a los musulmanes de toda Argelia a unirse a la lucha nacional por la "restauración de la nación argelina, soberana, democrática y social, dentro de los principios del Islam". Pierre Mendès France, Primer Ministro de Francia, declaró ante la Asamblea Nacional: "Uno no tiene compromiso cuando se trata de defender la paz interior de la nación, la unidad e integridad de la República. Los departamentos de Argelia son parte de la República Francesa. Argelia ha sido francesa durante mucho tiempo , y es irrevocablemente francesa... Entre Argelia y la Francia metropolitana no puede haber una secesión concebible". En un primer momento, y a pesar del creciente nacionalismo, la mayoría de los argelinos estaban a favor de conservar su Status Quo. Menos de quinientos combatientes pro-independencia podrían contarse al inicio del conflicto. Sin embargo, debido a la constante represión francesa al pueblo argelino durante la guerra, el número de rebeldes no tardó en aumentar.

El Frente de Liberación Nacional (FLN)

Durante el primer año de la guerra, la Unión Democrática del Manifiesto Argelino (UDMA), liderada por Ferhat Abbas, los ulemas, y el Partido Comunista Argelino mantuvieron una amistosa neutralidad hacia el Frente de Liberación Nacional. Los comunistas, que inicialmente no habían hecho ningún movimiento para cooperar en el levantamiento al principio, más tarde trataron de unirse al FLN, pero los líderes del mismo repudiaron públicamente el apoyo de este partido. En abril de 1956, Ferhat Abbas viajó a El Cairo, donde se unió formalmente al FLN. Después del colapso del MTLD, el veterano nacionalista Messali Hadj formó el Movimiento Nacional Argelino (MNA), que abogaba por una revolución violenta cuyo objetivo sería la total independencia de Argelia, similar al FLN, pero destinado a competir contra el mismo.
El Ejército de Liberación Nacional (brazo armado del FLN) posteriormente acabó con la operación guerrillera del MNA en Argelia, y el movimiento de Messali Hadj perdió la poca influencia que había obtenido allí. Sin embargo, el MNA retuvo el apoyo de varios trabajadores argelinos mediante la Unión de Trabajadores de Argelia, en Francia. Para oponrse al MNA, el FLN también estableció una organización en Francia. A lo largo de la guerra de la independencia, diversas batallas en Francia se libraron entre ambos frentes, con un saldo de casi cinco mil muertos.
En el frente político, el FLN trabajó para persuadir y coaccionar a las masas argelinas para apoyar los objetivos del movimiento independentista a través de contribuciones. Sindicatos, asociaciones profesionales, organizaciones estudiantiles y grupos femeninos influenciados por el FLN fueron creados con tal de atraer a la población. Sin embargo, también en este caso, el chantaje y la coacción violenta fueron muy utilizados. Frantz Fanon, un psiquiatra de Martinica que se uniría al FLN y se convertiría en uno de sus líderes políticos, proporcionó justificaciones intelectuales sofisticadas para el uso de la violencia por parte del Frente en su afán de lograr la independencia. Desde El Cairo, Ahmed Ben Bella ordenó la liquidación de potenciales interlocuters valables, representantes independientes de la comunidad musulmana moderada que buscaba negociar reformas con Francia sin separarse de ella.
A medida que la influencia del FLN obtenía influencia en el campo, muchos agricultores europeos (llamados Pieds-Noirs), la mayoría de los cuales vivían en tierras que habían robado a las comunidades musulmanas, vendieron sus propiedades y buscaron refugio tanto en Argel como en otras ciudades de Argelia. Después de una serie de sangrientas masacres y bombardeos aleatorios por parte de los argelinos musulmanes en varios pueblos y ciudades, los Pieds-Noirs y la población francesa urbana comenzaron a exigir al gobierno de Francia sanciones más severas, incluido declarar el estado de emergencia, la pena capital para los culpables, e incluso se llego a hablar de exigir un "ojo por ojo" contra la población argelina. Varios arrestos arbitrarios y ataques contra supuestos miembros del FLM se efectuaron.
En 1955, los grupos políticos coloniales convencieron a los gobernadores generales enviados por Francia de que los militares no eran la forma de resolver el conflicto. Un gran éxito fue la llegada de Jacques Soustelle, político gaullista y etnólogo, como Gobernador General de Argelia, que trató de mejorar las condiciones de vida de la población argelina musulmana, sin mucho éxito, y que posteriormente acabaría reprimiéndolos al continuar la guerra.

Después de la matanza de Philippeville

El FLN había adoptado técnicas similares a las de los nacionalistas asiáticos en Indochina, y los franceses no se dieron cuenta del reto al que se enfrentaban hasta 1955, cuando el FLN se trasladó a zonas urbanizadas. La matanza en la ciudad de Philippeville, actualmente llamada Skikda, con 123 muertos en agosto de 1955, fue un punto de inflexión en la guerra. Antes de la masacre, el FLN tenía como plan atacar solo objetivos militares y gubernamentales, evitando bajas civiles, pero el comandante local de la Provincia de Constantina decidió que hacía falta un golpe "más drástico". En respuesta, Soustelle mandó a reprimir todavía más a los argelinos. El gobierno afirmó más tarde haber matado 1,273 miembros del FLN, pero de acuerdo con la propia organización y The Times, 12,000 argelinos fueron masacrados por las fuerzas armadas francesas (con intervención de diversas bandas de Pieds-Noirs. Después de las medidas severas tomadas por Soustelle, se desató finalmente una guerra sin cuartel, hasta entonces medianamente contenida.
El sucesor de Soustelle, el Gobernador General Lacoste, disolvió la asamblea argelina. Si bien esta estaba dominada por los Pieds-Noirs, Lacoste la vio como un obstáculo a su administración, y decretó el Estado de Emergencia en Argelia. Concedió al ejército y la policía excepcionales poderes con tal de contener al FLN, algo de dudosa legalidad dentro de la ley francesa. Al mismo tiempo, Lacoste proponía mayor autonomía para Argelia y un gobierno descentralizado. Sin dejar de ser parte integral de Francia, Argelia debía ser dividida en cinco distritos, cada uno de los cuales tendría una asamblea territorial elegida de una lista de candidatos. Hasta 1958, los diputados que representaban los distritos de Argelia fueron capaces de retrasar la aprobación de la medida de la Asamblea Nacional de Francia.
Entre agosto y septiembre de 1956, los líderes de las guerrillas del FLN de Argelia (popularmente conocidos como "internos") se reunieron para formar un órgano normativo formal para sincronizar las actividades políticas y militares del movimiento. La máxima autoridad del FLN se confirió a los treinta y cuatro miembros del Consejo Nacional de la Revolución Argelina, dentro del cual el Comité de Coordinación y Control, compuesto por cinco hombres, formó el poder ejecutivo. Los directivos del FLN que se encontraban en Marruecos o en Túnez (los "externos"), incluyendo Ahmed Ben Bella, sabían de la realización de la conferencia, pero no pudieron asistir.
En octubre de ese mismo año, la Fuerza Aérea Francesa interceptó un DC-3 marroquí que volaba con destino a Túnez, llevando a Ben Bella, Mohammed Boudiaf, Mohamed Khider y Hocine Aït Ahmed, y lo obligó a aterrizar en Argel. Lacoste mantuvo encarcelados a los líderes políticos externos del FLN durante todo el resto de la guerra, lo que endureció la postura de los rebeldes argelinos. Durante 1957, el FLN se debilitó debido a la brecha entre los líderes internos y externos. Para detener esta deriva, el FLN amplió su comité para incluir a Ferhat Abbas y a los políticos encarcelados como Ben Bella. También lograron convencer a las Naciones Unidas para que presionaran diplomáticamente al gobierno francés con el fin de negociar un alto al fuego.

Batalla de Argel

Para aumentar la atención internacional y nacional francesa a su lucha, el FLN decidió llevar el conflicto a todas las ciudades del país, llamando a una huelga general y colocando bombas en lugares públicos. El ejemplo más notable fue la Batalla de Argel, que comenzó el 30 de septiembre de 1956, cuando tres mujeres colocaron explosivos de forma simultánea en tres sitios, incluyendo las oficinas de Air France. Durante toda la primavera de 1957, el FLN llevó a cabo bombardeos y tiroteos por toda la ciudad de Argel, con un resultado de numerosas bajas civiles y una aplastante respuesta de las autoridades.
Al general Jacques Massu se le dieron instrucciones de utilizar cualquier método que considerase necesario para restablecer el orden en la ciudad y encontrar y eliminar a los rebeldes. El uso de paracaidistas acabó con la huelga y destruyó la infraestructura del FLN en Argelia. Sin embargo, para entonces el FLN ya había demostrado su capacidad para golpear al ejército francés y de lograr una respuesta masiva entre la población musulmana. La publicidad que el FLN entregó a los medios demostrando como el ejército francés acababa con los rebeldes con métodos brutales, incluyendo la tortura, toque de queda, y represión, acabaron con la imagen internacional de lo que anteriormente parecía una "pacificación" o "operación de orden público", pasando a ser vista como una guerra colonial llena de violaciones a los derechos humanos.

Guerra de guerrillas

Entre los años 1956 y 1957, el FLN aplicó con éxito el método de guerra de guerrillas. Mientras que por un lado se dedicaban a atacar objetivos militares y políticos, también se ocupaban de coaccionar e intimidar a cualquiera que mostrara simpatía con la autoridad francesa en la región. Esto dio lugar a actos de tortura sádica contra todos los anteriormente mencionados, incluyendo mujeres y niños. El FLN evitaba el contacto con la potencia de fuego superior de Francia, y dirigía sus fuerzas internas a patrullas del ejército, campamentos militares, puestos de policías y granjas, minas y fábricas coloniales, así como a los medios de transporte y de comunicaciones. El FLN poco a poco fue obteniendo el control parcial sobre territorio argelino en Aurés, la Cabilia y algunas áreas montañosas de Constantina, también el sur de Argel y Orán. En estos lugares, el FLN colocó pequeños gobiernos temporales militares simples pero efectivos, que fueron capaces de recaudar impuestos y alimentos, y reclutar mano de obra. Sin embargo, no fue capaz de mantener posiciones fijas.

Operaciones de contrainsurgencia francesas

A pesar de las quejas de los mandos militares de Argel, el gobierno francés se mostró reacio durante muchos meses a reconocer que la situación en Argelia estaba fuera de control y que lo que se consideraba oficialmente como una operación de pacificación se había convertido en una guerra. Para 1956, había más de 400,000 soldados franceses en Argelia. Aunque las unidades de infantería en el aire colonial de élite y la legión extranjera cargaron con el peso de las operaciones de contrainsurgencia ofensivas de combate, aproximadamente ciento setenta mil argelinos musulmanes servían en el ejército regular francés, la mayoría de ellos como voluntarios. Francia también envió su fuerza aérea y unidades navales a Argelia, incluyendo helicópteros. Además de servirles como ambulancia, los franceses utilizaron helicópteros por primera vez en ataques terrestres para destruir las unidades guerrilleras del FLN, método que más tarde los Estados Unidos usarían en la Guerra de Vietnam. Los franceses también utilizaron napalm.
El ejército francés intentó reanudar la administración local de Argelia a través de la Section Administrative Spécialisée (Sección Administrativa Especial o SAS por sus siglas en francés) creado en 1955. El SAS trató de establecer contacto con la población musulmana argelina para debilitar la influencia nacionalista en zonas rurales mediante la afirmación de "presencia francesa" allí. Los oficiales de la SAS (llamados képis bleus, que se traduciría como gorras azules), también entrenaron harkis, argelinos a favor de la presencia francesa, para que pelearan contra el FLN. Los harkis, aproximadamente 180.000 voluntarios, más que los activistas del FLN, eran un excelente instrumento en las operaciones de contrainsurgencia.

Los harkis eran generalmente usados en formaciones convencionales, junto al ejército francés, y también fueron utilizados en operaciones de bandera falsa. En 1956, Francia creó una una organizada unidad guerrillera de bandera falsa, la Organización de Resistencia de la Argelia Francesa, cuyo objetivo era llevar a cabo operaciones terroristas de bandera falsa con el objetivo de sofocar cualquier esperanza de compromiso político. El FLN también utilizó bandera falsa contra el ejército francés en una ocasión, con la Fuerza K, un grupo de mil argelinos que se ofrecieron voluntariamente para servir como guerrilleros para los franceses. Pero la mayoría de ellos eran o bien miembros del FLN o bien habían sido rechazados por estos una vez alistados. El ejército francés descubrió la bandera falsa y trató de perseguir a la Fuerza K, pero unos seiscientos lograron escapar y reunirse con FLN llevando armas y equipo. Wikipedia

Los cascos azules


Las Fuerzas de Paz de la ONU, popularmente conocidas como los cascos azules debido al color de los mismos, son cuerpos militares encargados de crear y mantener la paz en áreas de conflictos, monitorear y observar los procesos pacíficos y de brindar asistencia a ex combatientes en la implementación de tratados con fines pacíficos. Actúan por mandato directo del Consejo de Seguridad de la ONU y forman parte miembros de las fuerzas armadas y policiales de los países miembros integrantes de las Naciones Unidas integrando una fuerza multinacional.

Orígenes

La primera operación de mantenimiento de la paz fue la UNSCOB (United Nations Commission for the Balkans), dispuesta por la Asamblea General de las Naciones Unidas en la resolución n.° 109(II) del 21 de octubre de 1947. Se llevó a cabo en Grecia entre octubre de 1947 y febrero de 1952. La fuerza multinacional estableció su cuartel general en Salónica (Grecia) y fue integrada con miembros de Australia, Brasil, China, los Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, México, los Países Bajos, Colombia y Pakistán.1
En 1948, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas abogó por la creación de una fuerza multinacional que pusiese fin y supervisara el cese de las hostilidades entre Egipto e Israel. Esta misión no fue militar, sino que estaban presentes como observadores.
Una misión, que no corresponde con sus presuntos objetivos, fue su participación en el conflicto entre Corea del Norte y Corea del Sur en 1950, en el cual intervinieron por mandato del Consejo de Seguridad —el cual sesionó en ausencia de la Unión Soviética— tomando parte en forma directa en este conflicto armado.
En 1956 se dispuso una operación de paz durante la crisis del Canal de Suez por una resolución presentada a la Asamblea General de la ONU por el ministro de asuntos extranjeros canadiense Lester Bowles Pearson. Posteriormente han actuado en otros conflictos en Oriente Medio, Líbano, Chipre, Mozambique, Somalia, Bosnia, etcétera.
El origen de los “llamativos” colores, tanto de sus cascos como de sus vehículos (blanco), se aprobó puesto que se quería dejar claro que se trataba de un cuerpo de paz fácilmente identificable, que no necesitaba camuflarse o pasar inadvertido para cumplir sus objetivos.

Objetivos 

Los Cascos Azules o Fuerza de mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas tienen la misión de:
Supervisar el cumplimiento del alto el fuego.
Desarmar e inmovilizar a los combatientes.
Proteger a la población civil (dando medicinas y alimento a la población más pobre)
Realizar el mantenimiento de la ley y el orden y entrenar una fuerza local de policía.
Limpieza de minas los territorios.
Velar por el desarrollo de la paz y la seguridad en el mundo.
Misión principal es apoyar la solución de conflictos entre países y entre comunidades dentro de un mismo país.

Polémicas

A pesar de que los objetivos de los Cascos Azules son la solución de conflictos y el mantenimiento de la paz, en varias ocasiones han sido objeto de críticas por parte de actuaciones contrarias a los derechos humanos. Uno de estos casos tuvo lugar en Ruanda en 1994, cuando los Cascos Azules fueron acusados de abandonar a los tutsis a manos del exterminio hutu.2 Otro ejemplo más reciente fue lo ocurrido en Haití en 2007, cuando un centenar de los integrantes de las tropas fueron acusados de abuso y explotación sexual contra la población. Estas tropas fueron sustituidas por Cascos Azules formados exclusivamente por mujeres, 600 en total.3
En junio de 2015, la revista estadounidense Foreign Policy reveló una investigación interna de Naciones Unidas sobre un posible ocultamiento de denuncias por abusos sexuales a menores de edad perpetrados por Cascos Azules de la ONU y fuerzas de paz de Guinea, Chad y Guinea Ecuatorial en misiones en África. En total hay 13 abusos sexuales a niños documentados por parte de 16 soldados en un campo de refugiados en República Centroafricana, denunciado por Anders Kompass, quien presentó la denuncia ante autoridades de Francia.4 5 Los testimonios de las víctimas habían sido filtrados en el diario británico The Guardian.6
Un tribunal integrado por tres jueces independientes convocados por Ban Ki-moon, llegó en diciembre de 2015 a la conclusión que los funcionarios de la ONU, encabezados por Susana Malcorra, de Jefa de Gabinete de la ONU, habían intentado silenciar y ocultar los abusos,6 4 7

Premios concedidos

En 1988, cuando Javier Pérez de Cuéllar era Secretario General de la ONU, los Cascos Azules se hicieron acreedores al Premio Nobel de la Paz gracias a su labor pacífica "por la participación en numerosos conflictos desde 1956".
En 1993, los Cascos Azules de la ONU destacados en la antigua Yugoslavia recibieron el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

Heinrich Hoffman, el fotógrafo de HItler














viernes, 9 de diciembre de 2016

NANKING: EL HOLOCAUSTO OLVIDADO DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL – Iris Chang

Diciembre de 1937, las tropas del Ejército Imperial del Japón, en su cruenta guerra con China, toman la que entonces era su capital, Nanking. Comienza a partir de ese momento la mayor pesadilla que nunca pudieron imaginar los habitantes de aquella ciudad. Más de 300.000 asesinados, según los datos que ofrece el Memorial de Nanking, supusieron las atrocidades perpetradas por 50.000 soldados nipones. Es una de las mayores masacres cometidas antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial y, seguramente, una de las menos conocidas. Hay muchos motivos que explican que esta matanza no haya sido tan popular como las producidas posteriormente con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, pero desde luego fue un aviso muy serio de lo que se podía esperar de un imperio japonés dominando el continente asiático.
La autora de este conmovedor relato es la tristemente fallecida periodista Iris Chang (1968-2004), escritora que abordó con valentía y fuerza de voluntad un tema que sigue siendo hasta nuestros días fuente de polémica en Japón y China, aunque por motivos bien diferentes entre un país y otro.  
El libro está publicado por la editorial Capitán Swings, consta de apenas 400 páginas y es un relato, una reflexión y una denuncia sobre un tema que no está cerrado, ni mucho menos. Chang recibe esta información gracias a sus padres, los cuales vivieron una gran parte de su vida en la China continental. A partir de este momento decide investigar qué pasó en Nanking 1937 y, sobre todo, por qué se habla tan poco de una masacre de esas características tan brutales. En su lucha por esclarecer esta incomoda verdad decide apostar por el testimonio de víctimas y verdugos, ligando el relato de los hechos con los testimonios de los protagonistas. El trabajo de Chang es a su vez un alegato por la recuperación de la Memoria Histórica; no solo decide aventurarse en una descripción aséptica de la masacre, sino que osa ir más allá trasladando la polémica matanza hasta el momento presente. ¿Qué significó, y significa hoy en día esta matanza en China y Japón?
Chang demuestra que las versiones en ambas naciones están en las antípodas. Mientras para China es un genocidio sin parangón, para muchos japoneses no deja de ser una consecuencia terrible de la guerra donde las cifras de muertos siempre se ofrecen a la baja. En Japón, a diferencia de Alemania, no ha existido tan claramente un sentimiento de culpa colectiva por sus acciones durante la Segunda Guerra Mundial, el ocultismo y la deformación de la realidad histórica es un hecho palpable hoy en día. Numerosos han sido a lo largo de los años, y no tan alejados precisamente, los ministros y demás altos cargos que han tenido que dimitir por negar la matanza, o al menos justificarla, de ahí que el tema en el país nipón sea controvertido. Un ejemplo: el alcalde de Nagasaki, Sr Motoshima Hitoshi, responde en un pleno municipal a una pregunta formulada por el partido comunista japonés sobre la posible culpabilidad del emperador Hiroito en el desencadenante de la guerra (estamos en diciembre de 1987); su respuesta fue su sentencia de muerte: para el Sr. Hitoshi, soldado nipón en la guerra, el emperador fue el responsable de la guerra. Después de furibundos ataques desde todas las capas de la sociedad, Motoshima Hitoshi acaba siendo asesinado el 18 de enero de 1990 de un tiro en la espalda realizado por un fanático ultranacionalista.
La verdad se silencia en Japón desde los mismos libros escolares, así de rotundo lo afirma la autora del libro, Iris Chang. En este libro de muerte y denigración también hay un sitio para los héroes, personas de carne y hueso que arriesgaron su vida en defensa de los habitantes de Nanking: nombres como el del alemán John Rabe, hombre de negocios que entonces trabajaba para la empresa Siemens y, curiosamente, miembro del partido nazi; Robert Wilson, cirujano; Wilhemina Vautrin, directora de estudios al Ginling Women’s Arts and Sciencie College de Nanking; John Magee, presidente de la sección de la Cruz Roja y al que se le debe la valentía de haber filmado las masacres; George Fitch, director de la l’YMCA; Lewis Smythe, sociólogo; Miner Searles Bates, historiador; James McCallum, misionero en China. Un sentido homenaje hacia todos ellos: la autora no ceja en insistir, sin ellos el mundo sería peor, Nanking y sus habitantes les reconocen su dignidad y no los olvida.
En definitiva, un libro de historia, pero también un libro para reflexionar sobre la naturaleza humana y, además, un alegato frente a la deformación de la realidad histórica y sus consecuencias en las próximas generaciones. Fuente: hislibris

miércoles, 16 de noviembre de 2016

La represión política en la URSS

A lo largo de la historia soviética, millones de personas se convirtieron en víctimas de la represión política de la Unión Soviética, que fue en varios grados un instrumento de política interna de la URSS desde los primeros días posteriores a la Revolución de octubre. Tuvo su punto más alto durante la era estalinista, pero todavía existió durante el período de "deshielo" (relajamiento de la censura) de Nikita Jrushchov, seguido por un incremento de la persecución de los disidentes soviéticos durante el estancamiento brezhneviano y no dejó de existir incluso durante la perestroika ("reestructuración" político-económica) y la glásnost ("transparencia" informativa) lanzadas por Mijaíl Gorbachov. La herencia derivada de la represión política todavía influencia la vida de la actual Rusia post-comunista.

Orígenes y primera época soviética

En un inicio, la base teórica de la represión fue la visión marxista en la lucha de clases y la consiguiente noción de la dictadura del proletariado. El fundamento jurídico se formalizó en el Artículo 58 del código de la RSFS Rusa y artículos similares para otras repúblicas soviéticas.
El término "represión", "terror" y otras palabras de fuerte contenido eran términos normales utilizados en la política interna del Estado soviético inicial, reflejando el hecho de que la dictadura del proletariado debía aplicar la fuerza de forma despiadada para eliminar la resistencia de las clases sociales que el marxismo consideraba antagonista al proletariado. Esta fraseología fue gradualmente abolida tras el proceso de desestalinización, pero el sistema de persecución de opiniones y actividades políticas se mantuvo hasta la disolución de la Unión Soviética.
Los disidentes eran llamados "enemigos del pueblo". Los castigos infligidos por el Estado incluyeron la ejecución sumaria, latortura, el envío de personas al Gulag, reasentamientos forzados y el despojo de los derechos civiles. Algunas veces, todos los miembros de una familia, incluyendo a los niños, eran castigados como "traidores de los miembros de la familia de la Madre Patria". La represión fue llevada a cabo por la Checa, OGPU y el NKVD en varias oleadas consecutivas conocidas como Terror Rojo, Colectivización, Gran Purga, Complot de los médicos, entre otros. En numerosas ocasiones, la policía secreta dirigía masacres de prisioneros. La represión fue ejercida en las repúblicas soviéticas y en los territorios liberados por el Ejército Rojodurante la Segunda Guerra Mundial, incluyendo los Estados bálticos y Europa del Este. 
La represión estatal llevó a la resistencia, la cual fue brutalmente sofocada por las fuerzas militares, como fue el caso de laRebelión de Tambov, la Rebelión de Kronstadt y el Levantamiento de Vorkuta. Durante la Rebelión de Tambov, las fuerzas militares bolcheviques utilizaron armas químicas contra pueblos con población civil y rebeldes. Ciudadanos prominentes de los pueblos fueron, a menudo, tomados por rehenes y ejecutados si los rebeldes no se rendían. 

Terror Rojo

El Terror Rojo en la Unión Soviética fue la campaña de arrestos masivos y ejecuciones llevadas a cabo por el gobiernobolchevique. El Terror Rojo fue anunciado oficialmente el 2 de septiembre de 1918 por Yákov Sverdlov y terminó alrededor de octubre de 1918; sin embargo, Serguéi Melgunov aplicó este término a las represiones de todo el período de la Guerra civil rusa(1918-1922).5 6

Colectivización

La colectivización en la Unión Soviética fue una política implantada entre 1928 y 1933 para consolidar las tierras de particulares en granjas colectivas ( en ruso, Колхоз, koljós, plural ruso koljózy) y en granjas estatales (en ruso, cовхоз, sovjós o sovkhós). Los líderes soviéticos estaban seguros de que el reemplazo de las granjas individuales por koljózy incrementarían de inmediato las reservas de alimentos para la población urbana, la oferta de materias primas para la industria y las exportaciones agrícolas, en general. La colectivización era vista, entonces, como la solución a la crisis en la distribución agrícola (mayormente en el reparto de granos) que se había desarrollado desde 1927 y se estaba agravando a la vez que la Unión Soviética presionaba con su ambicioso programa de industrialización. Como el campesinado, con la excepción del sector más pobre, se resistió a la política de colectivización, el gobierno soviético recurrió a medidas más duras para forzar a los campesinos a colectivizarse. En su conversación con Winston Churchill, Stalin estimó en 10 millones el número de kuláks que fueron reprimidos por resistirse a la colectivización, incluyendo a aquellos deportados por la fuerza.

Gran Purga

La Gran Purga (en ruso, Большая чистка, Bolshaya chistka) fue una serie de campañas de represión política y persecución en la Unión Soviética orquestada por Stalin entre 1937 y 1938.10 11 Incluyó la purga del Partido Comunista de la Unión Soviética, represión de los kuláks, deportaciones de minorías étnicas y la persecución de personas sin afiliación política. Este período se caracterizó por una extensa vigilancia por parte de la policía, sospecha de "saboteadores", encarcelamientos y ejecuciones. Los estimados del número de muertos asociados con la Gran Purga fluctúan desde la cifra oficial de 681.692 a cerca de 2 millones de personas.

Democidio, limpieza étnica y traslados de población

En la Unión Soviética, la represión política tuvo como objetivo no solo a individuos, sino también a categorías enteras de población, sea por su etnia, clase social o religión.
Los traslados de población en la Unión Soviética pueden ser clasificados en las siguientes amplias categorías: deportaciones de personas "anti-soviéticas", a menudo calificados como "enemigos del pueblo", deportaciones por nacionalidades, traslados de fuerza laboral y migraciones organizadas en direcciones opuestas para completar la limpieza étnica de los territorios. En la mayoría de los casos, sus destinos eran zonas remotas de baja densidad demográfica.
Naciones enteras y grupos étnicos fueron castigadas colectivamente por el gobierno soviético por supuesta colaboración con el enemigo durante la Segunda Guerra Mundial. Al menos nueve grupos étnico-lingüísticos distintos, incluyendo alemanes, griegos, polacos, tártaros de Crimea, balkarios, chechenos y calmucos, fueron deportados a zonas remotas no pobladas deSiberia y Kazajistán. Los traslados de población tuvieron como consecuencia millones de muertos debido a las condiciones tan duras.12 Los coreanos y rumanos también fueron deportados. Para la deportación de cientos de miles de personas, el NKVDllevó a cabo operaciones masivas.
La hambruna soviética de 1932-1933 fue severamente agravada por acciones del gobierno soviéticos, tales como la confiscación de alimentos que no alcanzaron los montos de entrega planeado, sin importancia de las circunstancias, el bloqueo de la migración de población hambrienta y la supresión de información sobre la hambruna. En conjunto, se estima que las víctimas de la hambruna de 1932-1933 llegaron a 6-7 millones de personas13 o 6-8 millones. 

Gulag

El monumento conmemorativo a las víctimas del Gulag en la Plaza Lubianka de Moscú fue hecho a partir de una roca del campo de trabajos de Solovkí, el primer campo de detención en el sistema Gulag. Inaugurado el 30 de octubre de 1990 enfrente del emblemático edificio del KGB.
Anne Applebaum explica que el Gulag "fue la rama de la Seguridad de Estado que operaba el sistema penal de los campos de trabajo forzado, los campos de tránsito y de detención asociados y las prisiones. Mientras estos campos albergaban criminales de todo tipo, el sistema de Gulag había sido conocido fundamentalmente como un lugar para prisioneros políticos y como un mecanismo para reprimir a la oposición política del Estado soviético.

Represiones en los países bálticos

Los países bálticos de Estonia, Letonia y Lituania fueron ocupados y anexados por laUnión Soviética en 1940, como resultado del Pacto germano-soviético y su protocolo adicional secreto.16
Las represiones seguidas por las deportaciones en masa llevadas a cabo por los soviéticos. La Orden № 001223, "Sobre el procedimiento para llevar a cabo la deportación de elementos anti-soviéticos de Lituania, Letonia y Estonia", contenía instrucciones detalladas para los procedimientos y protocolos que debían ser observados en la deportación de nacionales bálticos. También se establecieron tribunales públicos para castigar a los "traidores del pueblo": aquellos que no había cumplido el "deber político" de votar a favor de que sus países entraran a la URSS. En el primer año de ocupación soviética, de junio de1940 a junio de 1941, la cifra de ejecutados, conscriptos o deportados se estima en, por lo menos, 124.467: 59.732 en Estonia, 34.250 en Letonia y 30.485 en Lituania. En esta cifra se incluía a 8 ex jefes de Estado y a 38 ministros de Estonia, 3 ex jefes de Estado y 15 ministros de Letonia y al entonces presidente, 5 primeros ministros y 24 otros ministros de Lituania. 

Antisemitismo de Estado (1948-1953)

Durante la Gran Guerra Patria en la Unión Soviética fue creado el Comité Judío Antifascista con el fin de incentivar a la comunidad internacional a incrementar el apoyo político occidental a la URSS contra la Alemania Nazi. Al finalizar la guerra, en la Unión Soviética se desató una ola de antisemitismo, por lo que varios de los ex-miembros del Comité fueron encarcelados o ejecutados. Así Solomón Mijoels, el popular actor y director del Teatro Judío Estatal de Moscú, fue asesinado en 1948 por agentes del NKVD. Durante la noche del 12 a 13 de agosto de 1952, llamada luego la Noche de los Poetas Asesinados (Ночь казнённых поэтов), trece de los más destacados escritores, poetas, artistas, músicos, y actores yidish del país fueron ejecutados en secreto bajo órdenes de Iósif Stalin en el sótano de la prisión Lubyanka en Moscú.
El 13 de enero de 1953, el diario Pravda (órgano oficial del Partido comunista) publicó un largo artículo de cariz marcadamente antijudío, titulado Bajo la máscara de médicos universitarios hay espías asesinos y criminales, denunciando una conspiración de burgueses sionistas organizada por el Congreso Judío Mundial y financiada por la CIA estadounidense. Ese supuesto complot, que recibió el nombre de Complot de los médicos (Дело врачей), estaría operando bajo dirección de once médicos (siete de ellos judíos), que habían usado tratamientos médicos para asesinar a importantes miembros del partido comunista soviético. Sólo la repentina muerte de Stalin acaecida el 5 de marzo impidió un baño de sangre.

Era post-Stalin (1953-1991)

Tras la muerte de Iósif Stalin, se redujo drásticamente la supresión de disidentes y la represión tomó nuevas formas. Los críticos internos del sistema estaban condenados por agitación anti-soviética, difamación anti-soviética o como "parásitos sociales". Otros fueron calificados como enfermos mentales, con esquizofrenia progresiva y, por tanto, fueron encerrados en psijushkas opsikhushkas, esto es, en hospitales psiquiátricos utilizados como prisiones por las autoridades soviéticas.19 Varios disidentes notables, incluyendo a Aleksandr Solzhenitsyn, Vladímir Bukovski y Andréi Sájarov, fueron enviados al exilio interno o externo.

Pérdidas de vidas

Puede que nunca se conozca el número exacto de víctimas y sigue siendo un tema de debate entre los historiadores. Los resultados públicos varían dependiendo del momento en que los estimados fueron hechos, en el criterio y los métodos usados para las estimaciones y en las fuentes disponibles para obtener los estimados. Algunos historiadores intentar hacer estimados separados para diferentes períodos de la historia soviética. Por ejemplo, el número de víctimas bajo el régimen de Iósif Stalinvarían de 8 a 61 millones (no obstante, la última cifra -aunque similar a la citada por el notable escritor y disidente Aleksandr Solzhenitsyn- es a todas luces demográficamente exagerada, ya que sugiere que uno de cada tres soviéticos fueron víctimas directas o indirectas del estalinismo).

Recordando a las víctimas


El Día de la Memoria de las víctimas de las represiones políticas (День памяти жертв политических репрессий, transliteradocomo Den' Pámyati Zhertv Politícheskij Repressiy) fue establecido desde el 30 de octubre de 1991 (excepto para Ucrania, que tiene anualmente su propio Día de la Memoria para las víctimas de las represiones políticas por parte del régimen soviético, el tercer domingo de mayo). En esta fecha, miembros de las sociedades conmemorativas toman parte activa en las reuniones de celebración.

La psiquiatría en la URSS


La psiquiatría fue usada con fines represivos en la época de la ex Unión Soviética. Los hospitales psiquiátricos eran usados frecuentemente por las autoridades como prisiones en orden de aislar prisioneros políticos (disidentes del sistema) del resto de la sociedad, desacreditar sus ideas, y destruirlos física y mentalmente, en una especie de tortura. Psijushka o psikhushka (Ruso: психушка) es un término coloquial ruso para referirse a un hospital psiquiátrico. Ha sido usado ocasionalmente en otros idiomas desde que en Occidente se supo de la existencia del movimiento disidente dentro de la Unión Soviética.

Historia

La destacada dirigente del Partido Socialrevolucionario de Izquierda Mariya Spiridónova fue la primera política del país en sufrir los métodos de la psiquiatría represiva. Los psijushkas se usaron hacia finales de los años 1940 (Véase Alexander Esenin-Volpin) y durante "la era de deshielo de Jrushchov" ocurrida en la década de los 1960. Uno de los primeros psijushkas fue el Hospital y Prisión Psiquiatríca ubicado en la ciudad de Kazán. Luego fue transferido al control del NKVD en 1939 bajo el mando de Laurenti Beria, quien llegaría ser la mano derecha de Iósif Stalin. El 29 de abril de 1969 el líder del KGB Yuri Andrópov, envió al Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética un plan para crear una red de psijushkas. 
La psiquiatría oficial controlada por el estado abusó en el diagnóstico de "Esquizofrenia lentamente progresiva" (вялотекущая шизофрения, transliterado como vyalotekúschaya shizofreníya, en:Sluggishly progressing schizophrenia) una forma especial de enfermedad la cual supuestamente afectaba al individuo solamente en su comportamiento social, sin ninguna huella de otra característica. Este diagnóstico fue ampliamente aplicado por el psiquiatra Andréi Snezhnevski y su equipo. "Muy frecuentemente, ideas acerca de luchar por la verdad y la justicia se forman en la mente de personalidades con una estructuraparanoica", esto de acuerdo a los profesores del Instituto Serbski de Moscú.4 (Comentario de los archivos de Vladímir Bukovski) Algunos de ellos eran de alto rango dentro del Ministerio del Interior de Rusia, tales como el infame Danil Luntz que, segúnVíktor Nekipélov, fue la personificación de "nada menos que, el doctor criminal quien efectuó experimentos inhumanos en prisioneros como se llevaba a cabo dentro de los campos de exterminio nazi. 
Los individuos sanos quienes eran diagnosticados con enfermedad mental eran enviados a hospitales psiquiátricos ordinarios mientras que aquellos quieneeran considerados especialmente peligrosos al régimen eran enviados a otros dirigidos directamente por el Ministerio del Interior de Rusia.
El tratamiento incluía varias formas de represión y tortura como electrochoque, radiación, aislamiento, tareas forzadas, uso de distintas drogas psicotrópicas (tales como, narcóticos, antipsicóticos, e insulina) lo cual tenía secuelas graves en el individuo y algunas veces ello implicaba recibir una paliza. Nekipélov describió el uso inhumano de procedimientos médicos tales como laspunciones lumbares.
Al menos 365 personas sanas fueron tratadas por presentar una "definida locura política" en la Unión Soviética.

Denuncia del abuso

En 1971, Bukovski logró filtrar al occidente más de 150 páginas en donde se documentaba el abuso psiquiátrico por parte de las instituciones de salud mental por razones políticas en la Unión Soviética. Los sucesos conmocionaron a los activistas de los derechos humanos de todo el mundo incluyendo a los de la misma Unión Soviética. En enero de 1972, las autoridades soviéticas encarcelaron a Bukovski durante 7 años a los cuales se agregaron 5 años más que vivió en el exilio, por ponerse en contacto con periodistas extranjeros y por posesión y distribución de literatura clandestina o samizdat.
Junto con un compañero joven dentro de la prisión de Vladímir, el psiquiatra Seymon Gluzman, Bukovski elaboró Un Manual de Psiquiatría para disidentes6 a fin de ayudar a otros disidentes a luchar en contra de los abusos de las autoridades.
En 1971 el profesor Andréi Sájarov (o Sákharov), quien para ese entonces ya era uno de los más renombrados físicossoviéticos, apoyó la protesta de dos presos políticos, V. Fainberg y V. Borísov, quienes anunciaron una huelga de hambre en contra del agresivo tratamiento terapéutico basado en medicamentos peligrosos para la actividad mental, en una institución psiquiátrica de Leningrado. Por su activismo en defensa de los derechos humanos Sájarov fue expulsado de la Academia de Ciencias Soviética y fue enviado al exilio a Gorki.

Reacción de la Asociación Psiquiátrica Mundial

Cuando el primer asunto fue expuesto en la Asociación Psiquiátrica Mundial (APM, WPA según su sigla en inglés), la delegación soviética amenazó con retirarse de la organización internacional, así que la APM incrementó su interés en el asunto. Mientras el número de casos documentados de abuso se incrementaban así lo hacían las protestas, la APM cambió su postura y adoptó un código de conducta ética para su miembros y estableció cuerpos de investigación para reforzarlo.
El primer comité en contra del abuso político de la psiquiatría fue fundado en 1974 en la ciudad suiza de Ginebra (Genève). En 1977, el Congreso Mundial de la APM efectuado en Honolulú adoptó la "Declaración de Hawaii", el primer documento en establecer una serie de estándares para guiar el trabajo de los psiquiatras en todo el mundo. El congreso también hizo una condena oficial a los abusos psiquiátricos ejercidos por el régimen soviético por vez primera. En 1982 enfrentando la inminente expulsión de la APM, la delegación soviética optó por su retiro voluntario, y en 1983 la APM en su congreso verificado en Vienaadoptó la resolución de adoptar estrictas condiciones para su reincorporación. La campaña de Mijaíl Gorbachov denominadaglásnost, contribuyó significativamente a la exposición de más evidencias en la prensa soviética. En 1989, dos años antes del colapso del régimen soviético, la delegación soviética reconoció el abuso sistemático de la psiquiatría con fines políticos verificado en su propio país.

Tiempos post-soviéticos

El Instituto Serbski de Moscú sigue conduciendo miles de evaluaciones ordenadas por una corte al año, y es fuente de nuevas teoría conspirativas.
Cuando el criminal de guerra Yuri Budánov fue evaluado ahí en 2002, el panel que efectuó el análisis fue conducido por Tamara Pechérnikova, quien anteriormente había condenado a Natalia Gorbanévskaya (Natalya Gorbanevskaya). Budánov no fue encontrado culpable en razón de padecer "locura temporal", después de su atrocidad pública fue encontrado sano por otro panel que incluía a Gueorgui Morózov, director del instituto quien había declarado locos a muchos disidentes en el pasado. 

Ha habido reportes en la primera década del s. XXI acerca de un renovado encarcelamiento en instituciones psiquiátricas de gente "inconveniente" para las autoridades rusas. La BBC reportó el caso notable de la disidente rusa Larisa Arap quien fue confinada de manera forzada a una clínica psiquiátrica localizada en Apatity.